El Comercio
img
La incidencia del cáncer hepático ha crecido un 75% en 25 años
img
Dámaso Escribano | 15-10-2017 | 09:43| 0

Un estudio liderado por la Universidad de Washington en Seattle (Estados Unidos) ha constatado cómo el cáncer de hígado ha incrementado su incidencia global un 75% en los últimos 25 años. Sin embargo, los autores concluyen que la mayoría de casos podría prevenirse puesto que gran parte está provocado por losl virus de las hepatitis B y C o por el consumo de alcohol.

Así se desprende de las conclusiones de un análisis publicado en la revista JAMA Oncology sobre la evolución de este tumor entre 1990 y 2015, año en el que se registraron un total de 854.000 nuevos casos y 810.000 muertes en todo el mundo.

 cancer-hepatico

Los autores atribuyen este incremento de casos principalmente al crecimiento de la población y al hecho de que cada vez ésta sea más envejecida. No obstante, señalan los autores, “pese a que sigue siendo una importante carga de salud pública, las principales causas son altamente prevenibles o tratables”.

De hecho, en 2015 el virus de la hepatitis B fue el principal responsable de las muertes por estos tumores, con 265.000 fallecimientos, una de cada tres (33%), seguido del consumo de alcohol, con 245.000 muertes (30%) y la hepatitis C, con 167.000 (21%).

Además, el análisis temporal muestra cómo entre 1990 y 2015 los casos provocados por la hepatitis B habrían caído un 35% en ese periodo si se hubiera mantenido la misma población, cuando en realidad han crecido un 42%.

Por lo que respecta a los causados por hepatitis C o consumo de alcohol, los cambios demográficos han logrado que la incidencia en estos casos crezca un 114 y 109% respectivamente.

“La mayoría de los casos de cáncer de hígado se pueden prevenir a través de la vacunación, el tratamiento antiviral, las transfusiones de sangre e inyecciones seguras, e intervenciones para reducir el consumo excesivo de alcohol”, señalan los autores.

Ver Post >
Hipertensión arterial y demencia en mujeres
img
Dámaso Escribano | 15-10-2017 | 09:34| 0

La asociación entre la hipertensión a los 50 años  y el riesgo de demencia está bien establecida, pero ahora los hallazgos de un nuevo estudio destacan un mayor riesgo de demencia entre las mujeres con hipertensión a los40 años, e incluso, aunque en menor medida, a los30 años.
hta
Para el estudio, los científicos examinaron los datos de 5.646 miembros de un sistema diverso de prestación de servicios de salud integrada, para quienes los datos del examen clínico y la encuesta de salud estuvieron disponibles entre 1964 y 1973 (edad media 32.7 años, edad adulta temprana) y 1978-1985 (edad media 44.3 años ; mediados de la adultez).

Los investigadores encontraron que la hipertensión en la mitad de la edad adulta se asoció con un aumento del 65 por ciento del riesgo de demencia entre las mujeres. Las mujeres hipertensas a los 30 años tenían un riesgo mayor de 31% de demencia, aunque no significativamente más altas que sus controles con la presión arterial normal. No hubo pruebas de que la hipertensión o los cambios en la hipertensión aumentasen el riesgo de demencia en los hombres. Los resultados fueron los mismos cuando los resultados se ajustaron por otros factores que podrían influir en el riesgo de demencia, como el tabaquismo, la diabetes y el índice de masa corporal.

Al escribir en Neurology, los autores dijeron que se necesitan más investigaciones para “desentrañar posibles vías sexuales específicas a través de las cuales la presión arterial elevada durante el curso de la vida acelera el envejecimiento cerebral”.

Ver Post >
Cáncer de mama: la tasa de linfoedema a los 10 años supera el 40 %
img
Dámaso Escribano | 15-10-2017 | 09:04| 0
  • La incidencia acumulada de linfoedema después de la linfadenectomía axilar (LA) se eleva del 13,5 % a los 2 años hasta el 41,1 % 10 años después de la intervención.

