El Comercio
img
Categoría: formación
SOBRECUALIFICACIÓN

Ten cuidado porque si dices que tienes dos carreras y un master, y además hablas tres idiomas, igual no te contratan por exceso de cualificación.

Hoy, debatiendo con mis colegas de Secot (Seniors españoles para la cooperación técnica), sobre la escuela de emprendedores que estamos poniendo en marcha, salieron a relucir las experiencias personales de algunos de nuestros hijos, que ante las grandes dificultades que tenían para encontrar un empleo, decidieron modificar sus curriculums y ocultar su amplia formación académica y técnica, porque al presentar el currículo real, habían sido rechazados en varias empresas debido a su alta cualificación.

En un caso, como el chico estaba en paro y no acababa de encontrar nada que encajara con su perfil y formación académica, decidió rebajar sus pretensiones laborales y  contestó a los anuncios de dos centros comerciales que estaban buscando dependientes. Envió su currículum con una carta de presentación y su oferta fue rechazada por sobrecualificación. En otro caso, el chico que era Licenciado en Económicas, que había hecho un master y que hablaba inglés y francés, después de mucho tiempo de infructuosa búsqueda, decidió rebajar sus pretensiones y encontró una oferta de empleo como administrativo de una oficina de servicios. Envió su currículum y después de algún tiempo, como no le contestaban, decidió llamar a la oficina que había puesto el anuncio. De modo verbal le dijeron que él no podía ser el empleado que buscaban ya que con su curriculum lo normal es que los dejara una vez que encontrara un empleo mejor.

Es curioso que, mientras muchos políticos y asesores de políticos, con el fin de aparecer ante los ciudadanos y mostrarse como personajes de alta cualificación, inflan sus currículos adornándolos de todo tipo de méritos y  titulaciones de medio pelaje o titulaciones no académicas, otorgadas por escuelas de negocios y universidades desconocidas que puedes encontrar en internet y que por el módico precio de 600€, te dan un título de experto con la calificación de matrícula de honor en lo que tú quieras, muchos de nuestros jóvenes universitarios tienen que tener mucho cuidado, porque si dicen que tienen dos carreras y un master, o que hablan correctamente dos o tres idiomas, igual no los contratan, por exceso de cualificación.

Lamentablemente ahora muchos jóvenes que buscan empleo tienen que maquillar sus currículos, quitando muchos datos o informaciones que hagan pensar al empleador que se trata de una persona muy formada o cualificada y que por eso puede ser una persona muy conflictiva para la empresa, ya que puede exigir mayores niveles salariales y si no se le dan, puede abandonar la empresa rápidamente para irse a otro trabajo. Ahora como estamos en crisis, las empresas piensan que estos jóvenes se van a agarrar a un clavo ardiendo, pero también dicen que en cuanto la situación mejore, los van a dejar tirados yéndose a otros sitios que les paguen mejor o que los valoren por su cualificación. Las empresas en definitiva piensan que este tipo de jóvenes van a terminar siendo conflictivos, muy poco fieles al trabajo, que siempre van a estar pensando que no se les paga lo suficiente y que por tanto van a ser poco disciplinados para el empleador. Por eso no están dispuestas a contratarlos.

Lógicamente, en momentos de crisis las empresas esperan que la tendencia negativa cambie y que la situación económica empiece a ser mejor. Por eso, se resisten a contratar a un dependiente, a un reponedor en un almacén o a un auxiliar administrativo que tenga un título universitario, ya que en cuanto pueda se marchará corriendo a otra empresa en la que pueda tener mejor proyección profesional.

Además, el problema de la sobrecualificación no sólo afecta y es preocupante para los jóvenes. Aun es mayor si tienes más de 50 años. Esos profesionales maduros, de alto nivel, que han salido de empresas víctimas de expedientes de regulación de empleo, lo tienen aún más complicado, sobre todo en nuestro país donde no hay la costumbre o la tradición del cambio de profesión y donde el empleo no es permeable. Si esos profesionales de alta cualificación, buscando un nuevo trabajo, consiguen una entrevista, lo normal es que se encuentren cara a cara con un entrevistador joven que se va a encontrar desbordado por el candidato al empleo que tiene enfrente. Consecuencia de ese desbordamiento va a sentir inseguridad, van a asaltarle todo tipo de dudas, y no se va a poner en el lugar de ese profesional maduro que al ser apartado del mundo laboral en plenitud de forma, va a buscar un nuevo empleo, incluso rebajando sus expectativas, porque necesita trabajar… El profesional entrevistador, frente a esas dudas tomará la decisión que va a ser la misma que afectaba a los jóvenes. No te acepto por “sobrecualificación”.

