Blogs

Jose Manuel Balbuena

RETORCIDA REALIDAD

«Aguasnegras».

43109371-648x400Confieso que para mí también fue chocante. Me refiero a lo que en su día se dijo sobre los procesos de desengrasado y desarenado en la depuración de nuestras aguas residuales. Es decir, lo que básicamente hacía la antigua planta de pretratamiento, más conocida como «La Plantona». Si recuerdan, allá por el año 2016, los técnicos afirmaban con rotundidad que ambos procesos no suponían gran cosa. El porcentaje que aportaban a la limpieza era ínfimo -se hablaba de un 0,1%- en comparación con el total. Menos aún, en aquella instalación con tecnología obsoleta y caduca. Por tanto, estábamos vertiendo de forma libre al mar la mierda que producían cerca de 150.000 personas, a través del emisario submarino de Peñarrubia. Sin embargo, como un nuevo equipamiento se ponía en funcionamiento, no había por qué preocuparse. Las cosas iban a cambiar radicalmente. La Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) era la solución para cumplir, al fin, con nuestros deberes medioambientales. Craso error. Fue entonces cuando los problemas se hicieron mayores. Poco antes de su finalización, la Audiencia Nacional decretaba la paralización, ratificada luego por el Tribunal Supremo.

46598970-624x468Pues bien, es precisamente este argumento, o sea, que los procesos de desengrasado y desarenado son menores, los que utilizó hace una semana el Alto Tribunal para desconectarlos. En un primer momento, la Audiencia aceptó volver a ponerlos en marcha, pero ahora el Supremo los paraliza. Algo, como digo, que no influye de manera especial en la calidad de nuestras aguas, enormemente afectadas en la actualidad, pero sí en la moral colectiva. Nuevamente, la Administración pierde un pleito con la colonia de chalés cercana. Otra vez, volvemos a la casilla de salida. Si el paso dado había sido mínimo, retrocedemos un año atrás en materia de depuración.

 

41359674-624x415-kmhe-u70253317301b0g-624x385el-comercioY es que, como ya habíamos dicho desde esta misma columna, el infierno judicial en el que está metida la EDAR es de órdago. Tiene que, no sólo convencer a la Justicia con una nueva declaración de impacto ambiental, sino ir neutralizando todos los juicios pendientes con los vecinos de El Pisón. El último, por cierto, hasta de carácter penal con la Fiscalía Anticorrupción por el medio. Una batalla dura y ardua que se puede alargar durante muchos años. Decía nuestra alcaldesa, Ana González, que lo que le quedaba era «acatar la sentencia y enfadarse con el mundo». Francamente, esa irritación debería de ser con nuestros gobernantes: desde 1991 no han sido capaces de acabar un saneamiento para Gijón. De hecho, hasta la depuradora de la zona Oeste (La Reguerona) se ha tenido que modernizar, mientras que la de la zona Este, ni está, ni se la espera. La batalla de «Aguasnegras» de la conocida serie «Juego de Tronos», no se libró en la capital del reino de Poniente, sino que la estamos viviendo aquí.

@balbuenajm

Por JOSE MANUEL BALBUENA

Sobre el autor

Economista y empresario. Colaborador de EL COMERCIO desde hace ya muchos años. Vamos, un currante en toda regla


julio 2019
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031