Blogs

Juan Neira

LARGO DE CAFE

EN ASTURIAS TODO SIGUE IGUAL

La noche del pasado 28 de abril las empresas dedicadas a realizar encuestas electorales recuperaron el crédito perdido. Sus sondeos han dejado de ser materia de sarcasmo para tener valor de profecía.

Por ello voy a tomar el último trabajo del Centro Superior de Investigaciones Sociológicas (CIS) como referencia o anticipo de lo que va a pasar el próximo día 26 en las urnas. Para concretar el análisis me centraré en lo que dice el CIS sobre el reparto de escaños en la Junta General del Principado.

Lo primero que revelan los datos es el inmovilismo de la escena parlamentaria asturiana. Las variaciones con respecto a los resultados de los anteriores comicios (mayo de 2015) son mínimas. Todas las fuerzas se mueven en el entorno de dos escaños arriba o abajo, con la excepción del PSOE que puede llegar a ganar cuatro diputados.

No ocurrió lo mismo con las elecciones generales: cuatro años atrás las ganó el PP y el pasado 28 de abril sólo obtuvo un escaño.

Hay dos rasgos que definen el ‘statu quo’ político asturiano, el liderazgo del PSOE y la mayoría parlamentaria de izquierdas. Son dos referencias fijas desde las primeras elecciones autonómicas; la única excepción ocurrió en los comicios de 2011: Foro ganó aquellas elecciones y la derecha tuvo una holgada mayoría absoluta. En 1995 triunfó Sergio Marqués, pero de las urnas salió una mayoría de izquierdas que no se reflejó en el gobierno porque la IU de Julio Anguita se abstuvo de apoyar al PSOE.

Cabe preguntarse por las razones que impiden una mayoría de cambio cuando la gestión socialista en el Principado, durante los últimos siete años, está ayuna de éxitos.

Derechas

En la encuesta el PP oscila entre repetir la cifra de los once diputados o perder uno. Será la cuarta vez consecutiva que el principal partido de la oposición está en ese entorno. Da igual que encabece la candidatura Isabel Pérez Espinosa, Mercedes Fernández o Teresa Mallada.

El batacazo de 2011 podía disculparse por el triunfal retorno de Cascos. Sin embargo, en 2015, Foro perdió nueve escaños (el 75% de su cuota parlamentaria) y el PP solo captó uno. Los optimistas dicen que el PP ha demostrado que tiene un suelo alto (diez diputados) y los realistas afirman que tiene un techo muy bajo (once escaños).

Puestos a no cambiar, el PP mantuvo el mismo perfil de liderazgo, con personas que llevan la cabeza alta, pero carecen de empatía social. Destacan más por sus rivalidades que por sus alianzas; son muy capaces para liderar un bando pero poco dadas a integrar a toda la militancia. Ciudadanos pasa de tres diputados a cuatro o cinco, en el sondeo. Un avance muy modesto comparado con el que pronostica la encuesta en otras regiones. El ‘sorpasso’ en la derecha tendrá que esperar para otra ocasión.

Ciudadanos ha tenido un comportamiento tan discreto durante el pasado mandato que bien pudiera llamarse el grupo invisible. Aparte de ofrecerse como comodín para cualquier pacto no se le conoce ninguna otra hazaña.

El nuevo liderazgo del ex rector de la Universidad de Oviedo todavía no se ha traducido en propuestas políticas. Juan Vázquez afirma, por doquier, que no le gustan los extremismos. El resto de lo que dice ya se lo habíamos oído y leído en su etapa de profesor de Economía Aplicada. Todavía no habló de política aplicada.

El CIS otorga a Foro entre cero y un escaño. Entre 2015 y 2019 se dilapida todo su capital político. Está a punto de convertirse en una estrella fugaz del firmamento político regional. Resulta inexplicable que haya desestimado ampliar el pacto con el PP a la lista autonómica. Si el CIS acierta, pasará a ser una fuerza exclusivamente gijonesa.

Vox sacará un diputado. Hace un mes las expectativas eran muy superiores. Una cura de humildad a tiempo puede ser un favor.

PSOE

Cogiendo los mejores registros, las cuatro derechas suman los mismos escaños que el PSOE. ¿Por qué los socialistas avanzan y la derecha se estanca o retrocede?

La Federación Socialista Asturiana (FSA) se ha renovado en línea con Pedro Sánchez. La operación relevo supone un rejuvenecimiento de más de treinta años al frente del partido y de un hipotético gobierno socialista. Desde que Adrián Barbón lidera la FSA no ha habido ningún conflicto. La falta de sintonía del presidente del Principado con la FSA ha quedado reducida a una impronta personal.

El candidato a presidente ha viajado frecuentemente a Madrid y se ha reunido con ministros y secretarios de Estado. Cualquier periodista que lo haya entrevistado habrá podido comprobar que conoce mucho mejor la problemática de las comunidades autónomas que cuando era alcalde de Laviana.

Con todos los errores y dislates, el socialismo asturiano es una opción predecible, cosa que no pueden decir los que acumulan amateurismo, inexperiencia y bandazos. Quizás por ello es la única fuerza claramente al alza en la encuesta.

Podemos e IU

En el sondeo, Podemos e IU se mueven entre la estabilidad y la pérdida de uno o dos escaños. Un resultado más que aceptable para ambos, si pensamos los graves problemas que han sufrido. Podemos viene de recibir un varapalo en las elecciones generales e IU soportó el acoso de la dirección federal y la fuga de Llamazares. En la peor de las hipótesis, PSOE, Podemos e IU suman tres escaños por encima del umbral de la mayoría absoluta.

Temas

por JUAN NEIRA

Sobre el autor


mayo 2019
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031