Hay una clara excepción a este problema de la sobrecualificación. Esta excepción está situada en el sector de los teleoperadores en la que, sorprendentemente, se da una clara situación de descualificación. Este sector está lleno de titulados universitarios que buscan unos ingresos mínimos que les permitan subsistir y a la vez seguir formándose. Probablemente este fenómeno se da porque se trata de empleos de enorme rotación, donde la fidelidad a la empresa es poco relevante o importa poco. Pero aun así, no deja de sorprenderme, porque al tratarse de un trabajo repetitivo, con poco valor añadido y en el que sobre todo lo que ha de haber es obediencia, resulta difícilmente entendible que se contrate a personas intelectualmente bien formadas, porque seguro que van a estar frustradas y esa frustración probablemente se trasladará al cliente de la empresa. ¿Quién no ha tenido la experiencia de llamar al call center de una empresa y encontrarse con una operadora monótona, mecánica, que usa frases hechas, que no tiene empatía con tu  que eres el cliente y que se limita a seguir el procedimiento?

Es lógico que si a un economista lo ponen a hacer fotocopias en una empresa, va a estar poco motivado y que este trabajo seguro que lo haría mejor un ordenanza que incluso podría sentirse motivado porque lo han ascendido a auxiliar administrativo, pero en época de crisis todo era y es posible. El problema es cuando la situación económica mejore. Por eso, esta crisis podría ser buena para entrar en una senda de mejora de la calidad de las empresas. Hay una buena oportunidad para contratar a personas muy bien formadas para desarrollar funciones que estén un escalón por debajo de su formación, pero teniendo muy claro que sólo ha de ser un escalón más bajo, dando la oportunidad de que a partir de ahí ese trabajador ascienda al escalón que le corresponde, porque si hay mucha distancia entre su formación y el puesto que ocupa, podría haber muchos problemas.

Habiendo invertido muchos esfuerzos y mucho dinero en alcanzar una buena formación académica, para terminar ocupando puestos de bajo nivel, puede resultar muy frustrante e incluso generar problemas psiquiátricos de los que conozco algún caso. Hay una gran contradicción que se vive en nuestro modelo productivo. Por una parte tenemos la exigencia de puestos de trabajo con gran esfuerzo formativo (postgrados, experiencia en el exterior, idiomas, etc.). y por otra tenemos empleos cada vez peor pagados. Entre estos hay un sector creciente de mano de obra que está demasiado formada para los segundos pero que tampoco es absorbido por los primeros. Tenemos por tanto un grave problema en nuestro sistema productivo. Han ido desapareciendo los puestos de trabajo intermedios que ocupaban los trabajadores con cualificaciones medias o con cualificación derivada de la formación profesional. Mientras vamos a una sociedad tecnológicamente avanzada, nuestro modelo productivo está ofertando trabajos descualificados, probablemente por la herencia del ladrillo. En España, la sociedad del conocimiento es un mito y por tanto, si queremos resolver estos problemas habrá que llegar a un cambio de nuestro modelo productivo.

 

