El Comercio
img
Categoría: Uncategorized
YA MADURARÁ….

Esta frase resulta familiar y habitual oírla a mucha gente. Ya madurará significa para la mayor parte de las personas que el tiempo se encargará de ello aunque la persona no haga nada o haga poco por ello. Según el diccionario madurar en sentido figurado significa “adquirir pleno desarrollo físico e intelectual”. Según el sentir común significa “ya irá desarrollándose emocionalmente según pase el tiempo.” En todo caso ambas acepciones encomiendan al factor externo tiempo la responsabilidad de ese progreso.

Pero ocurren dos cosas. La primera es que el paso del tiempo no garantiza la evolución positiva a nivel psicológico. Antes al contrario, hay ocasiones en que el tiempo sirve para aumentar el deterioro. Por otra parte es una forma de auto consolarse y eludir la propia responsabilidad del sujeto. No cabe duda que el tiempo es un elemento con el que hay que contar, pero la maduración es un proceso que depende esencialmente de la actividad del propio sujeto y del uso de su tiempo. En el caso de la maduración psicológica y moral esta viene determinada por distintas conductas cuales son cumplir las obligaciones, las leyes o las pautas que la existencia física, social y ambiental nos exige, por esforzarse uno mismo sin dejar que esa responsabilidad recaiga sobre los demás, cuidadores, familiares, pareja, autoridades, etc. Pasa también por tomar conciencia de lo que uno tiene que hacer para mejorar su vida, además de procurar cumplir esas exigencias. Pasa por estar a la altura de lo que el sujeto debe hacer según su edad y situación personal. Pasa por prever las consecuencias de sus actos y esmerarse en reflexionar y sacar conclusiones. Es decir es una actividad que debe nacer o imponerse el propio sujeto evolutivo. Pasa por aceptar la realidad que le viene dada, por controlar su impulsividad y saber contenerse y esperar. Pasa por entrenar el músculo de la fuerza de voluntad puesta al servicio de todo lo anterior.

En ese caso el tiempo se convierte en un aliado bienvenido. Pero dejarlo al mero devenir de la vida simplemente no garantiza nada. Madurar debe ser sobre todo una obra del individuo interesado en conseguirlo.

Ver Post >
NUEVE AÑOS YA.

Hola amigos:

 

Me complace saludaros y expresaros mi satisfacción porque después de nueve años ininterrumpidamente sigo apareciendo fiel a la cita semanal con vosotros en este blog de elcomerciodigital.

¿Que si estoy contento? No podía ser menos porque gracias a El Comercio puedo haceros llegar mis reflexiones, ideas, pautas y orientaciones sobre temas de la vida diaria y porque me consta que a muchos de vosotros alguno de los artículos o posts le resultan de utilidad.

Qué mejor satisfacción y pago.

Me apetece exponeros una curiosidad que se repite y se repite cada semana cuando recibo el resumen de los lectores que han visitado o leído diferentes artículos. Los dos que más se repiten son: “Madres absorbentes, suegras repelentes” y “Madres castrantes”.

Por algo será. El tema de las madres, de ese tipo de madres trae de cabeza a muchos hijos que no ven la manera de poner freno a esas conductas intervencionistas y que tanto daño les hacen.

No llevo la cuenta pero creo que son varios centenares, si no miles, las visitas y lecturas de ambos artículos.

Espero seguir por mucho tiempo aportando mi ayuda, labor que comencé ya desde 1995 en que decidí que me iba a embarcar en la labor de la divulgación de temas de la psicología cotidiana que tanto interesan a las personas y que a menudo no saben cómo hacer para superar dificultades o problemas. Me encanta esta labor y me ha resultado siempre muy gratificante.

Un cordial saludo.

Ver Post >
GRITAR EN EL DESIERTO


Esto es un auténtico grito en el desierto. Lo sé. Sé que no surtirá efectos un simple grito pero no puedo callarme y aunque sea como profundo desahogo quiero darlo. No sé cómo decir que en nuestra educación está escandalosamente mermada la cultura del esfuerzo personal. Contribuye a ello que la exigencia de los textos es muy baja, que se quiere que el alumno pase de curso y no repita, queriéndonos dar la impresión de que al promocionar casi automáticamente es que todo va bien. Pero no es cierto.

