Blogs

Jose Manuel Balbuena

RETORCIDA REALIDAD

Jarro de agua fría.

solaron-gijon-u402351122j6f-624x385el-comercio-elcomercioCada día que pasa esto se parece más a la película de Luis García Berlanga. Estamos esperando la visita del ministro de Fomento, igual que los habitantes de Villar del Río lo hacían en los años cincuenta con los americanos. Sólo falta, digo, vestirnos de faralaes y gritar «Bienvenido, Mister Ábalos». José Luis Ábalos dijo que vendría por Asturias a la mayor brevedad para llegar a «buenos acuerdos». Pues bien, estamos a finales de octubre y no tenemos ni la más mínima notica de que eso se produzca. Tampoco es que importe mucho su presencia o no en nuestro paraíso natural, la verdad, pero entendemos que va a traer consigo algún tipo de desbloqueo a la situación que vivimos. Aparte de dejar claro cómo van a ir montadas las vías y los plazos en la Variante de Pajares -discusión bizantina como pocas- lo que más nos importa es el plan de vías. Inversión importante para Gijón (814 millones de euros) completamente parada, maltratada y hasta casi pisoteada por Fomento.

Recordemos que el nudo gordiano de todo este asunto se encuentra en firmar el convenio que quedó pendiente. Lo demás, estaba hecho. Es decir, se había llegado a un acuerdo total dentro de la sociedad Gijón al Norte sobre dónde tenía que ir ubicada la estación intermodal, el dinero que cada uno debía poner y un calendario para la obra. Ojo, redactado ce por be por los técnicos del ministerio. Sin embargo, el cambio de gobierno le ha sentado fatal al proyecto. Prácticamente, hemos pasado de la euforia de, por fin, después de 16 años vagando por el desierto, tenemos algo en firme; a ver cómo el plan volvía de nuevo al cajón. Todo ello, con rectificaciones, dimes y diretes constantes desde Madrid.

El caso es que, como digo, octubre se acaba y ahora nos dicen que el plan está «inmaduro». Incomprensiblemente el ministerio quiere ligarlo a un estudio sobre la supresión de la barrera ferroviaria que va a durar cerca de dos años. Nos cuentan que sus números, los que ellos mismo hicieron, insisto, no valen. Es más, Ábalos llegó a decir en el Senado que están «hechos a ojo», cuando se pasaron meses y meses por los despachos dándoles vueltas. Lo que en mayo era riguroso y preciso, ahora, por lo visto, no vale una mierda. En otros lugares han firmado el convenio y ni siquiera han hecho estudio alguno. Torrelavega, sin ir más lejos. A nuestro soterramiento lo quieren enredar en una maraña burocrática para justificar que no se va a hacer. De hecho, ni la amenaza de movilizaciones -tanto de colectivos vecinales, como desde el propio Ayuntamiento- parecen haber hecho mucha mella. La fecha tope para la firma estaba puesta para el próximo miércoles y nos acaban de arrojar un auténtico jarro de agua fría. No sé ustedes, pero yo, personalmente, ya tengo ganas de salir a la calle.

@balbuenajm

Por JOSE MANUEL BALBUENA

Sobre el autor

Economista y empresario. Colaborador de EL COMERCIO desde hace ya muchos años. Vamos, un currante en toda regla


octubre 2018
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031