Ver Post >
HA ENTRADO EN FUNCIANAMIENTO EL SISTEMA CLAVE

Comunicarse electrónicamente con la Administración usando el DNI electrónico u otros certificados, resulta una tarea complicada incluso para los que nos movemos bien en el mundo tecnológico. Hay que instalar en el PC el software adecuado, actualizarlo, instalar certificados, configurar el navegador y algunas otras cosas más, que hacen que el ciudadano normal tenga problemas para realizar trámites electrónicos con las Administraciones Públicas.
Tratando de salvar estos problemas, el pasado día 17 de Noviembre entró en funcionamiento el Sistema Cl@ve, que va a permitir a las personas físicas identificarse y autenticarse para realizar trámites por vía electrónica con la administración. Se trata de una plataforma común de la administración estatal para la identificación autenticación y firma electrónica, mediante el uso de una clave previamente fijada al registrarse como usuario, evitando con ello tener claves diferentes para acceder a los diferentes servicios.
Su funcionamiento se encuentra regulado por la .
Esta nueva plataforma complementa los actuales sistemas de acceso mediante DNI-e y además ha sido diseñado para ofrecer en un futuro la posibilidad de realizar firmas electrónicas en la nube,  mediante certificados personales custodiados en servidores remotos. Y lo más importante, evita que los ciudadanos tengamos que utilizar métodos de identificación diferentes para relacionarnos electrónicamente con los diferentes órganos administrativos.
Cl@ve contempla la utilización de sistemas de identificación basados en claves concertadas y certificados electrónicos (incluyendo el DNIe)
En cuanto a claves concertadas, el sistema admite dos posibilidades de uso:
·         Cl@ve ocasional (Cl@ve PIN), con validez limitada en el tiempo, que se corresponde al sistema PIN24H de la Agencia Tributaria.
·         Cl@ve permanente (Personal), con validez dilatada en el tiempo, que se corresponde con el sistema de acceso mediante usuario y contraseña, reforzado con claves de un solo uso por SMS, aplicable a los servicios de la Seguridad Social.
Para utilizar los sistemas de identificación y autenticación incluidos en Cl@ve, así como para acceder a los servicios de firma en la nube, existirá un único registro, donde el ciudadano deberá registrarse en una sola ocasión, aportando para ello los datos de carácter personal necesario.
El registro en Cl@ve podrá efectuarse :
·         Con certificado electrónico o DNIe
·         A través de Internet con carta invitación de la Agencia Tributaria donde figure el CSV
·         Presencialmente en cualquiera de las Oficinas de Registro, inicialmente en las oficinas de la Agencia Tributaria y en las Entidades Gestoras y Servicios Comunes de la Seguridad Social
En el caso de la Agencia Tributaria a partir del 17 de noviembre de 2014 el sistema de PIN24H cambió su denominación por la de Cl@vePIN24H.
Los ciudadanos registrados previamente en el censo PIN24H podrán registrarse en el sistema Cl@ve cuando vayan a solicitar un PIN para la realización de un trámite en la Sede electrónica de la Agencia Tributaria. Para ello, deberán aportar su número de teléfono móvil, una dirección de correo electrónico y su documento de identidad con mención de la fecha de caducidad, así como aceptar las condiciones de alta en el sistema Cl@ve.
Si por el contrario, el contribuyente no desea incorporarse de momento al sistema Cl@ve, podrá solicitar su PIN a los efectos de realizar trámites electrónicos exclusivamente con la Agencia Tributaria. 
.Adicionalmente, Cl@ve está preparada para incorporar en el futuro, conforme se vayan integrando en el sistema de reconocimiento transfronterizo de identidades electrónicas previsto en la legislación europea, mecanismos de identificación de otros países de la Unión Europea.

