El Comercio
img
Categoría: bienestar
DISPONER DE AMORTIGUADORES

Cuanto mejores son los amortiguadores de los vehículos mejor comodidad para el viajero y más larga vida para el aparato. Es la mejor forma de que los baches de la carretera no creen incomodidades ni daños importantes. No muy distinto en ese aspecto es nuestro organismo y nuestro yo, que permanentemente se encuentra expuesto a impactos provenientes del exterior. Convivir y tratar con las personas supone  estar a la intemperie y  a que los otros se comporten de forma que no solo no nos satisface sino que nos molesta y crea problemas. Necesitamos estar bien preparados para que esos impactos no alimenten la ira y frustración hasta el punto de alterar nuestro humor, elevar nuestra tensión arterial, mermar  nuestras ganas de trabajar y vivir con afán de disfrute. Cuando menos lo piensas surge la decepción y el enfado nos cala y nos impregna porque el otro no ha cumplido conforme a lo esperado y deseado. En cualquier ámbito de nuestra existencia diaria nos encontramos con esos baches que, si no estamos preparados y atentos, dejan nuestros riñones afectados. Dejar que la ira, la frustración y decepción se apoderen de nosotros entraña un riesgo alto de erosión y de reaccionar bien sea contra nosotros o contra el otro, siendo ambas reacciones, si son intensas, perjudiciales para el ego.

¿Y qué es lo que nos pudiera servir de amortiguador? Lo primero esperar que se produzcan, no extrañarse,  porque si no se tiene en cuenta y te surgen conmocionan el corazón además del cerebro. Lo siguiente será tomar una actitud de aceptación y no extrañeza del surgimiento o encontronazo. Lo tercero no dramatizar o dar un significado desproporcionado a lo que ocurre porque entonces la sangre queda contaminada al quedar el pensamiento o la obsesión presente en nuestra conciencia. Tercero, reaccionar, si, pero, una vez que se hace lo que se puede, dejar de darle vueltas al asunto, si con ello lo que logramos es envenenar nuestra emoción y nuestros actos. Y amplias dosis de sentido del humor.En la medida en que podamos lo mejor es adelantarse para esquivar los baches que preveamos de antemano. No esperar de la gente lo que no puede darnos, sobre todo si conocemos su estilo, preparación y su nivel personal, profesional y ético. Y seguir sin perder la gracia a pesar de los pesares. Todo menos permitir que nos amarguen la existencia. Ah, y también recordar que nosotros también fallamos…

Ver Post >
VIVIR MÁS AÑOS

Algo intuíamos sobre la salud y la prolongación de la esperanza de vida en las personas mayores, en función de su estado emocional pero cada vez mas estudios confirman la relación de facto, la correlación, aunque no esté del todo comprobada científicamente la relación de causa efecto, entre el estado de ánimo y la esperanza de vida. Vamos, que los que disfrutan de mayor longevidad se debe, entre otros factores, a la contribución del cultivo de una actitud positiva y optimista ante la vida. Los que tratan de disfrutar de la vida en cualquiera de sus más mínimos detalles y se adaptan de buena gana al devenir de su existencia, como se vaya presentando, los que con mejor humor se enfrentan a los acontecimientos que les salen al encuentro parece que tienen más probabilidad de alargar su existencia en mejores condiciones físicas y mentales. Por qué es eso o cómo se explica. Fácil. Todo lo que hacemos, nuestras acciones o comportamientos nacen tanto de nuestra actitud mental como de nuestro estado emocional. Tendemos a realizar conductas acordes con nuestro estado. Si el estado es más bien positivo tenderemos a cuidarnos más, emprender más, tomar más iniciativa y relacionarnos más y mejor y lógicamente eso a su vez alimenta un mayor bienestar y salud. Si nos sentimos bien tendemos a realizar conductas más saludables. Y si hacemos conductas más saludables viviremos más y mejor. Pero para que los que tienen una actitud más pesimista no se queden desesperanzados hay que decir que la actitud positiva se puede cultivar precisamente actuando como si estuviesen bien aunque no lo estén del todo. Ese cambio de comportamientos provocará un estado mental y emocional acorde. O sea, que, aunque es más fácil actuar bien si uno se siente bien, también es posible recorrer el camino inverso. Actuar bien, cuidarse, emprender, relacionarse, realizar actividades saludables y esperar que el estado emocional vaya cambiando. Por eso los pesimistas no tienen excusa aunque envidien a los que disponen de una actitud más optimista ante la vida. El caso es esforzarse en lograr disfrutar de la vida “gracias a” y “a pesar de” ciertas limitaciones como la edad avanzada misma u otras varias. Lo que está claro es que los que viven amargados, viven peor, con menos calidad y van antes al cementerio o al crematorio.

