El Comercio
img
Autor: oquillas
Edimburgo, elegante y guapa
img
Adrián Ausín | hace 19 horas| 0

(Once días en Escocia 3)

Dicho está que la belleza de Edimburgo salta a la vista. No hace falta explorar mucho. Sin embargo, por ponerle un pero, cuando finalizas el viaje a Escocia te darás cuenta de que e1su castillo, su famoso castillo, es el menos guapo de todos los que has visto. Su gracia está en la ubicación, como si fuera la proa de un barco desde la que contemplas la ciudad histórica. Eso es todo. Pues está prácticamente vacío de contenido. Y tampoco es una construcción admirable. Siendo de Gijón, había que empezar la crónica edimburguesa metiéndose con ‘Oviedo’, pues ya hemos hablado de las similitudes. Ahora bien, Edimburgo deslumbra al primer golpe de vista, en especial, al adentrarte en su Milla de Oro, esa larga avenida central que, a modo de columna vertebral del casco histórico, va desde el castillo hasta el palacio real donde habitó María Estuardo. 

En la Royal Mile todo el mundo empieza por el castillo. e5Sinceramente, es prescindible, aparte de caro, aunque lo dicho, desde él se divisa maravillosamente la ciudad. Desde sus puertas hacia el palacio cada edificio merece una parada, todo armoniza. Los comercios te recuerdan a cada paso que estás en Escocia, pues constituyen una sucesión de bufandas, trajes escoceses con sus características faldas y galletas Walkers. Un poco e2turisticón, pero a su modo exótico. La catedral tiene miga, unas bonitas vidrieras y un look diferente al que estamos habituados. Luego hay una sucesión de ‘atractivos’ a los que renuncias: la casa de un rico mercader, unas galerías subterráneas con personajes teatrales que reproducen cómo se vivía en los submundos de Edimburgo en los tiempos de la peste… Vas directo al palacio real, e3con una parada exterior en el Parlamento escocés, obra de un catalán ya fallecido, Enric Miralles. Se inauguró en 2005 y es, digamos, singular. En la ciudad no gustó. Se consideró demasiado vanguardista.

A unos metros, llega el contraste. Al otro extremo del castillo, en apenas quince minutos de paseo por la Royal Mile, estás en el palacio real, donde se e4acaba la city. Holyroodhouse, residencia oficial de la familia real en Escocia, es visita obligada. En sus habitaciones vivió María Estuardo su drama. Se casó joven mientras la educaban para reina en Francia, el marido duró medio afeitado y regresó a Edimburgo viuda y con un hijo, el heredero. Con su segundo marido tuvo otro hijo y éste, por celos y por garantizar la sucesión a su neno, en un mismo e6día se cargó a quien creía su amante y a su primer hijo. El celoso lord Darnley sería a su vez pasado a cuchillo poco después, se cree que por el nuevo amante de María Estuardo que se convertiría en el tercer marido. Pero la jugada le salió bien a Darnley: su hijo acabó por ser doblemente rey: Jacobo VI de Escocia y Jacobo I de Inglaterra, unificando ambos países en 1603. Todo ello después de que la reina de Inglaterra, Isabel I, muriese sin descendencia y de que, tras 19 años encarcelada, mandase decapitar poco antes a su prima María Estuardo. A esta fascinante historia se suma la actualidad: una vez al año, la familia real británica celebra un multitudinario acto social en este palacio, en cuyos jardines se monta una gran carpa animada por gaiteros. Una videoproyección lo reproduce en un gran salón. En esos jardines, el palacio linda con el esqueleto de una abadía del siglo XII. Quedan sus paredes e impactan haciendo un precioso contraste con la campiña del entorno.