Ver Post >
EL USO DE LAS REDES SOCIALES EN LA EMPRESA

Es una realidad palpable que, quien mas y quien menos, muchos trabajadores de las empresas acceden a las redes sociales en sus horas de trabajo (sólo basta entrar en facebook en horario laboral y ver como amigos nuestros están publicando en su muro y sabemos perfectamente que están en su puesto de trabajo). En base a esto, he venido escribiendo algunas cosas sobre los problemas que se venían generando tanto a las empresas como a los trabajadores
Las empresas se quejan de lo que llaman el “absentismo presencial” y dicen que sus empleados pierden mucho tiempo accediendo a las redes sociales y que esto les resta productividad . En base a esas opiniones,  escribí un artículo donde decía que los Tribunales, a través de diferentes sentencias, estaban poniendo muy difícil a los empresarios el control de los equipos informáticos que ponían a disposición de sus trabajadores y que por eso era muy necesario que las empresas establecieran normas de conducta y reglas de uso de las herramientas tecnológicas, para evitar problemas y tratar de combatir ese absentismo presencial.
En otros artículos hablaba de algunas sentencias que declaraban procedente el despido de un trabajador por acceder sin permiso a las redes sociales, en horas de trabajo. Hablaba también de que podía ser muy complicado restringir a los empleados el acceso a las redes sociales, ya que quierase o no, ante la prohibición de usar los medios de la empresa, los empleados empezaban a utilizar sus propios teléfonos inteligentes, con lo que el absentismo presencial se seguía produciendo. Incluso, pese a las restricciones, algunos empleados iban mas allá y pirateaban sus equipos de trabajo para acceder a la red.
En definitiva, hay una realidad que son las redes sociales, hay unos trabajadores que con control o sin el, acceden a esas redes en horario laboral y hay unos empresarios que se quejan porque se perjudica la productividad y que por eso quieren aplicar medidas restrictivas. En este estado de cosas ¿cómo se pueden integrar los intereses de ese binomio empresa/trabajador?
He visto y paso a comentar un estudio de KPMG basado una entrevista que realizó a 4.000 directivos de los mas importantes del mundo, que creo da luz a esa disyuntiva de permitir o no permitir a los empleados el uso de las redes sociales en horas de trabajo.
La primera conclusión es que frente a la posición europea, los mercados emergentes son los que están liderando el uso de las redes sociales y se están desmarcando de los mercados maduros.
  • Un 80 por ciento de directivos entrevistados confirma el impacto positivo de las redes sociales en los beneficios de la organización. Parece claro que aprovechar las ventajas de los medios sociales, debería de ser un imperativo para las empresas, previa valoración de los riesgos y del impacto en su modelo de negocio..
  • Un 63 por ciento de los empleados de empresas con plataformas de medios sociales, y con políticas de uso de las redes sociales, afirma sentirse más satisfecho y comprometido con su trabajo.
  • Más de la mitad de las organizaciones ha implantado políticas de uso sobre medios sociales y formación específica al empleado.
“Los mercados emergentes se están dando cuenta de que las redes sociales representan una gran oportunidad, a un coste relativamente bajo, para superar a la competencia de los mercados desarrollados” afirma Celso García Granda, socio responsable de Tecnología, Media y Telecomunicaciones de KPMG en España. “En algunos casos, se están adoptando las redes sociales por la interactividad, rapidez y libertad que proporcionan como una alternativa al correo tradicional, muchas veces ineficiente, poco fiable y controlado. Sin embargo, existen ocasiones en las que la falta de opciones es la que lleva a las empresas a recurrir a las redes sociales en su empresa”.
Sería ingenuo por parte de los directivos creer que restringir el acceso evita que los empleados utilicen las redes sociales” afirma Jose Ramon Vega, director de Tecnología, Media y Telecomunicaciones de KPMG en España. “De hecho, el estudio afirma que al restringir o bloquear el acceso, muchos empleados utilizan sus dispositivos personales que, a menudo, son menos seguros y no están sujetos a ningún tipo de supervisión”.
Valorando ponderadamente el estudio de esta importante consultora, parece bastante evidente que las empresas tienen que inclinarse a establecer normas de conducta y reglas de uso para que sus empleados puedan utilizar las redes sociales. Será necesario también que se de la adecuada formación e información para el uso racional de los medios, ya que hoy en día sigue habiendo empleados que desconocen que pueden estar siendo supervisados en el uso de sus herramientas ofimáticas. (según el estudio, un 60% de los directivos encuestados dice que su organización supervisa el uso de los medios, mientras que sólo el 40% de los empleados parece conocer este dato.
En conclusión: Normas de conducta y reglas de uso claras,  unidas a la adecuada formación, podrían ser la mejor herramienta para conseguir beneficio empresarial y a la par generar confianza y satisfacción en el trabajador que accede a los medios sociales. Así de fácil, y así de difícil.

Ver Post >
COMO HACERSE NOTAR EN UNA EMPRESA

Hoy en día los ejecutivos de las empresas se enfrentan permanentemente a situaciones que sólo hace veinte años serían inconcebibles. Los mercados globales, las nuevas tecnologías, el nuevo rol de las mujeres y los nuevos modelos de gestión, han transformado el entorno empresarial y esto hace necesarios nuevos modelos de conducta aplicables en cualquier lugar.