Por qué es importante

  • Dada lmamografiasa elevada incidencia de linfoedema y su aumento en el tiempo, debería realizarse una vigilancia diligente de todas las mujeres que se someten a LA, y deben realizarse las acciones necesarias para evitar su inicio.

Diseño del estudio

  • Se trataba de un estudio prospectivo de cohortes de 964 mujeres brasileñas que se sometieron a LA como tratamiento quirúrgico del cáncer de mama.
  • El linfoedema se analizó mediante volumetría indirecta, calculada a partir de las medidas perimetrales, y se diagnosticó si se hallaba una diferencia de 200 ml entre los brazos.
  • Financiación: Fundación Oswaldo Cruz.
 Resultados clave
  • La incidencia acumulada del linfoedema fue del 13,5 % en el seguimiento a los 2 años, del 30,2 % a los 5 años y del 41,1 % a los 10 años.
  • Los factores de riesgo de linfoedema fueron: haberse sometido a radioterapia (HR: 2,19; IC del 95 %: 1,63-2,94), la obesidad (HR: 1,52; IC del 95 %: 1,20-1,92), presentar formación de seroma después de la cirugía (HR: 1,46; IC del 95 % 1,14-1,87), someterse a infusión de quimioterapia en la extremidad afectada (HR: 1,45; IC del 95 %: 1,12-1,87) o la estadificación avanzada de la enfermedad (HR: 1,41; IC del 95 %: 1,11-1,80).

Limitación

  • Falta de información acerca de la raza y las comorbilidades.
Ver Post >
Las tasas de mortalidad por enfermedades respiratorias se han disparado
img
Dámaso Escribano | 09-10-2017 | 10:36| 0

La cantidad de estadounidenses que fallecieron de enfermedades respiratorias crónicas se ha disparado a lo largo de los últimos 35 años, motivado en parte por las muertes por EPOC, según un informe reciente.

Desde 1980 hasta 2014, más de 4.6 millones de estadounidenses fallecieron por una variedad de enfermedades respiratorias crónicas, reportaron los investigadores. Aunque el riesgo estaba en 41 muertes por cada 100,000 personas en 1980, aumentó a 53 por cada 100,000 en 2014, lo que representa un aumento del 31 por ciento en 35 años.

Y en el nuevo informe había más noticias deprimentes.

El 85 por ciento de las muertes (3.9 millones de personas) fueron a causa de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que aumentó en ese periodo y se convirtió en la tercera causa principal de muerte, por delante de los accenfermedades-respiratoriasidentes cerebrovasculares, en Estados Unidos.

Otras enfermedades respiratorias crónicas que experimentaron aumentos dramáticos fueron: las enfermedades por inhalación de partículas, como la neumoconiosis y la enfermedad pulmonar intersticial; el asma; y la sarcoidosis pulmonar (una enfermedad de inflamación y de un crecimiento anómalo de masas).

La investigadora principal, Laura Dwyer-Lindgren, no pudo explicar las razones de este aumento dramático, pero indicó que “tanto las tasas de mortalidad como los cambios en las tasas de mortalidad a lo largo del tiempo, difirieron considerablemente entre los condados para todos los tipos distintos de enfermedades respiratorias crónicas”.

Dwyer-Lindgren es investigadora en el Instituto de Medidas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington.

El equipo de estudio indicó que, hasta 2015, casi un 7 por ciento de todas las muertes en Estados Unidos se deben a una enfermedad respiratoria crónica.

Para rastrear las tendencias en los condados, los investigadores analizaron los registros de defunción y las cifras poblacionales que habían sido recogidas por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de EE. UU., la Oficina de Censos de EE. UU., y la Base de Datos de la Mortalidad Humana.