“Tengo veinticinco alumnos, me decía un profesor hace unos días, y sólo tengo dos que realmente se esfuerzan”. Y no se fuerza a los alumnos a que memoricen los conocimientos esenciales, elementales y básicos sobre los que otros conocimientos se construyen. Con estos mimbres ¿qué cestos podemos construir? Y por si fuera poco nuestros alumnos no aprenden a expresarse bien, no saben resumir, no se les entrena en su capacidad de síntesis, llegando a la universidad sin saber expresarse y por ende al mundo del trabajo.

¿Qué espera a este país si nuestros universitarios no salen debidamente preparados? ¿A dónde va el país de esta manera? ¿Por qué no hay una sola universidad en nuestra España entre las cien primeras del mundo, siendo un país desarrollado, como se alardea de ello? La cuestión es muy seria. Si seguimos perdiendo el tiempo y no se hacen reformas responsables en nuestra educación y perdemos una generación o dos que no se crea que luego en cosa de cuatro o cinco años se supere el escollo. De eso nada. Los milagros no existen.

La educación va mal en este país. Lo dice todo el mundo, empezando por el informe Pisa que sitúa a nuestro país en lugares lejanos del primero y anejos a Marruecos y Azerbayán. ¿Pero es que nuestros responsables políticos no se dan cuenta todos ellos (todos) de la inmensa responsabilidad que tienen contraída con esta sociedad para tomar medidas que eviten un futuro empobrecimiento del mismo con el paso del tiempo? No lo puedo entender. Me apetece gritar hasta quedar afónico a ver si, además de desahogarme, se juntan otras voces más autorizadas que yo y nos hacen caso. Pero pasan los años y no se ve ni atisbo de reformar este sistema educativo para hacer ciudadanos bien preparados. Sólo algunos colegios de élite se salvan de la quema.

Pero ¿y los demás? ¿No se me oye?

Ver Post >
CUIDAR NUESTRA SALUD MENTAL

Se sabe que los trastornos mentales tienen gran incidencia en la población y se prevé que siga creciendo en los próximos años según la OMS y según todos los estudios realizados. Cuando perdemos salud mental por la ansiedad, la depresión, las obsesiones, etc. es perfectamente comprensible que se intenten buscar remedios lo más mágicos y eficaces posibles porque el sufrimiento que llevan anejo es muy intenso y por eso la venta de ansiolíticos y antidepresivos están a la cabeza de los medicamentos más vendidos.

Es comprensible que se busquen remedios en la “magia” de los fármacos pero no hay que engañarse porque los fármacos no tienen esa virtualidad aunque sean necesarios. Puedo sugerir que se acuda al psicólogo que siempre puede servir de gran ayuda pero lo que ahora quiero resaltar es que la enfermedad mental viene determinada mayoritariamente por la forma en que nos comportamos, por el estilo de vida que llevamos. Este es el verdadero responsable y no los genes, sobre todo, según algunas hipótesis. La influencia de nuestros comportamientos no es cuestionable pues está empírica y reiteradamente contrastada.

Usted puede saber si su estilo de vida es sano o enfermizo, si le ayuda a estar sano o le crea problemas. Usted sabe si vive bajo la presión del estrés, la aceleración, la competitividad exagerada, del abarcar más de lo que puede su organismo y conoce la presión a la que está sometido. Sabe si sus hábitos de consumo son nocivos o sanos, si fuma y bebe alcohol en abundancia, si le obsesiona o domina el consumismo. Sabe bien si el tiempo que dedica al ocio y al descanso y al sueño son los adecuados así como su forma de comer, cómo come y lo que ingiere, si es muy negativo en sus percepciones de la realidad y si vive en conflicto consigo o con la gente.

Todas estas facetas y otras muchas constituyen nuestra forma de vida y de comportamiento y eso influye de forma taxativa en cómo nos sintamos de sanos mentalmente. Por eso, además de echar mano de los fármacos, tan sólo cuando no haya más remedio y el tiempo imprescindible, es necesario modificar nuestros hábitos inadecuados. Nuestra salud mental está en nuestras manos más de lo que parece. Sólo que requiere esfuerzo personal y disciplina.

Ver Post >
NUEVO FRACASO

Nuestros alumnos españoles han recibido de nuevo un suspenso en comprensión lectora. Quiere decir eso que si no son capaces de comprender bien lo que leen, tendrán también dificultades en comprender lo que ven y escuchan y en sintetizarlo en ambos casos. Si una persona es deficitaria en esos repertorios también lo será en la capacidad de expresar bien lo que leen, lo que escuchan y ven.