e7El otro gran atractivo de Edimburgo fluye paralelo a la Milla pero en un ‘piso’ inferior. Si el castillo, el palacio y su gran avenida forman un gran barco elevado, a un lado, cincuenta metros abajo, está la gran calle comercial, Princes Street, repleta de tiendas de alta gama y de bullicio; y paralela a ésta la George Street, igualmente imponente. Destaca entre ellas un difícilmente encasillable monumento a Sir Walter Scott, lleno de mugre, al que no vendría mal un lavado de cara. También se honra en Edimburgo a Adam Smith, otro de sus paisanos ilustres. Cuando ya se ha pateado bastante, a media tarde, procede refugiarse en los pubs escoceses, para descansar, repostar y cenar ligero. En la zona de Princes hay varios. Amplios, lujosos, de techos altos. Con buenas barras y en algún caso, con butacones. A las seis de la tarde se llenan de currantes ávidos de una pinta al salir del trabajo. Son lugares perfectos para relajar, repasar el día y también cenar. La cerveza negra de caña está cojonuda y combina de cine por ejemplo con un plato de quesos de la tierra.

royalmileedimburgoEsta es la esencia de Edimburgo. Pero siempre hay más. Por ejemplo, subir al Monte Arthur. Son apenas 40 minutos. Y desde la cima, además de un viento infernal, puedes divisar todo de un plumazo, desde el casco histórico hasta la sucesión de barrios que acaba por morir en el mar del Norte y en un dique donde está atracado el ‘Britannia’, el yate que tanto usó la familia real convertido ahora en visita turística. El Museo Nacional de Escocia tiene un pupurri de cosas inagotable acumulado en un preciso edificio blanco de entrada gratuita. El Scottish National Gallery tiene cosinas. Y el Scottish National Portrait Gallery está en un precioso edificio donde se acumulan retratos de escoceses ilustres, como Sean Connery. A quien le inquiete el ‘Código DaVinci’ a un cuarto de hora de  autobús, en las afueras de Edimburgo, tiene la capilla en la que se inspiraron pasajes de este culebrón, la Rosslyn Chapel. Mejor patear Edimburgo hasta agotarse y cuando llegue ese momento refugiarse en un pub. Hay cientos. Y aquí, como en Glasgow, gusta la música en directo y en diferido. En dos días se puede ver lo gordo. Dejas lo flaco para la próxima. Y tomas el tren a Glasgow.

 

 

 

 

Ver Post >
Los errores de Paco Herrera
img
Adrián Ausín | 13-12-2017 | 10:24| 0

Triste desenlace. Como el de toda destitución. Paco Herrera, una vez fichado el pasado verano, generó una ola de entusiasmo en el sportinguismo que se tradujo en el logro histórico de rebasar los 24.000 abonados pese al descenso. Parecía el entrenador idóneo. Veterano en Segunda, con un

Ver Post >
Historias en la nieve
img
Adrián Ausín | 09-12-2017 | 8:58| 0

En ocasiones, el día perfecto se puede convertir de repente en un pequeño infierno. Basta por ejemplo perderse en una ruta por la nieve, hasta entonces maravillosa, y que el reloj marque las cinco de la tarde. Con una hora de luz por delante, sin frontal ni ropa adecuada, con la botella de agua vacía, con las piernas cargadas después de tres horas de raqueteo perfecto y una última dando palos de ciego por caminos sin pisar, dos gijoneses acabaron por sentir el miércoles que la situación se había tornado un pelín crítica. No como para llamar al 112 ni mucho menos. Pero sí para tomar una decisión compleja.

Ver Post >
Glasgow-Edimburgo / Gijón-Oviedo
img
Adrián Ausín | 06-12-2017 | 9:03| 0

(Once días en Escocia 2)

Cuando te dispones a abandonar Edimburgo, el anfitrión del Bed & Breakfast pregunta educado si la pareja regresa a España. “No. We are going to Glasgow”, responde la muyer. “Glasgow?”, repite interrogante esta réplica de Anthony Hopkins a la escocesa. “What for?”. La flema británica se manifiesta in extremis en este hombre pulcro vestido con pantalón negro, camisa de manga corta negra, brazos blancos como la harina y un escaso pelo repeinado para atrás. “Glasgow, ¿para qué?”. La muyer, cortés, sin ánimo de meterse en líos, explica que hay dos sobrinas estudiando allí y Hopkins asiente como diciendo “ah, era eso”.

