Hace falta que entre el balón | Sportingmania - Blogs elcomercio.es

Blogs

Manuel Rosety

Sportingmania

Hace falta que entre el balón

La visita del Almería es ahora lo más preocupante, porque los tres puntos en juego son demasiado necesarios para no aumentar las tensiones que hay en Mareo.

En estos momentos, guste o no, la realidad es que el consejo de administración perdió la confianza en Emilio de Dios y su vinculación al Sporting tiene fecha de caducidad. Las relaciones del director deportivo con el resto de estamentos de la entidad son excesivamente tensas y su círculo se reduce exclusivamente a Manuel Preciado y José Manuel Pernía.

Mientras el balón entre, las discrepancias pueden notarse menos, pero no se eliminarán. El carácter de Emilio de Dios ayuda poco, con críticas a todo lo que se mueve, con tonos despectivos y a veces hasta insultantes. Hay un técnico asturiano que, por decir en una emisora que Congo vino en su momento por la intervención de Preciado le hizo una crítica feroz y fuera de tono.

Las realidades no se pueden ocultar. Emilio de Dios hizo una buena labor a su llegada. Si mantuviera el volumen de acierto inicial, aunque le pierda la lengua, sería aceptable. Incluso pese a que tiene numerosos enemigos en el fútbol gijonés. Sin embargo, en el último año y medio no estuvo a tono. Algunas cosas las aceptó en contra de su propia voluntad, como el fichaje de Hidalgo o la renovación de Jorge, para lo que firmó unos informes favorables. El sabrá los motivos. Ahora se plantó con el dichoso lateral derecho. En Mareo se quejan de que no presentó ni un nombre para negociar su fichaje, además de no haber aportado más centrales para elegir uno más como refuerzo. Botía marchará cuatro partidos desde la próxima semana y seguro que habrá lesiones y sanciones. Y ya veremos la solución si algún día no puede jugar Sastre.

La situación no es nueva. Iñaki Tejada no es el técnico de confianza de Preciado. Realiza una función como las de Isidro o Gerardo Ruiz, pero sin participar en la preparación de los partidos con el rango que debe tener un entrenador auxiliar. Tampoco hay relación entre el primer equipo y el filial. Podrían ponerse muchos ejemplos, de los que la cabeza visible es el director deportivo.

Cada cual que opine como quiera. Sólo se pide unas normas mínimas de respeto, aunque no siempre se logra con éxito. Pero, lo dicho, que es mejor que el balón entre, para que la tensión no sea mayor, aunque esta situación lleva camino de romper. Será cuando Vega-Arango lo considere más oportuno.

Temas

Sobre el autor

El universo rojiblanco tal y como lo vive su principal cronista


septiembre 2009
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930