Descubrieron que los residentes en la zona central de los Apalaches eran los que tenían el riesgo más alto de EPOC y neumoconiosis. El riesgo de mortalidad por la enfermedad pulmonar intersticial fue más alto en el suroeste, el norte de las Grandes Llanuras, Nueva Inglaterra y el sur del Atlántico. El asma supone el mayor riesgo en Georgia, Carolina del Sur y en la mitad sur del río Mississippi. Y el riesgo de mortalidad por todas las demás enfermedades respiratorias fue más alto en el sur, en estados desde Mississippi hasta Carolina del Sur.

Pero no todo fueron malas noticias:

La tasa de mortalidad de las enfermedades respiratorias en realidad alcanzó un máximo de más de 55 de cada 100,000 en 2002, y luego se redujeron a casi 53 en 2014. Dwyer-Lindgren afirmó que eso pudo deberse a una caída relativamente reciente (y que continúa) de las tasas de tabaquismo.

“Fumar tabaco es un contribuyente importante de mortalidad por enfermedad respiratoria crónica”, dijo. “Pero con frecuencia hay un retraso sustancial entre el momento en que se empieza a fumar y los resultados negativos para la salud, de modo que el aumento y el pico de la prevalencia del tabaquismo que se produjo hace décadas se reflejaron en el aumento y el pico en la mortalidad por enfermedades respiratorias crónicas más recientemente”, explicó Dwyer-Lindgren.

“Los esfuerzos continuados para reducir el tabaquismo al prevenir que se empiece a fumar y al fomentar que se deje de hacerlo son importantes para seguir con esta tendencia”, añadió. “Esto es particularmente cierto en regiones en las que la prevalencia del tabaquismo sigue siendo alta”.

Dwyer-Lindgren y sus colaboradores reportaron sus hallazgos el 26 de septiembre en la revista Journal of the American Medical Association.

El Dr. David Mannino, coautor de un editorial publicado junto al informe en la revista, sugirió que la tendencia del riesgo actual “refleja una variedad de factores, incluyendo los patrones históricos y actuales de tabaquismo, la pobreza, los factores dietéticos, las exposiciones ocupacionales y otros posibles factores”.

Pero, añadió, “creo que la buena noticia es que, a lo largo de los últimos 30 años o algo así, hemos hecho grandes avances en la comprensión, la prevención y el tratamiento de las enfermedades respiratorias crónicas. Hemos conseguido algunos grandes éxitos. Pero todavía seguimos teniendo desafíos, y se tendrán que abordar a partir de ahora”.

Mannino es director del laboratorio de investigación de epidemiología pulmonar en el departamento de medicina preventiva y salud ambiental en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Kentucky.

Si precisas consultar problemas de salud relacionados con la Medicina Interna o el Aparato Respiratorio solicita Consulta Dr. D. Escribano en Gijón Tfos 985130506 y 610996887

