Blogs

Jose Manuel Balbuena

RETORCIDA REALIDAD

Ni obsoleto, ni elitista.

edificio-tabacalera-gijon-u402351122gvh-u60231474255xtf-624x385el-comercio-elcomercioDentro de poco finalizarán las obras de consolidación estructural del edificio de Tabacalera. Se prevé que a finales de este año o principio del que viene. Una tarea ardua y que ha traído consigo múltiples complicaciones: cada dos por tres aparecían restos arqueológicos. Así y todo, lo peor no está en esa laboriosa ejecución, sino en que no sabemos para qué va a servir tan magnánimo inmueble. Esto es, no existe todavía un plan de usos definido para el mismo, pese a que la inversión es más que cuantiosa, a la postre, 19,6 millones de euros en total.

Según parece, la postura de nuestros gobernantes es la de que se cree el «museo de la ciudad», tal y como defiende Patrimonio o los directores de la red museística municipal. Sin embargo, el equipo de gobierno llevó a cabo un proceso de participación ciudadana donde se dio una visión bien distinta. En concreto, con carácter más social, de barrio o como se le quiera llamar. Un espacio -cajón de sastre, diría yo- donde cupiesen desde las charangas de carnaval, pasando por asociaciones vecinales, profesionales y empresas de sectores variados. En resumen, un batiburrillo para nada acorde con tan imponente e histórico edificio. En fin, ¿se imaginan que al Guggenheim de Bilbao le hubiese ocurrido lo mismo? ¿Qué al Gobierno vasco le hubiese dado por preguntar a los vecinos qué hacer con él? ¿No hubiese acabado más como un centro municipal en vez de una referencia mundial del arte moderno?

Desde luego, para inversiones culturales de este tipo no se puede obviar la opinión de los técnicos. Éstos fueron claros cuando, de forma conjunta y en mayo, dijeron que «Tabacalera debe ser el Museo de Gijón». Un lugar donde se junte el pasado, presente y futuro de nuestra ciudad. Máxime, si tenemos en cuenta que la idea ya estaba vigente a finales del siglo XVIII, y que las actuales instalaciones municipales resultan del todo insuficientes. Existe una falta de espacio claro que es necesario paliar. Ahora bien, a algunos este concepto para la antigua fábrica de tabascos no les acaba de cuadrar. Consideran que acabaría siendo un espacio «obsoleto y elitista», cuando es más bien todo lo contrario. Del mismo, sin duda, participaríamos todos los gijoneses (más visitantes) y no sólo unos pocos. Sería una referencia para toda la ciudad (o Asturias) y no sólo de un barrio. Entiendo que se perdería una oportunidad única si, al final, después de tantas disquisiciones y vueltas, se toma esta vía. La decisión final, está claro, se va a tener que tomar en la próxima corporación. La presente ya no da para más. Resulta imposible que se ponga de acuerdo en qué hacer con el edificio de Tabacalera.

@balbuenajm

Por JOSE MANUEL BALBUENA

Sobre el autor

Economista y empresario. Colaborador de EL COMERCIO desde hace ya muchos años. Vamos, un currante en toda regla


julio 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031