Quiere decir que estaremos formando ciudadanos mutilados, muy limitados, pues estas dos capacidades son fundamentales para valerse en esta vida. Quien no comprende bien traga todo lo que le llega sin más. Es como comer garbanzos casi sin masticar y exponerse a que se le indigesten. Y quien no sabe expresar bien lo que sabe, ha visto o escuchado no puede relacionarse eficazmente, fracasará en la comunicación de sus conocimientos.

Si estamos formando ciudadanos pequeñitos que son deficitarios en estas habilidades ¿qué les puede esperar a ellos y por ende a quienes con ellos se relacionen? Principalmente dificultades y fracasos. Es necesario que nuestros gobernantes decidan formar bien a los futuros profesores y maestros y reciclar a los que no saben trabajar con los alumnos de una forma pedagógicamente correcta en esas dos habilidades esenciales. Enseñar a los alumnos a comprender, supone no que repitan mecánicamente y a trocitos lo que han leido o estudiado sino que sean capaces de entender el conjunto, qué es lo esencial de un texto y lo accesorio y enseñarles a que sean capaces de expresar con sus propias palabras bien el contenido.

Si el informe PISA nos da un nivel muy bajo es que no se les entrena en estos repertorios de manera aceptable. Por lo tanto ¿a qué debe esperarse para introducir correcciones en los planes docentes y de estuidos que es tanto como decir la forma de transmitir los saberes, en los libros también? Desde la LOGSE ya se vienen perdiendo energías y tiempo y de esto ya llevamos veinte años en España. No veo que se hayan hecho o se estén proyectando reformas eficaces para que en el próximo informe salgamos bien parados o, estemos al buen nivel que en otros campos tenemos en España.

Quien llega a joven sin haber aprendido bien estas dos competencias no podrá superar bien ese desfase pues entonces ya estará ocupado en otros menesteres. Para eso está el tiempo de colegio.

Ver Post >
RECORD DE SUICIDIOS

Dicen los psiquiatras del Congreso Nacional de Psiquiatría, que se ha celebrado recientemente, que los suicidios superan, que ya es decir, a las víctimas de los accidentes de tráfico. Panorama desolador, no me digan ustedes. Algo grave está pasando para que tantos ciudadanos decidan apearse de la vida siendo esta lo más valioso que tenemos. Con echarle la culpa a la enfermedad mental no hacemos nada. Y con echarle la culpa a la indefensión y a la impotencia, a la depresión, el alcohol, las drogas o el estrés no resolvemos el problema. ¿Qué está detrás de la indefensión, la depresión, las drogas y el estrés?

No parece arriesgado pensar y sospechar que, dejando aparte algunos suicidios producidos por graves trastornos mentales, sean la competitividad, el desarraigo, el desamor, el egoísmo a ultranza, el aislamiento, la insolidaridad, la presión de las deudas, como en esta época de crisis, la desesperación por la escasez de medios, la insensibilidad a los problemas humanos de la gente, el desamparo en algunas unidades familiares y algunas decisiones empresariales o políticas las que estén detrás de este desaguisado. Claro que están detrás, en la retaguardia, aunque inmediatamente sea la depresión la que cause esas muertes.

No quiere decir que todo el que se deprime es que está enfermo mentalmente sino que está más bien cansado, agotado, desilusionado ante la pérdida de valores humanos y la insensibilidad que nos caracteriza a la vez que se ve impotente e indefenso ante el panorama social tipo bélico de sálvese quien pueda. Claro que hacen falta programas preventivos pero no son sólo los sanitarios los que tienen que implementarlos. Toda la sociedad y todos sus agentes de una u otra forma pueden y podemos contribuir a hacer de este mundo un lugar apetecible y de esta vida un periodo apasionante e ilusionante.

Los antidepresivos pueden paliar en parte la depresión pero no se le puede pedir peras al olmo. A cada uno de nosotros se nos puede pedir y exigir que aportemos nuestro gramo de esperanza e ilusión que es el mejor antídoto contra la depresión que conduce al suicidio. No hay mejor antidepresivo que sentirse asistido socialmente, querido, apoyado económicamente y sentirse importante para alguien. Es fácil culpar a la depresión pero es mejor investigar quien está detrás de esa señora y poner los remedios.

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Silveira
Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

Últimos Comentarios

Carmen Maria Otero 24-02-2016 | 19:14 en:
RECIÉN SEPARADA
leandro1995_885 27-01-2016 | 23:34 en:
ESTUDIAR EN EXCESO

Etiquetas

Otros Blogs de Autor