Ver Post >
El tratamiento endovascular elimina los trombos que causan el ictus isquémico
img
Dámaso Escribano | 09-10-2017 | 09:48| 0
El tratamiento endovascular elimina más rápido los trombos que causan el ictus y evita secuelas posteriores, tal y como han puesto de manifiesto diversos expertos con motivo de la celebración en Sevilla de las Jornadas SERAM-ARRS , organizadas conjuntamente por la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM) , la Sociedad Española de Radiología de Urgencias (SERAU) , la Asociación de Radiólogos del Sur (ARS) , y la American Roentgen Ray Society (ARRS)
Entre las principales cuestiones, los radiólogos van a analizar las ventajas del tratamiento endovascular (TEV) del ictus isquémico agudo, una técnica de radiología intervencionista que consiste en la introducción de un catéter guiado por imagen en las arterias cerebrales para eliminar el trombo que causa la obstrucción mediante su extracción.
trobectomia
Esta técnica es aplicable en las primeras horas, después de realizar una prueba de imagen para poder seleccionar a aquellos pacientes subsidiarios de tratamiento. De hecho, hasta la introducción de este tratamiento, el abordaje del ictus isquémico agudo se realizaba con medicamentos trombolíticos por vía intravenosa, lo que conseguía abrir la arteria en un menor número de ocasiones que el tratamiento endovascular.
Cada media hora que pasa desde los primeros síntomas del ictus supone que un 10% más de pacientes tendrán secuelas que les harán ser dependientes, por eso es tan importante restablecer la circulación de la sangre que llega al cerebro lo antes posible. Cuanto antes abramos la arteria ocluida, antes llegará la sangre al cerebro y menos posibilidades habrá de que el paciente tenga secuelas graves como la parálisis”, ha detallado el radiólogo Antonio López-Rueda.
Y es que, esta técnica, que empezó a aplicarse en algunos hospitales españoles en los últimos años dentro del contexto del manejo multidisciplinar del Código Ictus, ha demostrado ya en diferentes estudios científicos que, sumada al tratamiento estándar, obtiene tasas de recanalización de hasta el 88%, es decir, que logra una apertura de la arteria de casi el 90 por ciento, lo que revierte en que la sangre llegue antes al cerebro.
Además, los mismos estudios han demostrado que con el uso del TEV aumenta de un 40% a un 77% la tasa de independencia; es decir, el número de pacientes que no tienen secuelas graves que les conviertan en personas dependientes, como puede ser la parálisis.
Todos tenemos muy asumido el uso del cateterismo en lesiones cardiovasculares y conocemos perfectamente los signos de alarma. Hoy día, es muy importante conocer los signos de alarma de un ictus cerebral para ir a urgencias, como son la pérdida de fuerza en las extremidades, la dificultad para hablar o la desviación de la comisura bucal. Desde hace dos años hay evidencia de que, en un buen número de pacientes seleccionados que tienen un ictus isquémico, el tratamiento endovascular es una herramienta muy eficaz”, ha concluido López-Rueda.
Ver Post >
Alergias Alimentarias
img
Dámaso Escribano | 09-10-2017 | 08:50| 0
Un proyecto europeo coordinado por la Universidad Politécnica de Madrid esta desarrollando la plataforma AllerScreening, una solución novedosa para el diagnóstico de la alergia alimentaria que va a permitir su diagnóstico a través de una prueba sencilla con una gota de suero, reduciendo el coste y los requisitos técnicos de la práctica clínica actual, de manera que se trata de una herramienta sencilla y rápida.
El objetivo principal dalergia-alimentariae este proyecto es traducir una tecnología de diagnóstico óptico ya probada a la rutina clínica, resolviendo la necesidad sanitaria de trasladar el laboratorio a la clínica. Sus características permiten a los clínicos detectar preventivamente las principales alergias alimentarias, al menos el 90% de las alergias alimentarias europeas.
Este nuevo sistema de detección para el diagnóstico in vitro de los componentes de las alergias alimentarias será factible gracias a los biokits desechables multiplexados, que permiten la detección simultánea de múltiples analitos de una muestra, y al lector óptico Point-of-Care (PoC) en el que se basa la tecnología AllerScreening.
Este dispositivo va a permitir a los profesionales de la salud, e incluso usuarios, detectar rápidamente los componentes principales de las alergias alimentarias a través de un simple test multiplexado, aportar información precisa para confirmar o descartar el diagnóstico en cuestión de minutos de una forma más eficiente y simple que los métodos actuales, a través de un dispositivo de diagnóstico PoC libre de etiquetas”, advierten.
El proyecto cuenta con un presupuesto total de 4,7 millones de euros, y está coordinado por investigadores de dos centros de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM): Araceli Díaz Perales, del Centro de Biotecnología y Genómica de Plantas (CBGP UPM-INIA) y Miguel Holgado Bolaños, del Centro de Tecnología Biomédica (CTB).
Gracias a la tecnología desarrollada por ambos centros, la UPM lidera este proyecto donde los usuarios son mayoritariamente hospitales europeos. Se añade, además, que parte de esta tecnología de diagnóstico in vitro está licenciada a la empresa de base tecnológica BIOD S.L creada por el grupo de Óptica Fotónica y Biofotónica para el desarrollo del producto final.
Ver Post >
Dejar la aspirina aumenta el riesgo de IAM e Ictus en un 37%
img
Dámaso Escribano | 01-10-2017 | 11:22| 0

