Blogs

Jose Manuel Balbuena

RETORCIDA REALIDAD

La luz y el túnel.

42249268-624x362-kwmh-u70641824611pvb-624x385el-comercioÉrase una vez un túnel. Bueno, en realidad, algo más que eso. Un sistema de transporte subterráneo que iba a conectar Gijón de punta a punta. Desde la reluciente estación intermodal, en aquel tiempo diseñada a la altura de Moreda, hasta el Hospital de Cabueñes. Una especie de metro que pretendía ser incluso una revolución sin igual: también los trenes convencionales podían transitar por su interior. Así nació, como un hijo no deseado, el famoso metrotrén de Gijón. Primera pieza del eterno levantamiento ferroviario que en absoluto estaba coordinado con el resto del plan de vías. De hecho, sus 3,9 kilómetros están terminados desde enero de 2007 y sin ningún tipo de uso. Esto es, llevamos esperando -y lo que nos queda- la friolera de doce años para que se ponga en marcha. Lo cual, comparado con los diecisiete del propio soterramiento, casi hasta nos parece poco.

42913070-624x468El caso es que el agujero se llenó de agua por el abandono total al que estuvo sometido. Un día vimos las fotos y el túnel se había convertido en canal. Río de las profundidades que actualmente se está secando, puesto que, desde octubre del año pasado, siguen bombeando agua de su interior. Por si fuera poco, el coste de la obra es para pensárselo. En algo que no ha servido para nada se llevan gastados 140 millones de euros. Sí, porque además se va a pagar una multa de 2,11 millones por incumplimiento de contrato con la empresa que realizó la perforación. Ahora bien, lo curioso es que se está poniendo en marcha la segunda parte de esta obra, con los mismos errores que se cometieron en su día. O sea, que va a su bola sin considerar el resto del proyecto. En el pasado mes de febrero se adjudicó el estudio de su prolongación hasta el Hospital de Cabueñes. Ampliación lógica y deseada que, primero, se descartó, y en la actualidad se retoma. El problema, digo, está en que el resto de la operación no la tenemos clara. El convenio del plan de vías se iba a firmar antes de 5 de marzo, sin embargo, la nueva fecha se acerca más al 28 de abril. Justo al borde de las elecciones generales.

42675564-624x415-kxdd-u70788869482ufc-624x385el-comercioY así seguimos, oigan, aplazando lo que resulta evidente: sin un convenio firmado por las tres administraciones implicadas todo el plan de vías está en el aire. Vale, entonces, ¿de qué sirve esta prolongación sin la construcción de una estación intermodal? ¿Acaso vamos a tener otros 2,7 kilómetros de boquete para que se inunde de nuevo? El día que se haga cuentas de lo que va a costar este metrotrén, alguno se va a echar las manos a la cabeza. Si finalmente se lleva a cabo tal y como está concebido, hablamos de aproximadamente 453 millones de euros. Bastante más que el Hospital Universitario Central (HUCA). La diferencia es que el HUCA está en servicio desde el 2014 y aquí no vemos la luz al final del túnel. Nunca mejor dicho.

@balbuenajm

Por JOSE MANUEL BALBUENA

Sobre el autor

Economista y empresario. Colaborador de EL COMERCIO desde hace ya muchos años. Vamos, un currante en toda regla


marzo 2019
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031