El Comercio
img
Etiqueta: consecuencias
LA PIEDRA Y EL ESTANQUE
img
Miguel Silveira | 17-06-2016 | 09:29 |0

 

Toda piedra arrojada a un estanque produce ondas concéntricas que se van alejando hasta la orilla y lo mismo sucede cuando decimos algo o con cualquier acción, solo que esta vez no en el agua sino en el líquido del estado emocional de las personas a quienes alcanza.

Tener en cuenta las consecuencias de nuestros actos, aprender a valorarlas, debería ser un método en el que nos entrenasen debidamente desde pequeños en la familia y en la escuela porque ello aumentaría nuestra sensibilidad para evitar el daño ajeno, innecesario,  y aumentaría el autocontrol y con ello evitaríamos de rebote daños para nosotros en la salud, la economía personal y en  nuestras relaciones personales.

Pararse a reflexionar en determinados actos sobre las consecuencias que pueden derivarse amortiguaría nuestra impulsividad y nos haría más moderados, más sensatos, más prudentes, más precavidos y se reducirían nuestros lamentos, de haber hecho algo mal por precipitación.

No es necesario, además de imposible, aplicarlo a la mayor parte de nuestros actos pero, si estamos aceptablemente entrenados en la reflexión, es más probable que lo podamos aplicar a aquellos comportamientos

Ver Post
ENTRE DOS FUERZAS OPUESTAS
img
Miguel Silveira | 04-05-2015 | 10:21 |0

Dos fuerzas de distinto signo tratan de llevarnos en su dirección  y, dependiendo de la fuerza de una y otra, el resultado será muy diferente. Me refiero a la que tiene su base en el  sistema hipotalámico-hipofisario que nos empuja en el sentido de ceder a las tentaciones, que todos conocemos, es decir a encontrar la satisfacción y la recompensa inmediata, a dejarnos llevar de la apetencia o inapetencia en nuestros comportamientos, a sucumbir a los impulsos de conseguir lo que nos pide el cuerpo. Esta fuerza es más bien primitiva, propia del viejo cerebro de reptil que todos llevamos dentro. La segunda, asentada en el lóbulo prefrontal, es la que se encarga de evaluar los pros y contras al satisfacer nuestros deseos y apetencias, es la que se encarga de valorar las consecuencias de nuestros actos y gestionar debidamente los impulsos. Es una fuerza en la que la previsión de los planes y los efectos que se derivan de aplicarlos y la anticipación de resultados cuenta, después de considerar racionalmente lo que debemos o no hacer en función de nuestros objetivos, principios y valores. Dependiendo del dominio de una y otra las consecuencias a corto, medio y largo plazo

Ver Post
IMPULSIVOS
img
Miguel Silveira | 18-09-2014 | 14:20 |0

Es un secreto a voces que los seres humanos somos un saco repleto de impulsos y por lo tanto cabe esperar que muchos de ellos consigan su objetivo. No pasa nada porque no todos los impulsos son dañinos para la vida propia  o la ajena. Lo negativo reside en dejarnos llevar con frecuencia elevada de ellos, quedando el raciocinio y el pensamiento lógico diezmado o marginado. En esos casos, en momentos importantes algunas decisiones que tomamos pueden ser producidas por una excesiva impulsividad y podemos encontrarnos con que resulten  erróneas y conducirnos a situaciones complicadas en cuanto a las consecuencias que se siguen.

Al punto nos damos cuenta de ello y nos arrepentimos, cuando ya es tarde y no puede revertirse el proceso seguido.  Las áreas más delicadas, que por tano requieren más prudencia, son las referidas a la salud,  la economía y  las relaciones personales  y emocionales. La vida es como andar sobre un terreno resbaladizo y por ello conviene calcular bien los pasos para evitar caidas.

En un entrenamiento adecuado cabría hacerse de vez en cuando esta pregunta: ¿esto que voy a hacer o me propongo puede tener efectos secundarios negativos? ¿Cuales

Ver Post
PREVER, PREVENIR, ADELANTARSE
img
Miguel Silveira | 28-07-2013 | 20:44 |0

 

Fue en Inglaterra donde oí por primera vez este refrán que me quedó grabado: No merece la pena llorar sobre la leche derramada. Fantástico refrán que refleja cómo la falta de previsión lleva a muchas personas a llorar y lamentarse cuando algo no tiene ya remedio y lo habría tenido de haber puesto las bases y el cuidado necesario antes de dar el paso de una decisión equivocada que podría traer consecuencias indeseables. Cuando algo no tiene ya remedio puede uno pedir perdón, sentir el peso de la culpa o flagelarse pensando qué precipitado o inconsciente ha sido. Son naturales esos sentimientos pues la desazón del fallo cometido necesita psicológicamente una reacción emocional acorde con la desesperación de lo inevitable ya. Por eso, aunque el ser humano no es dado a prevenir y adelantarse porque cuesta algún esfuerzo o porque pensamos que quizás no vaya a ocurrir nada, la mejor estrategia es la de adelantarse en temas delicados y analizar los posibles efectos que tienen nuestros actos, para no tener que exponernos al dolor de la culpa o la impotencia. Como quiera que la naturaleza es neutra y no perdona sino que aplica las consecuencias independientemente