Las conclusiones de un nuevo estudio sugieren la interrupción de la aspirina a largo plazo a dosis bajas para la prevención de enfermedades cardiovasculares en ausencia de cirugía mayor o sangrado puede ser peligroso.

Para el estudio, publicado en Circulation, los investigadores examinaron datos sobre 601.527 a tratamiento con aspirina a dosis baja para prevención primaria o secundaria identificados en el registro sueco de prescripciones de fármacos.

Ellos encontraroaspirinan que los pacientes que suspendieron la aspirina tuvieron una tasa de eventos cardiovasculares 37 por ciento mayor que los que continuaron la terapia. El riesgo aumentó poco después de la interrupción y no pareció disminuir con el tiempo.
Los autores señalaron que la suspensión de la aspirina apareció “especialmente peligrosa entre los pacientes con enfermedad cardiovascular previa”, con un evento cardiovascular adicional por año en uno de cada 36 pacientes que suspendieron la aspirina en comparación con un evento cardiovascular adicional por año en uno de cada 146 pacientes de prevención primaria que suspendió la aspirina.

Los hallazgos se producen en un momento en que los estudios detallan las tasas de interrupción de la aspirina de hasta el 30 por ciento se han reportado, y se ha observado un bajo cumplimiento de la aspirina en hasta un 50 por ciento.

Los autores dijeron que esperaban que los resultados ayudaran a los médicos a tomar una decisión informada sobre si suspender la aspirina.

Ver Post >
Respirar aire contaminado puede dañar los riñones
img
Dámaso Escribano | 01-10-2017 | 11:13| 0

Las partículas finas alteran la función renal.

