El Comercio

img
Fecha: mayo, 2012
Lento avance de la custodia compartida
Cuervo Alfageme ABOGADOS 28-05-2012 | 9:40 | 0

 

Cuando una pareja que tiene hijos se rompe, la principal preocupación reside en los niños y en cuantas implicaciones derivan de su cuidado y atención. En los últimos tiempos en los que tanto se habla de la custodia compartida, la consulta más habitual en estos casos tiene que ver con las posibilidades de conseguirla, preocupación que tiene tanto el que la desea como el que no quiere ni oír hablar de ella.
Ya lo hemos dicho en otras ocasiones, la principal dificultad de cara a establecer una custodia compartida es la necesidad de que se den circunstancias que hagan pensar que se trata de la opción más recomendable para los niños. A esto hay que sumar el hecho de muchas veces son los dos o uno de los progenitores los que no desean tal sistema, puesto que implica un contacto frecuente y un consenso para la mayor parte de las cuestiones cotidianas, lo que no resulta fácil en una relación deteriorada donde los padres de los niños no logran entenderse.
La consecuencia es, hoy por hoy, que aunque la custodia compartida va poco a poco ganando adeptos, todavía es minoritaria. Sólo hay que fijarse en los  últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística: a nivel nacional, en el año 2010 en el 83,2 % de los casos la custodia de los menores se concedió a la madre, sólo en un 5,7% de los casos la obtuvo el padre y en un 10,5 % fue compartida. En el 0,6 % de los casos se concedió a instituciones u otros familiares. En Asturias, en datos absolutos, en el año 2010 se concedió la custodia de los niños a la madre en 929 casos, al padre en 57 a ambos en  146 y a otras personas en 8.
A pesar de que los tiempos cambian y las reformas legislativas también abren nuevas posibilidades, la situación mayoritaria sigue siendo la misma: que la custodia de los niños la tenga la madre y el padre se encargue de abonar una pensión alimenticia. Sin embargo, la tendencia es que la custodia compartida poco a poco tienda a aumentar. Veremos en los próximos años lo que nos vamos encontrando.

Ver Post >
Instalación de un ascensor
Cuervo Alfageme ABOGADOS 28-05-2012 | 9:35 | 0

Roberto vive en una comunidad de propietarios en la que se quiere instalar un ascensor. Para proceder a su instalación es necesario eliminar varios escalones del portal, lugar que pasará a ocupar el ascensor. El problema es que bajo los escalones se encuentra un hueco del que ha hecho uso el propietario del local comercial abriendo una puerta y reclamándolo ahora como propio. Las escrituras del edificio, en cambio, contemplan este espacio como elemento común. La solución que ofrece el dueño del local es vender ese hueco a la comunidad. La comunidad considera que el hueco es suyo y a pesar de que inicialmente no pensaban repercutir la obra de instalación del ascensor al dueño del local, a la vista de su actitud, quieren saber si pueden exigir que abone su parte igual que el resto de los propietarios.
Cuando se hace una instalación de un ascensor en una comunidad en la que no existía, todos los propietarios contribuyen en proporción a su cuota de participación, o a no ser que por unanimidad se adopte un acuerdo en otro sentido o que estén excluidos de dicha obligación por el título constitutivo o estatutos de la comunidad, aunque no suele darse el caso de que tales documentos se refieran a esta obra en particular. Para la adopción del acuerdo la regla general es el voto favorable de las tres quintas partes de propietarios que a su vez representen las tres quintas partes de las cuotas de participación. Sin embargo, si en la comunidad hay personas con minusvalía o de avanzada edad será suficiente adoptar el acuerdo por mayoría.
En cuanto al cuarto del que hace uso el propietario del local y que se ubica bajo  la escalera del edificio, resulta necesario determinar si se trata de un elemento común del inmueble o privativo del local, aunque hay probabilidades de que se trate de un elemento común si efectivamente forma parte de la caja de  la escalera común. No obstante y para mayor seguridad,  hay que estudiar la documentación disponible, por si expresamente se hiciera alguna referencia a este elemento.
Solo en el caso de que llegue a determinarse que exista un derecho privativo del local cabe pensar en la necesidad de contar con su autorización para realizar la obra.

Ver Post >
Reformas en los arrendamientos.
Cuervo Alfageme ABOGADOS 21-05-2012 | 9:43 | 0

Vivimos tiempos de reformas constantes y a los alquileres de vivienda también les va a tocar y pronto. De momento tenemos un anteproyecto de ley, que seguramente seguirá su curso y que dentro de unos meses nos traerá novedades importantes.

Seguiremos muy de cerca esta reforma, porque es un tema que preocupa mucho a quienes habitualmente nos consultan y nos referimos tanto a arrendadores como a arrendatarios, porque todos se van a ver afectados.

Las medidas tienen que ver con variadas cuestiones y afectan a temas básicos:

  • Se dará mayor protagonismo a la voluntad de las partes: en lugar de actualizarse la renta conforme al IPC, la actulización podrá negociarse y también podrá acordarse la renuncia por parte del inquilino al derecho de adquisición preferente en caso de que el propietario decida vender la vivienda arrendada.

  • Si ahora la duración mínima de los contratos que el inquilino podía exigir, aunque figurase otra cosa en el contrato, era de cinco años, se reducen a tres y la prórroga legal en lugar de ser de tres anualidades será de solo un año.

  • El inquilino podrá irse de la vivienda en cualquier momento, con independencia del plazo pactado en el contrato, siendo suficiente con comunicarlo con un mes de antelación.