Ver Post
PREVER PARA NO LLORAR
img
Miguel Silveira | 26-02-2013 | 12:46 |0

 

Fue en Inglaterra donde oí por primera vez este refrán que me quedó grabado: “No merece la pena llorar sobre la leche derramada”. Fantástico refrán que refleja cómo la falta de previsión lleva a algunas personas a llorar y lamentarse cuando algo no tiene ya remedio y lo habría tenido de haber puesto el cuidado necesario antes de decidir precipitadamente. Cuando algo no tiene ya remedio puede uno pedir perdón, sentir el peso de la culpa o flagelarse, pensando qué tonto ha sido o qué precipitado o inconsciente. Son naturales esos sentimientos pues la desazón del fallo cometido necesita psicológicamente una reacción emocional acorde con la desesperación de lo inevitable ya. Por eso, aunque el ser humano no es dado a prevenir y adelantarse porque cuesta trabajo, esfuerzo o sacrificio o porque pensamos que quizás no vaya a ocurrir nada, la mejor estrategia es la de adelantarse en temas delicados y analizar las posibles consecuencias que tienen nuestros actos, para no tener que exponernos al dolor de la culpa o la impotencia. Como quiera que la naturaleza es neutra y no perdona sino que aplica las consecuencias independientemente del sexo, de la edad o la

Ver Post
CÓMO ENTRENAR EL SENTIDO COMÚN
img
Miguel Silveira | 15-01-2012 | 18:53 |0

Todo el mundo habla del sentido común con gran frecuencia e invoca su carácter práctico. Y cierto que lo es para cualquier situación de nuestra vida. Tú mismo lo habrás citado varias veces o habrás oído citarlo, pero no estoy tan seguro de que todo el mundo sepa a ciencia cierta qué es y cómo se entrena esta sencilla habilidad. Creo que casi todo el mundo lo posee pero muchas veces está tan  oxidado, o moribundo que es como si no se poseyese. Si se tiene pero no se activa, no se usa con frecuencia  ni se entrena es como si se careciese de él a todos los efectos. El sentido común tiene mucho que ver con la lógica de las cosas, de los comportamientos, de los acontecimientos. Se entrena o activa cada  vez que uno mismo se para a   preguntarse si lo que va a hacer parece procedente, razonable o lógico o más bien está contraindicado, es injusto, saludable o incluso es absurdo.  Es decir, se entrena cada vez que uno reflexiona sobre las consecuencias que pueden derivarse de los actos propios y ajenos.  Si   en lugar de lanzarte de manera impulsiva a realizar acciones que pueden implicar cierto riesgo o peligro para ti, tu salud, tu trabajo, tus

Ver Post
"YA NO TE QUIERO"
img
Miguel Silveira | 19-03-2011 | 21:01 |0

Se sentó en el salón después de comer y ante la pregunta de su esposa de qué le sucedía que últimamente lo veía desganado y como ausente, él le dijo que desde hacía un tiempo ya no sentía por ella casi nada, que su deseo y amor se habían ido apagando. Entonces acordaron separarse de mutuo acuerdo, pero él no daba el paso y así pasaron meses hasta que la mujer deprimida le preguntó cual era su intención y a qué estaba esperando. ¿Respuesta? El silencio. Parece que su problema era dejar el piso en que vivían ellos y la hija y por eso su resistencia a abandonarlo y dejar que ella siguiese de inquilina.

Este tipo de reacciones y actitudes ocurre con frecuencia. Uno de los dos dice que ya no siente por el otro lo que venía sintiendo, pero no se separa porque la separación supone dejar la casa, dejar esa pensión con el riesgo de que el otro la disfrute y tener que buscarse la vida y ver cómo aumentan sus gastos. Ante esta situación ¿qué procede hacer?

Aunque no todos los casos son iguales ni fácilmente solubles lo suyo es obligar, aunque sea moralmente, a la parte decepcionada a que abandone y marche si ya no está conforme con continuar la

Ver Post
Sobre el autor Miguel Silveira
Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

Últimos Comentarios

Carmen Maria Otero 24-02-2016 | 19:14 en:
RECIÉN SEPARADA
leandro1995_885 27-01-2016 | 23:34 en:
ESTUDIAR EN EXCESO

Otros Blogs de Autor