La contaminación atmosférica al aire libre ha estado vinculada durante mucho tiempo a importantes trastornos de salud como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, cáncer, asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Un estudio que se publica en “Journal of the American Society of Nephrology” añade la enfermedad de riñón a la lista.
La contaminación puede aumentar el riesgo de enfermedad renal crónica y, en última instancia, contribuir a la insuficiencia renal, según los autores de este trabajo, investigadores de la Washington University School of Medicine y el VA St. Louis Health Care System, en Estados Unidos.
rinones
El equipo seleccionó bases de datos nacionales de VA para evaluar los efectos de la contaminación atmosférica y la enfermedad renal en casi 2,5 millones de personas durante un periodo de 8,5 años y comparó los datos de VA sobre la función renal con los niveles de calidad del aire recogidos por la Environmental Protection Agency (EPA) y la National Aeronautics and Space Administration (NASA) estadounidenses.
Los resultados sugieren que 44.793 nuevos casos de enfermedad renal y 2.438 nuevos casos de insuficiencia renal pueden atribuirse a niveles de contaminación del aire que exceden el umbral de EPA de 12 microgramos por metro cúbico de aire, que es el nivel más alto de contaminación atmosférica considerado seguro para el público, según lo establecido por la Ley de Aire Limpio de 1990 y actualizado en 2012.
Los datos sobre la relación entre la contaminación del aire y la enfermedad renal en humanos han sido escasos”, señala el autor principal del trabajo, Ziyad Al-Aly, profesor asistente de Medicina en la Washington University. “Sin embargo, una vez que analizamos los datos, el vínculo entre la contaminación del aire y el desarrollo de la enfermedad renal estaba claro”, agrega.
Las partículas finas pueden dañar los riñones de la misma manera que dañan otros órganos, como el corazón y los pulmones. Los fragmentos de polvo, suciedad, humo, hollín y gotas líquidas, transportados por el aire e invisibles, a menudo se vuelven destructivos cuando invaden el torrente sanguíneo. Los riñones filtran la sangre y estas partículas dañinas pueden interrumpir la función renal normal.
El estudio reveló que incluso niveles bajos de partículas pueden afectar negativamente a los riñones y esos efectos adversos aumentan a medida que se elevan los niveles de contaminación. “Cuanto más altos son los niveles de contaminación del aire, peor es para los riñones –sentencia Al-Aly–. Sin embargo, ningún nivel es completamente seguro, incluso a niveles relativamente bajos, hubo una relación entre las concentraciones de partículas por debajo de los umbrales de la EPA y la enfermedad renal”.
Los investigadores también vincularon los datos del VA con los sensores espaciales de los satélites de la NASA. “Los datos de la NASA y los datos de la EPA arrojaron resultados consistentes”, afirma Al-Aly, quien agrega que la belleza de usar datos de la EPA y la NASA es que las agencias usaron dos técnicas distintas para recolectar datos, pero los resultados fueron similares.
Esta constelación de hallazgos sugiere que la exposición crónica a la contaminación del aire es un factor de riesgo significativo para el desarrollo y la progresión de la enfermedad renal”, resume. “En nuestro análisis, el riesgo de enfermedad renal crónica y su progresión fue más pronunciada en los niveles más altos de concentración de partículas finas –dice Al-Aly–. Esto sugiere que se necesitan más estudios para una evaluación más amplia de la carga mundial de enfermedad renal atribuible a la contaminación del aire”.
Ver Post >
El frio aumenta el riesgo de muerte por causas cardiacas
img
Dámaso Escribano | 01-10-2017 | 11:14| 0

El clima se está convirtiendo en un factor relevante en la salud cardiovascular.

Las bajas temperaturas aumentan el riesgo de hospitalización y muerte en ancianos con insuficiencia cardiaca, según ha puesto de manifiesto un estudio realizado por investigadores de la Université Laval y la Université de Sherbrooke en Quebec (Canadá) y publicado en la revista “Environment International”

Sabemos que los médicos raramente tienen en cuenta el pronóstico del tiempo al tratar o hacer recomendaciones a pacientes con insuficiencia cardiaca, por lo que con las diferencias extremas en la temperatura debido al cambio climático, queríamos mostrar cómo el clima se está convirtiendo en un factor más relevante. De hecho, este muestra que la exposición al frío o al calor extremo podría desencadenar eventos que conducen a la hospitalización o la muerte en la insuficiencia cardiaca pacientes”, ha explicado el autor principal, Pierre Gosselin.

Para alcmal-tiempoanzar esta conclusión, los científicos analizaron a 112.793 personas de 65 años o más que habían sido diagnosticadas con insuficiencia cardiaca en Quebec entre 2001 y 2011. Todos ellos fueron seguidos durante un promedio de 635 días, en los que se midió la temperatura media, la humedad relativa, la presión atmosférica y los contaminantes del aire en el ambiente circundante.

Los resultados mostraron un mayor riesgo de hospitalización o muerte en el período de invierno del año (octubre a abril) en comparación con el período de verano (mayo a septiembre). Además, el riesgo de experimentar la hospitalización o la muerte de la causa de la insuficiencia cardiaca se incrementó de 0,7% por cada 1 grado centígrado disminución de la temperatura media de los siete días anteriores. También encontraron que el riesgo de incidente de insuficiencia cardiaca aumentó en un 4,5% para cada aumento de la presión atmosférica.

