El Comercio
img
Los enfermos de asma y rinitis sufren más accidentes de tráfico
img
Dámaso Escribano | 28-04-2017 | 16:51

Estas patologías pueden hacer la conducción molesta e incluso peligrosa si no están controladas.

Los enfermos de asma y rinitis sufren más accidentes de tráfico según el estudio de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ‘Asma, rinitis y seguridad vial’ que tiene como objetivo arrojar alguna luz sobre si estas patologías pueden ser consideradas factores de riesgo que afecten a la conducción de vehículos.

“La población de asmáticos presentó una mayor prevalencia de accidentes de tráfico que el grupo de control, un 41,6% frente a un 33,8%. También se hallaron diferencias significativas en el momento en que se produjeron los accidentes siendo en primavera y otoño donde se concentraron más de la mitad de los accidentes en el grupo de los pacientes asmáticos, ha indicado el neumólogo y miembro del Área de Asma de SEPAR, José Gregorio Soto.

También se debe tener en cuenta que en un paciente rinítico, cada estornudo equivale a 2 o 3 segundos y que en una sucesión de estos, un coche a 110 kilómetros por hora de velocidad recorre alrededor de 600 metros casi sin control por parte del conductor. Por otra parte, el consumo de antihistamínicos puede afectar a las actividades diarias como la conducción. En la mayor parte de los casos se trata de antihistamínicos clásicos o de primera generación, cuyo efecto sedante deteriora el rendimiento psicomotor.

La rinitis y la rinosinusitis son patologías muy prevalente ya que se estima que, en España, en torno al 21% de la población padece rinitis alérgica, entre el 5 y el 15% sufre rinosinusitis crónica y un 2% poliposis nasosinusal. Además, la prevalencia de asma asciende al 7% de la población general en los últimos estudios realizados, por lo que serían casi 10 millones de personas en España los que sufren problemas relacionados con procesos alérgicos y cuya conducción puede verse afectada por su enfermedad y hasta ser peligrosa.