Ver Post >
NECESITO QUE ME QUIERAN

 

¡A quien no le gusta que le quieran, le estimen y le tengan en cuenta! Es un dulce que a todos gusta y a nadie amarga aunque a unos les guste más que a otros. Ser querido desde pequeño y experimentar el apoyo emocional, psicológico y físico en forma de caricias, de abrazos de felicitaciones y de apoyo es necesario para que  el ser humano se desarrolle aceptablemente y con reservas y para que tenga resiliencia para cuando pueda experimentar momentos de soledad y desamparo. Pero hay un inconveniente si la necesidad de ser querido por haber tenido carencias influye poderosamente sobre la mente de un ser humano. El inconveniente está en que quien ha padecido el déficit y  sigue padeciendo la conciencia del mismo estará más sensible para captar las señales de la falta de consideración y afecto y estará más vulnerable cuando note que no recibe la atención en la medida en que lo necesita. Ese tipo de personas son proclives a asirse a quienes quieren hasta el punto de agobiarlos. También lo son a entregarse fácilmente en brazos de quienes perciben que les atienden aunque luego pueden quedar defraudados, si no siguen recibiendo la atención que necesitan  y creen que se merecen. Y muchos de ellos corren el riesgo, si dan con personas manipuladoras y egoístas, de que exploten sus ansias de agradar para recibir la recompensa de la expresión de cariño. Como quiera que esa carencia de cariño experimentada actúa desde dentro de ellos como un vacío que pide rellenarse, deben estar atentos para satisfacerlo sin exponerse a ser utilizados. Están llamados a establecer una especie de equilibrio inestable a caballo entre la expresión de su amor y su necesidad y por otra parte la imagen de que no están vitalmente necesitados. No queda más remedio que mantenerlo para no sucumbir a la necesidad excesiva de afecto, de protección y de cariño. Peligro, sobre todo si caen bajo el dominio de gente irresponsable cuando no de psicópatas que no tienen empacho en usar de la gente. Lo dicho, es importante ser querido pero sin cambiar la primogenitura por un simple plato de lentejas.

 

Ver Post >
AGRADECIMIENTO A MIS PACIENTES

 

Nos acordamos con todo lujo de detalles cuando alguien nos falla, nos perjudica, nos pone la zancadilla, nos ignora o simplemente se olvida de nosotros. Eso lo recordamos con gran facilidad. Pero casi con la misma facilidad se nos olvida dar las gracias  a quien nos ha hecho un favor, sin buscar contrapartida. Parece que nos pasa inadvertido el detalle o nos pasa de hecho y olvidamos dar las gracias, cuando, si algo se agradece, es recibir el reconocimiento por las molestias que  uno se ha tomado. Por eso, aunque nunca lo he hecho en este blog, debo ahora mostrarme agradecido a mis pacientes, sobre todo, porque gracias a ellos y a la inspiración, que sus casos me proporcionan, puedo escribir sobre situaciones con las que algunos pueden sentirse identificados y ayudados por tanto. Si no fuese por ellos resultaría casi imposible escribir sobre situaciones tan dispares como podéis encontrar referidas en este blog. Ellos me dan la pista de vivencias y matices sobre las que escribir para reflexionar sobre ellas, sus causas, consecuencias y soluciones varias. Ellos son los verdaderos artífices de mi inspiración al escribir sobre estilos de vida, emociones, ideas, creencias y conductas. Vaya para ellos mi reconocimiento y sincera gratitud por permitirme seguir escribiendo con sumo gusto semana tras semana y así ya varios años en este blog, punto de encuentro de miles de personas mensualmente, como me dicen las estadísticas. Gracias por constituir una fuente inagotable de contenido útil. Es más, gracias porque, aunque yo sea el autor de las composiciones y les de forma me habéis hecho ganar los premios que he ganado a nivel periodístico. No me parecía lógico seguir callando vuestra contribución. Al César lo que es del César. Muchas gracias, de corazón.