  • El dueño de la vivienda arrendada puede recuperarla si él, familiares de primer grado o su cónyuge la van a utilizar como vivienda habitual, incluso aunque tal circunstancia no se haya hecho constar en el contrato.

  • El comprador de una vivienda arrendada no estará obligado a respetar el contrato de arrendamiento si este no esta inscrito en el Registro de la Propiedad.

  • Se agilizan plazos y procedimientos judiciales para un desahucio.

Con estas medidas, al menos, se reducirá el temor de los propietarios para poner su vivienda en alquiler, ya que tienen mayor facilidad para recuperarla. Por otra parte, los inquilinos también serán libres para irse en cualquier momento de la vivienda arrendada, sin tener que seguir pagando la renta. La conclusión es que el inquilino que quiera un contrato de arrendamiento de duración larga tendrá que pactarlo, inscribir su contrato en el Registro de la Propiedad y rezar para que el propietario o su familia no necesiten la vivienda. Habrá que ir preparándose para lo que viene y habrá propietarios que demoren el alquiler hasta que se apruebe la nueva normativa. Por el momento, nuestro consejo para los tiempos que vienen es olvidarse de la mala costumbre utilizar formularios, porque habiendo un mayor margen de maniobra, será esencial hacer contratos a la carta.

Ver Post >
Obras de un propietario que afectan a un elemento común.
Cuervo Alfageme ABOGADOS 21-05-2012 | 9:34 | 0

José es presidente de una comunidad en la que el propietario de un bajo hizo una zanja en el portal para soterrar la tubería que lleva agua a su local. El problema es que, tras hacer la zanja y colocar la tubería, se niega a taparla y dejar el portal como estaba antes, alegando que esto debe hacerlo la comunidad. El presidente considera que corresponde al propietario del local rematar la obra y nos pregunta quién tiene razón.

Es obligación de todo propietario respetar las instalaciones de la comunidad y demás elementos comunes, haciendo un uso adecuado de los mismos y evitando en todo momento que se causen daños y desperfectos. También existe obligación de mantener en buen estado de conservación el piso o local en términos que no perjudiquen a la comunidad ni a otros propietarios, resarciendo los daños que ocasione.

Suponemos en este caso el propietario del bajo necesitaba acceder a la tubería general de agua, ubicada bajo el portal, para llevar a agua a su local y lo hizo contando con el consentimiento de la propia comunidad de propietarios. Siendo así, consideramos que debe ser el local el que se haga cargo de la finalización de las obras, cerrando la zanja y dejando el portal en el estado en el que se lo encontró, puesto que la obra no tuvo otro objeto que llevar agua a su local, lo que responde a un interés particular de este propietario. Obviamente, si hubiera que abrir una zanja para llevar a cabo una reparación de un elemento común sería la comunidad la que tendría que hacerse cargo, pero no parece ser el caso que ahora nos ocupa.

Ver Post >
Empleada del hogar por horas.
Cuervo Alfageme ABOGADOS 21-05-2012 | 9:33 | 0

Elisa quiere contratar una empleada doméstica cuatro horas a la semana. Nos pregunta a cuánto ha de pagarle la hora, cuánto debe abonarle de baja o si está de vacaciones, cuánto tiene que pagar de seguridad social, que documentos debe cubrir y dónde debe presentarlos y, finalmente, que puede hacer si no está agusto con ella y quiere despedirla.

Para contratar a una empleada doméstica hay que respetar el salario mínimo interprofesional. Si trabaja por horas, para el año 2012 el mínimo es de 5,02 euros/hora, lo que incluye todos los conceptos, es decir, si se contrata por horas no hay que abonar aparte pagas extra ni vacaciones. Ahora bien, el precio medio en el mercado de una empleada por horas suele estar por encima de este mínimo legal. En caso de baja, el empleador solo tiene que pagar el salario que corresponda del cuarto al noveno día.

Con independencia del número de horas trabajadas, es necesario dar de alta a la trabajadora en la seguridad social, lo que no puede demorarse mas allá del 30 de junio de 2012, fecha tope para regularizar la situación de los contratos que para entonces ya se hayan celebrado. Para saber cual es la cantidad a cotizar hay que partir de la retribución mensual y buscar en una tabla la base de cotización que corresponda, a la que a su vez hay que aplicar el tipo de cotización, que para el año 2012 es del 22 por ciento por contingencias comunes, correspondiendo el pago del 18,30 por ciento al empleado y el resto al trabajador. Por contingencias profesionales se aplica a la misma base un pequeño porcentaje a cargo del empleador. No podemos concretar la cantidad sin conocer el salario mensual, pero el cálculo es muy sencillo y pueden consultarse las bases en la web de la seguridad social.

En cuanto a documentos necesarios, el contrato de trabajo puede ser verbal o escrito, pero cualquiera de las partes puede exigir que se haga por escrito. Será necesario además cubrir un impreso en la Seguridad Social para dar de alta a la empleada, facilitando un número de cuenta donde domiciliar los pagos. Mensualmente, además, hay que cubrir un recibo de salario. Existen modelos de contratos, nóminas e impresos en la web de la seguridad social.

Por último, en cuanto a el cese de la trabajadora, además de la posibilidad del despido disciplinario en caso de que incumpla sus obligaciones, por tratarse de una relación basada en la confianza, puedes desistir de la relación laboral incluso aunque no haya incumplimiento ninguno. El desistimiento debe ser preavisado por escrito con siete o veinte días de antelación según que la empleada lleve menos o mas de un año trabajando e implica el pago de una indemnización que ha de ser proporcional al salario de doce días por cada año trabajado, con un límite de seis mensualidades.

Ver Post >

Etiquetas