Tanto el Consejero Delegado de una gran empresa, como el recién licenciado que se incorpora al mercado laboral, además de titulaciones académicas y conocimientos profesionales, de una indumentaria mas o menos acorde y de un buen sueldo, necesita algo que resulta fundamental, aun cuando en muchas ocasiones se olvida. Me estoy refiriendo a los “buenos modales” que a mi juicio son tan importantes en la sociedad como en el entorno empresarial o profesional y de ellos va a depender el progreso profesional o directivo.

En la entidad financiera multinacional en la que trabajé hace años, tuve la oportunidad de conocer un caso paradigmático. Se trata de un hombre al que voy a llamar Javier. Javier era un brillante ejecutivo de marketing lleno de titulaciones y de master, que prestaba servicios en una gran empresa editorial. El Consejero Delegado se fijó en su currículum y lo contrató como jefe de nuestra división de márketing. Lamentablemente, a los tres meses de haber tomado posesión de su cargo ya se había enemistado con el personal de su división y con gran parte de sus colegas de otras divisiones.

Por desgracia, Javier confió sólo en sus titulaciones y en su capacidad como especialista de marketing y fue incapaz de adherirse a las normas establecidas en la empresa. Muy al contrario, pensó que el podría establecer otras propias de su estilo. Pese a su gran talento que lo podría haber llevado a estamentos mas altos de la empresa, su conducta le cercenó su desarrollo profesional. A los seis meses desde su contratación, fue despedido. El problema de Javier era que no podía verse a sí mismo como los demás lo veían a él. Rápidamente se hizo muy popular y sobresalió muy pronto en la plantilla, pero claro, sobresalió por sus negativos estilos que lo arrastraron al despido fulminante.

He aquí una muestra de los estilos de Javier para sobresalir tanto y tan rápido:

Llega siempre tarde: Es una buena manera de conseguir de que todos se fijen en ti. Llegas tarde a las reuniones, a las comidas de empresa e incluso al puesto de trabajo. Hasta te permites el lujo de llegar tarde a una cena con los colegas, porque, al fin y al cabo, lo que cuenta es hacer una entrada tardía para que todos noten que llegas.

Haz esperar a tus citas: Haz que esa persona que has citado te espere media hora y así verá que tu eres muy importante y que estás muy ocupado. Es posible que alguno no pueda esperar y entonces podrás dedicar el tiempo a quejarte de lo difícil que es hablar con la gente.

No permitas que tu secretaria sepa donde estás: Es una técnica muy eficaz, ya que las personas que te llamen o vayan a verte, se preguntarán qué estás haciendo realmente o cual es tu importancia dentro de la empresa.

Olvídate del nombre de las personas: No recuerdes nombres de personas o escríbelos incorrectamente cuando les envíes algún memorandum. De este modo demostrarás lo mucho que te importan esas personas.

Apila sin despachar los informes y cartas que recibas: Los vas amontonando y los dejas desatendidos ocho o diez días. De este modo las personas que entren en tu despacho te compadecerán por la cantidad de trabajo que tienes acumulada.

Grita al hablar y suelta tacos: Así avivarás mucho las conversaciones e indicarás a tus interlocutores lo resuelto y confiado que eres. Además con los gritos te oirá tanto tu interlocutor como la recepcionista que está en la planta baja y el cliente que entra en la empresa. De este modo sabrán que eres un tío al que hay que tomar muy en serio.

No guardes secretos con tus colegas: Cuéntales lo que acabas de pagar por el seguro de tu casa, o los problemas dentales que tiene tu mujer, o el aborto que acaba de tener tu cuñada, o lo complicado que es llamar a un fontanero y que te llegue pronto a casa. Esto ayudará mucho con el excesos de trabajo de tus compañeros o de que se sientan incómodos por faltarles una buena dosis de cotilleo.

En las comidas de trabajo mastica con la boca abierta: Es una forma muy eficaz de caer bien a la gente y mas aun si tienes delante a algún miembro de la alta dirección. También suele ser muy eficaz el uso de un palillo para hurgar en los dientes mientras hablas.

