Blogs

Jose Manuel Balbuena

RETORCIDA REALIDAD

El tsunami.

36294178-624x416En los últimos siete años nuestro ayuntamiento se ha gastado 66 millones de euros en la rehabilitación de fachadas. No lo digo yo, sino el concejal de Urbanismo, Fernando Couto. A eso habría que añadir otros 45,5 millones que restan, con lo cual, sumando ambas cantidades, nos daría la monstruosa cifra de 111,5 millones. Prácticamente, la mitad del presupuesto anual del Consistorio. Todo ello, ojo, bajo el gobierno de Foro, porque si nos remontamos a la época del PSOE -con el Plan Especial del Muro de San Lorenzo en pleno apogeo- la cantidad sería aún mucho mayor. En definitiva, que durante este tiempo hemos estado reconstruyendo Gijón. Edificio a edificio y hasta barrios enteros como en Tremañes, Contrueces, Portuarios o Monteana. Con un sistema de subvenciones generoso y que estaba abierto el año entero. No había periodos en los cuales se dejasen de aceptar solicitudes. Tampoco sin discriminar quién vivía en cada inmueble en función de su renta. Es decir, si el propietario de turno era un millonario poseedor de un yate en Niza, o un simple currante de los de toda la vida. Al programa de ayuda de rehabilitación de fachadas municipal le valía todo. Barra libre para aquellas comunidades de vecinos que se decidiesen a dar el paso.

Sin embargo, la fiesta se acabó. El tsunami de peticiones y dinero pendiente, tal y como ha reconocido el ayuntamiento, no lo puede asumir. Couto habla de hacer frente a sólo un tercio de la cantidad adeuda. Vale, ¿y el resto qué? Aquellos que se han acogido a una convocatoria y han presentado los papeles en regla, ¿qué se les va a decir? Sostiene el edil de urbanismo que otras administraciones también deberían colaborar, además de buscar la compatibilidad entre las distintas subvenciones. No le falta razón. Ahora bien, el problema lo tenemos encima. De hecho, a 31 de diciembre del año pasado se dejaron de aceptar solicitudes. Las nuevas bases iban a salir para junio, pero ya estamos en agosto y todavía no se las ve por el horizonte. Es más, aunque así fuese, desconocemos cómo se iba a poder digerir este nuevo gasto. Primero, porque existe un impedimento legal con la puesta en marcha del plan económico-financiero y segundo, porque Intervención ya ha dicho que de esta manera no se puede seguir. O sea, con este ritmo frenético que se ha imprimido al «no te preocupes, lo paga el ayuntamiento por ti» ya que resulta imposible de cumplir. Observen si no lo que nos confiesa el concejal: «dimos más ayudas sociales de las que quizá debimos dar». Pues eso, y si no que aprendan de lo que hace el Principado. Ha convocado el uno de agosto su programa a la rehabilitación de edificios, poniendo al sector de la construcción en órbita. Lo sacan en plena canícula y para que nadie se entere de nada. Estupendo.

@balbuenajm

Por JOSE MANUEL BALBUENA

Sobre el autor

Economista y empresario. Colaborador de EL COMERCIO desde hace ya muchos años. Vamos, un currante en toda regla


agosto 2018
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Contenido Patrocinado