Por todo ello, los investigadores han recomendado que los ancianos con insuficiencia cardiaca reciban apoyo y acceso a medidas preventivas, especialmente porque el manejo de la insuficiencia cardiaca es caro para la sociedad. “Nuestro estudio sugiere que la exposición al clima frío o de alta presión podría desencadenar eventos que llevan a la hospitalización o la muerte en pacientes con insuficiencia cardiaca. Esto significa que deben evitar la exposición a la niebla y las nubes bajas en invierno”, han zanjado.

Ver Post >
Diabetes. Obesidad comer seis veces/día mejor que tres
img
Dámaso Escribano | 21-09-2017 | 10:52| 0

Se pasa menos hambre y se tiene menos ganas de comer.Seis comidas al día es mejor que tres para el control del azúcar en la sangre en personas obesas con disminución de la tolerancia a la glucosa (prediabetes) o diabetes de tipo 2, según sugiere una nueva investigación presentada en la Reunión Anual de la European Association for the Study of Diabetes (EASD), celebrada en Lisboa, Portugal.

El estudio, realizado por la Dra. Emilia Papakonstantinou, del Departamento de Ciencia de los Alimentos y Nutrición Humana de la Universidad Agrícola de Atenas, Grecia, junto con colegas de la Facultad de Medicina de la Unives-metabolicorsidad de Atenas, del Hospital Universitario Attikon y de la Universidad Harokopio, comparó los efectos de dos patrones de comida con calorías totales idénticas sobre el metabolismo de la glucosa y la saciedad.

Estudios recientes han demostrado que la intervención en el estilo de vida para individuos con síntomas prediabéticos puede retardar o prevenir la progresión a la diabetes tipo 2 (T2D), sin embargo, los autores señalan que “el impacto de la frecuencia de las comidas en el metabolismo de la glucosa sigue sin conocerse”. Esta investigación comparó los efectos de comer tres o seis veces al día, manteniendo una ingesta calórica constante.

El estudio analizó a 47 individuos obesos que se dividieron en tres grupos que consistían en dos grupos con prediabetes (con tolerancia a la glucosa alterada de diferente gravedad) y un grupo con diabetes total. Se les dio una dieta especialmente diseñada para mantener el peso durante las 24 semanas de duración del estudio, que se consumió en un patrón de tres o seis comidas durante 12 semanas antes de cambiar.

Se tomaron muestras de sangre al comienzo y al final de cada intervención para medir los niveles de glucosa e insulina junto con una serie de otros marcadores de salud. También se pesó a las personas que participaron en la investigación cada dos semanas y se les preguntó acerca de su hambre subjetiva, la saciedad y el deseo de comer.

Aunque el peso corporal se mantuvo estable a lo largo del estudio, los participantes que habían estado siguiendo el plan de seis comidas registraron una disminución en su nivel de glucosa glicosilada (HbA1c) y su nivel de glucosa en sangre en los tests de tolerancia a la glucosa post-oral, lo que indica un mejor control de los niveles de glucosa sanguíneos. En los grupos con prediabetes, el plan de seis comidas disminuyó la ocurrencia de niveles de insulina anormalmente altos en el grupo con intolerancia severa a la glucosa y retrasó el tiempo necesario para que la glucosa en sangre alcanzara el pico después de la ingestión de azúcares.

Los tres grupos informaron de niveles de hambre significativamente más bajos y menos deseo de comer después de seguir el plan de seis comidas comparado con cuando comían tres comidas al día. “Nuestro estudio de mantenimiento de peso de 24 semanas demostró que el uso de un patrón de seis comidas en lugar de tres comidas, con las mismas calorías en general, mejoran el control de azúcar en la sangre y reducen el hambre en las personas obesas con prediabetes o diabetes”, afirma.

Estos resultados, añade, “sugieren que el aumento de la frecuencia de las comidas, consumidas en horarios regulares, puede ser una herramienta útil para los médicos que tratan a personas con obesidad y diabetes o prediabetes, especialmente aquellos que son reacios o sin éxito en las personas que hacen dieta”, concluyen los investigadores.

Ver Post >