Ver Post >
EXPRESARSE ANTES QUE EXPLOTAR

 

 

Hasta las ollas exprés tienen su válvula para ir desahogando el vapor de tal manera que cueza el alimento pero no explote. No debería haber mucha diferencia entre ollas y personas en este comportamiento pues es necesario desahogar cada poco tiempo, descargar al menos verbalmente nuestra frustración no callando por respuesta a los abusos, vengan de donde vengan. Callar por sistema significa un ataque subterráneo en toda regla a nuestro sistema nervioso y endocrino, a nuestro sistema cardiovascular y a todo el organismo, además de a nuestras ilusiones. No queda más remedio que mentalizarse de que es altamente saludable hablar, verbalizar, eso si, con serenidad y aplomo aunque con energía y claridad lo que nos hace daño, sobre todo si es injusto e irracional. Quien opta por callarse y tragarlo todo puede encontrarse con el paso del tiempo envuelto en la amargura del carácter o en la irritabilidad que saldrá por donde menos se lo piense y casi siempre en forma explosiva, harto de ir aguantando los impactos. Hay que expresarse, amigos, ya sea con la pareja, los hijos, la familia, los vecinos, compañeros de trabajo, jefes, autoridades o mandamases, tengan el poder que tuvieren. Hay que cuidar las formas para que no nos ataquen argumentando que no son las apropiadas y desviando la atención del contenido real que nos molesta, hay que proceder con tiendo pero hay que hablar porque hablando se derivan tres buenas consecuencias: no cargamos de excesiva presión nuestro cerebro y organismo, damos información de lo que ocurre para que el otro sepa qué está mal y a qué atenerse y de paso podemos hacer que el otro cambie su forma de actuar. Si guardamos para nosotros mismos las decepciones, abusos y manipulaciones solo nosotros seremos las víctimas y no conseguiremos que los otros cambien al menos con nosotros. Cuando los perros no ladran y meten su rabo entre las piernas se prestan a ser más atacados. Si ladran y enseñan los dientes, aunque no ataquen, ya es suficiente para que les temamos. No muy distinta es la reacción en los seres humanos. Ser asertivos es hablar, expresar opiniones, reivindicar derechos, pedir explicaciones, resistir las presiones, demostrar seguridad y confianza, protestar cuando abusan de nosotros, denunciar injusticias y otras varias reacciones en esta misma línea. Es preferible a explotar, ya que las explosiones llevan aparejados muchos daños.

Ver Post >
PREVER PARA NO LLORAR

 

Fue en Inglaterra donde oí por primera vez este refrán que me quedó grabado: “No merece la pena llorar sobre la leche derramada”. Fantástico refrán que refleja cómo la falta de previsión lleva a algunas personas a llorar y lamentarse cuando algo no tiene ya remedio y lo habría tenido de haber puesto el cuidado necesario antes de decidir precipitadamente. Cuando algo no tiene ya remedio puede uno pedir perdón, sentir el peso de la culpa o flagelarse, pensando qué tonto ha sido o qué precipitado o inconsciente. Son naturales esos sentimientos pues la desazón del fallo cometido necesita psicológicamente una reacción emocional acorde con la desesperación de lo inevitable ya. Por eso, aunque el ser humano no es dado a prevenir y adelantarse porque cuesta trabajo, esfuerzo o sacrificio o porque pensamos que quizás no vaya a ocurrir nada, la mejor estrategia es la de adelantarse en temas delicados y analizar las posibles consecuencias que tienen nuestros actos, para no tener que exponernos al dolor de la culpa o la impotencia. Como quiera que la naturaleza es neutra y no perdona sino que aplica las consecuencias independientemente del sexo, de la edad o la condición del  agente es bueno acostumbrarse a mirar el corto o el medio y largo plazo e imaginar qué pasará si transgredimos las normas que tiene bien dispuestas. Sería largo y prolijo, a fuer de innecesario, citar aquí la lista de acciones que encierran riesgos indeseables para todos nosotros. Más que de hacer la lista cada cual, de lo que más se trata es de acostumbrarse a pensar y preguntarse, de cuando en cuando, qué nos puede ocurrir o a qué nos exponemos al actuar de ciertas formas y maneras. Es decir acostumbrar a nuestros hijos y a nosotros mismos a prevenir males futuros en lugar de tener que afrontar quizás imposibles remedios a posteriori. Es práctica corriente liarse la manta a la cabeza y no querer pensar ni imaginar los males que pueden derivarse, pero luego no deberíamos prorrumpir en lamentos o en sollozos a los ojos de todos para inspirar lástima o volcar sobre otros angustias de las que solo nosotros somos los responsables. Entre las decisiones que más tienen que ver con la previsión y que más daño nos hacen están las referentes a la salud, el dinero y el amor, los tres temas siempre candentes y motivos de miles de canciones y de creaciones literarias. Prever, prevenir, adelantarse, esa es la cuestión para evitar caer, romper el recipiente y derramar la leche. Esto no es nuevo, como la Coca Cola, pero conviene recordarlo.

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Silveira
Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

Últimos Comentarios

Carmen Maria Otero 24-02-2016 | 19:14 en:
RECIÉN SEPARADA
leandro1995_885 27-01-2016 | 23:34 en:
ESTUDIAR EN EXCESO

Etiquetas

Otros Blogs de Autor