Blogs

Jose Manuel Balbuena

RETORCIDA REALIDAD

La eterna residencia.

residencia-campus-gijon-u4023511224wc-624x385el-comercio-elcomercioSegún pudimos leer en estas mismas páginas, la residencia de estudiantes empezará las obras de su construcción en septiembre. Eso si la cosa no se vuelve a torcer. La empresa adjudicataria tuvo problemas para conseguir la financiación correspondiente y, por eso, se va a demorar su apertura hasta 2020. Eso, como digo, en el mejor de los casos. En febrero, el Ayuntamiento junto con el responsable de la concesionaria, comparecían para anunciar que se abriría en el curso 2019/2020. Dicha fecha resulta ahora imposible de cumplir. Resumimos: la historia de la residencia de estudiantes para el campus universitario de Viesques parece la de una instalación gafada. El 7 de abril de 2015 se había adjudicado a una anterior empresa, pero resultó ser un fracaso. Los problemas entre los socios -uno de ellos entró en concurso de acreedores- dieron al traste con aquel proyecto. La actual, en un principio, adujo problemas con la licencia para no comenzar. Ésta le fue concedida de forma definitiva en octubre de 2017. Sin embargo, pese a ello, los retrasos han seguido siendo constantes hasta poner en solfa que, una vez más, el añorado equipamiento no se quede en agua de borrajas. Algo que dañaría bastante a nuestro campus, además de no favorecer su expansión. Recordemos que una de las bazas para conseguir el grado de Educación Física y Deporte -que tanta polémica está levantando con Mieres como rival- viene por su apertura.

Ahora bien, tal parece como si el interés empresarial por materializarla fuese mínimo. Es decir, menguando con el paso del tiempo. Lo cual, sin duda, tiene mucho que ver también con que nuestra universidad sufre los rigores de una tasa de natalidad hundida. El 12 de septiembre del año pasado se inauguró oficialmente el curso con 523 alumnos menos que hace un lustro. En el actual, seguramente, esta tendencia se verá incrementada por el declive demográfico. Por su parte, la captación de alumnado foráneo continúa a la baja: apenas supone un 10% del total, cuando antes el número de universitarios que venían desde otras regiones era infinitamente mayor. De la vecina León, sin ir más lejos, tuvo el que esto escribe muchos compañeros. Todo esto, obviamente, se ha acabado. Entre otras razones, porque cada comunidad autónoma tiene su universidad montada y a pleno rendimiento. Entonces, pregunto, ¿favorece en algo que año tras año sigamos sin residencia viendo cómo los sucesivos proyectos decaen? Pienso que no. El tiempo juega en nuestra contra. Cuanto más se tarde en realizarla, menos atractiva resultará para la inversión privada. Única vía posible de sacarla adelante. Las oportunidades se van acabando sin que veamos salida a este túnel en el que estamos metidos. Nuestro campus necesita una residencia de estudiantes con urgencia y sólo tenemos retrasos. En fin…

@balbuenajm

Temas

campus, gijón, residencia de estudiantes, universidad

Por JOSE MANUEL BALBUENA

Sobre el autor

Economista y empresario. Colaborador de EL COMERCIO desde hace ya muchos años. Vamos, un currante en toda regla

julio 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031