Pellizca el trasero de la secretaria: En la cena/fiesta de Navidad que celebra el personal de la empresa, pellizca el trasero de la secretaria del jefe de la división comercial. Resulta muy eficaz para reir un poco cuando la chica pega un chillido desconcertada.

Lleva un traje arrugado: Usa trajes arrugados y dos tallas mayor de la que necesitas ya que eso de “la arruga es bella” va muy bien y lo de la talla resulta muy cómodo. Además, aunque todos tus colegas usen corbata, tu no te pongas esa prenda en el cuello que es muy incómoda y un pelín carca.

El cumplimiento de estas sencillas normas te asegurarán que no vas a pasar desaparcibido. No te quepa duda alguna que se acordarán de ti en todos los sitios donde trabajes.

Aunque puedan divertir por su tono humorístico, estas cosas son “coladuras” que probablemente alguno de nosotros hayamos cometido alguna vez. El problema es que, cuando se convierten en un estilo personal y en un hábito diario, dejan de hacer gracia y se convierten en la antesala de un despido. Sin lugar a duda hay una manera mas eficaz de llamar la atención, pero es hacerlo en un modo positivo, siendo discreto, utilizando buenos modales, valorando y llamando por el nombre a otras personas, teniendo un comportamiento correcto en la mesa, siendo cortés y diligente con las visitas y no haciendo perder el tiempo a los demás.

Ver Post >
La crisis traerá progresos

En este periodo de incertidumbre económica, creo que resulta muy interesante releer lo que en su día esribió Albert Einstein y que transcribo a continuación:

“No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo”.” La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos.

La creatividad nace de la angustia como el dia nace de la noche oscura.

Es en la crisis donde nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias.

Quien supera la crisis se supera a si mismo sin quedar “superado”.

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.

La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia.

El problema de las personas y los paises es la pereza para encontrar las salidas y soluciones.

Sin crisis no hay desafíos, sin desafios la vida es una rutina, una lenta agonía.Sin crisis no hay méritos.

Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.

Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo.En vez de esto trabajemos duro.

Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla”.

Ver Post >
Se va a poner en marcha la “escuela de las emprendedoras”

La nueva Ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha anunciado a bombo y platillo que va a poner en marcha la “escuela de las emprendedoras“. Me he quedado boquiabierto e inmediatamente me han surgido una serie de interrogantes.
La primera es: si se trata de un Ministerio de Igualdad, por qué una escuela de emprendedoras?. Acaso es que la Srta. Aído considera que las mujeres tienen alguna inferioridad respecto al varón y por eso hay que darles un tratamiento especial. Creo que tras esto, la ministra de cultura va a tener que replantearse el sistema educativo y volver a las escuelas de las niñas separadas de las escuelas de los niños. Es decir, se está planteando la vuelta a los viejos tiempos de la desigualdad con chicas por un lado y chicos por otro.
La segunda es: El emprendedor (la emprendedora en este caso) nace o se hace?. Yo siempre he creído que las personas nacen o no nacen con ese espíritu emprendedor y por tanto en ninguna escuela van a enseñar a nadie a ser empresario si esto no lo lleva en sus genes.
Por último la tercera duda es: En estos momentos de frenazo económico (por mucho que el Gobierno se empeñe en hablarnos de una ralentización) qué sentido tiene que se emplee dinero público para una escuela de esta naturaleza que en el mejor de los casos sólo serviría para entretener a alguna chica desorientada?
En resumen Srta. Ministra, deje escuelas a un lado y haga vd. cosas mas positivas para los emprendedores, tales como simplificación del trámite para constituir una empresa (ventanilla única), deles ventajas fiscales durante los primeros años de actividad, facilíteles subvenciones interesantes, etc.etc.
Pero, claro, estas son situaciones reales y dificiles de hacer y a usted lo que le gusta es la propaganda que queda muy bien para salir en la prensa. Mas seriedad, por favor.

Ver Post >
Sobre el autor Guillermo Díaz Bermejo
El blog de un jubilado activo dedicado al voluntariado social, permanentemente aprendiendo en materia del derecho de las nuevas tecnologías y crítico con la política y la injusticia social.