Ver Post >
En busca del pub perdido
img
Adrián Ausín | 03-12-2017 | 8:38| 0

(Once días en Escocia 1)

Tras siete infructuosos años en el diván, entre prestigiosos psicoanalistas, uno de ellos propone una terapia de choque. «Si tanto echa de menos aquel pub, ¿por qué no se hace un viajecito por Escocia y busca una reminiscencia?». Dicho y hecho. Desde junio de 2010, tras el traumático cierre del ‘Escocia’, cientos de noctámbulos pasaron a vagar por la noche gijonesa sin saber literalmente adónde ir al faltarles aquella barra de cabecera con buena música, excelente ambiente e incluso vistas a un puerto deportivo. Sin el ‘Escocia’ se quedaron (nos quedamos)sin brújula y la vida nocturna ya no fue nunca la misma.



oban-reduxAquel pub de estilo british, con sus maderas oscuras y sus paredes blancas, con sus bancos corridos y sus altillos, por fuerza debió inspirarse en el país de la cerveza y el güisqui, el kilt, la gaita y las galletas Walkers. Yallí se acaba de consumar la búsqueda durante once días con excelentes resultados. Edimburgo comenzó por ofrecer elegantes pubs centenarios con gran surtido de cañas e incluso una pequeña carta para comer. Lugares con encanto para pasar horas en un taburete, en la barra o, algunos, incluso en cómodos sofás. Junto a ellos, otros más canallas incluían actuaciones en directo. Un gran surtido que mantiene a viajeros y autóctonos ampliamente entretenidos. Glasgow multiplica esta oferta con su toque de ciudad industrial y vanguardista, con errónea fama de fea y un inmenso plantel de locales nocturnos a cada cual más atrayente: grandes, transgresores y llenos de música. Si cierra uno, nadie se preocupará. Quedan cien más. Ymuchos de ellos añejos, con barras rebosantes de güisqui y cerveza, suelos crujientes y mil recovecos.

El ‘Escocia’ más ‘Escocia’, sin embargo, aparecerá en Oban, un pueblo costero de las Highlands. Se llama ‘The Oban Inn’ y data de 1790. Nada más entrar puede uno sentirse como en la vieja Cimavilla. Hay bancos de madera, una mesa central más alta donde un grupo de autóctonos abreva cerveza con alegría y dos tipos enrollaos tras la barra, uno de ellos con una aguda cojera. ¡Qué maravilla de sitio! Y,además de todo, se puede cenar. Unos sabrosos mejillones, un plato de ‘fish and chips’ y una pinta de cerveza negra de barril le dejan a uno levitando. Luego toca pedir un dedal de güisqui como si fueras de Oban de toda la vida y entrar en un plácido karma con la música, la bebida y la compañía. Por si hubiera pocas semejanzas, ‘The Oban Inn’ tiene altillo, más refinado y con vistas al mar.

arbelour-reduxstonehaven-reduxDurante el recorrido por las Highlands, además de castillos y palacios, de lagos y monstruos, ambientados en paisajes ocres donde solo falta la irrupción de William Wallace espada en mano, también habrá una sucesión de pubs escoceses de buena factura. El ‘Merchant Bar’ en Portree, en la Isla de Skye. ‘The Clachnaharry Inn’ (una antiquísima casa de postas) en Inverness. ‘The Mash Tun’ en Aberlour, en plena ruta del güisqui. O el ‘Ship Inn’ en Stonehaven. Cientos de ‘Escocias’, como no podía ser menos, en Escocia para poner los dientes largos, y soñar un poco, a todo aquel gijonés que quiera verlo.

Queda una asignatura pendiente. Dar con un remoto pub costero donde tengan centollos en la barra a modo de tapa. Unos gijoneses mochileros aseguran haber vivido la experiencia, pero quizá sea un éxtasis reservado para inmortales. Yya se sabe. Solo puede quedar uno.

Ver Post >
Sobre el autor Adrián Ausín
Adrián Ausín (Gijón, 1967) es periodista. Trabaja en el diario EL COMERCIO desde 1995. Antes, se inició en la profesión en Bilbao, Sevilla y Granada. Sus aficiones apuntan en muchas direcciones: naturaleza, bricolaje, viajes, fotografía, cine y literatura. Todo ello con epicentro en Gijón.