Blogs

Jose Manuel Balbuena

RETORCIDA REALIDAD

Militantes de nada.

41836530-624x416Arde el Gijón político. Es tiempo de elecciones y eso acrecienta los movimientos internos con tensiones a tutiplén. Veamos los últimos. ¿De qué vale ahora ser militante de un partido cualquiera? ¿Para qué sirve que te partas la carta defendiendo tus ideas en el bar o te señalen como «mira el de …»? Es lo que yo me preguntaría si perteneciese a alguna formación, viendo cómo eligen a sus candidatos. Fíjense en Foro. Álvaro Muñiz, el ex director de la Feria de Muestras, dijo en estas mismas páginas que había recibido una llamada de la alcaldesa. Esto es, que le había convencido para presentarse como candidato, pese a que en absoluto militaba en Foro. Podríamos decir incluso que ya casi era el elegido y como tal actuaba. Ahora bien, en el proceso de primarias le ha salido un contrincante: Esteban Aparicio, el edil de Seguridad Ciudadana. Éste ha presentado su candidatura sin el aval público de nadie, al menos, de momento. A Muñiz le han apoyado ya cuatro concejales y, claro, su principal valedora, Carmen Moriyón, se entiende que también. Vuelvo al principio. Si Ciudadanos ficha a Juan Vázquez para el Principado, Pedro Sánchez en el PSOE a Pepu Hernández en Madrid o Muñiz acaba encabezando la lista forista por Gijón, ¿qué opciones se le deja a un afiliado? ¿Por qué esa moda de buscar fichajes estrella y no mirar a lo que tiene uno en casa?

41565548-624x415-kjdc-u70343174510gyh-624x385el-comercioVamos con otro caso. El PP asturiano donde, ya no es cuestión de primarias, sino de dedazo en toda regla. Así fue elegida Teresa Mallada y por eso suenan tambores de guerra. Es decir, aquí al militante ni se le da la opción de optar por candidatura alguna, puesto que desde Madrid se la imponen. En Gijón, están haciendo una especie de «casting» para el Ayuntamiento, como si de «Operación Triunfo» se tratase. La verdad, no se me enfaden, resulta ridículo. Personas que se conocen de toda la vida, por ejemplo, los miembros del grupo municipal que han estado representando al partido durante cuatro años, tienen que ir a contar su vida ante un comité. O sea, a exponer sus estudios, trabajos y someterse a una entrevista personal. Imagínense la escena. «Buenos días, soy Mariano Marín, presidente del PP en Gijón, y les traigo mi currículum». Todo ello, por cierto, para luego escoger desde algún despacho en Oviedo la lista electoral. Pues bien, lo único cierto es que los populares tienen que hacer primarias como los demás. De hecho, es el único grupo que no usa este mecanismo sencillo y claro: un afiliado, un voto. Sería, primero, poner en valor el carné, ya que serviría para algo. Y segundo, el que saliese tendría la máxima legitimidad. Nadie le podría discutir ni mu. Sin embargo, entre entrevistas, dedazos y sistemas extraños se pasan la vida los populares. Luego que no se quejen si los resultados son peores de lo esperado. Se recoge lo que se siembra. No hay más.

@balbuenajm

Por JOSE MANUEL BALBUENA

Sobre el autor

Economista y empresario. Colaborador de EL COMERCIO desde hace ya muchos años. Vamos, un currante en toda regla


febrero 2019
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728