Blogs

Juan Neira

LARGO DE CAFE

LA RENUNCIA DE MORIYÓN

Carmen Moriyón ha renunciado al escaño obtenido en las elecciones autonómicas. El mal resultado sacado por Foro ha sido la razón para no estrenarse en el Parlamento. Los dos escaños alcanzados coinciden con las encuestas más optimistas, pero la decadencia parlamentaria de Foro es inexorable al pasar en dos elecciones de doce diputados a dos. En los manuales está que los reveses electorales se sustancian con dimisiones, pero entre nosotros esa práctica no se estila. Siempre los candidatos derrotados se acogen a una visión vagamente esperanzadora para fichar por la Administración para los próximos cuatro años. Hay algunas excepciones, como Joaquín Almunia, que dejó de liderar el PSOE ante la mayoría absoluta de Aznar, año 2000. Lo habitual es pegarse como lapas al escaño y ganar tiempo. Hay líderes asturianos que hicieron toda una trayectoria política de más de treinta años sumando derrotas en las urnas. Como tiendo a seguir explicaciones materialistas diré que la diferencia entre Carmen Moriyón y todos ellos, es que la doctora Moriyón tiene una plaza de cirujana esperándole en el hospital de Cabueñes, mientras que el resto carece de oficio retribuido. Llegó ligera de equipaje al Ayuntamiento y marcha con la misma liviandad que entró. A veces en Gijón pasan cosas como si fuese Estocolmo o Copenhague.

Tiempo habrá para hacer un balance de sus ocho años como alcaldesa, pero con datos en la mano, porque sin datos todo se reduce a la mala memoria y al imperio de las sensaciones (ciudad triste, ciudad alegre). Ajena como era a los usos de la política, su forma de conectar con los gijoneses fue el trato directo y personal, aprendido de la relación profesional con las pacientes de cáncer de mama. No es una mala escuela de aprendizaje. Si no fuera por eso resultaría inexplicable que en mayo de 2015 derrotara a la candidatura municipal del PSOE, liderada por José María Pérez, un buen candidato, conocido por todos. Máxime cuando ese día en la urna autonómica, Foro bajaba de doce diputados a tres.

El domingo pasado, Foro ha quedado al borde del abismo. Su argumento fundacional, la lucha contra el bipartidismo, perdió vigencia. Redoblar la apuesta regionalista parece la única vía diferencial, pero la experiencia enseña que en Asturias ese recurso da para un solo diputado. Tienen tiempo para pensar. Al menos ya saben lo que no vale: abonarse a los temas de la agenda convencional que fue lo que hicieron en esta campaña. Para eso ya está el resto de partidos.

Temas

por JUAN NEIRA

Sobre el autor