Blogs

Jose Manuel Balbuena

RETORCIDA REALIDAD

Pues sí, era una burbuja.

Mucho se ha hablado del mercado inmobiliario durante estos años. Es más, fue el centro de todas las miradas por su evolución meteórica en relativamente poco tiempo. Acostumbrados a hablar de los pisos como objeto principalmente de compra para residencia, se pasó directamente a buscarlos como una inversión fácil y rápida. Esto es, a ver el mercado como quien invierte en bolsa comprando un valor y espera luego obtener plusvalías en su venta dentro de un entorno al alza. El incremento de precios desaforado, las promociones que se vendían de forma veloz, el crear auténticas ciudades donde antes sólo existía un secarral tenía como objetivo en múltiples casos conseguir un beneficio cómodo favorecido por las circunstancias. Cuando los expertos comenzaron a ver todo este proceso, alertaron del mismo. Se había construido en España tanto como en los tres principales países europeos, a la sazón, Alemania, Francia e Italia. El mercado tenía unos síntomas graves de calentamiento, pero era imposible pararlo. Nada se podía hacer ya. Y así, empezó a hablarse de una burbuja inmobiliaria que estallaría más tarde o más temprano al igual que la bolsa, cíclicamente, cae cuando los inversores pierden la confianza. Pues bien, ya no cabe duda: eso ha pasado.

La noticia económica de hoy es que, las grandes inmobiliarias, las que cotizan en bolsa, han caído en ventas un 73% con respecto al año pasado. O sea, todo un derrumbe. Quienes auguraban un aterrizaje suave de la construcción, pueden ir asumiendo que existía una burbuja y la misma ha estallado con todas sus consecuencias. Ahora, la pregunta es, ¿debe ayudar el Gobierno al sector o dejar que imperen las leyes del mercado?

Temas

Por JOSE MANUEL BALBUENA

Sobre el autor

Economista y empresario. Colaborador de EL COMERCIO desde hace ya muchos años. Vamos, un currante en toda regla


mayo 2008
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031