El Comercio
img
Autor: damasoe_531
Dolor neuropático dificil diagnóstico, complicado tratamiento
img
Dámaso Escribano | 20-10-2017 | 2:12| 0

El dolor neuropático afecta a nivel mundial al 8% de la población, especialmente a las personas de entre 45 y 65 años, y representa el 25% de los motivos de consulta en los servicios de AP. Este dolor está causado por una lesión o disfunción del sistema nervioso central o periférico y se caracteriza por ser continuo, quemante y punzante.

 “El dolor neuropático es diferente al resto de dolores, porque tiene un efecto devastador en el paciente, deteriorando su personalidad y afectando seriamente a su vida familiar, social y laboral”, ha argumentado el coordinador del Grupo de Trabajo del Dolor de Semergen, Pedro Ibor.

A pesar de su prevdolor-neuropaticoalencia y de que el 85% de los pacientes ven seriamente deteriorada su calidad de vida, el dolor neuropático no suele ser fácil de diagnosticar, lo que explica que el 60% de los pacientes tarde hasta dos o más años en tener un diagnóstico preciso.

“A veces es invisible porque se produce por una alteración de las fibras que transmiten el dolor y, además, porque a los profesionales no nos han enseñado a tratarlo ni a detectarlo”, comenta la representante del Grupo de Trabajo del Dolor Neuropático de la SED, Concha Pérez.

Con el fin de mejorar la formación entre los profesionales sanitarios y, por ende, la derivación a las unidades del dolor, se ha creado este protocolo que, en palabras del presidente de Semergen, José Luis Llisterri, pretende satisfacer las demandas de los médicos de Atención Primaria sobre el abordaje de este tipo de dolor.

Para ello, el documento establece los criterios de derivación según las diez patologías más habituales: neuropatía diabética dolorosa, neuralgia del trigemio, neuralgia postherpética (tras un herpes zóster), radiculopatía lumbar y cervical, neuropatías por atrapamiento, cicatrices dolorosas, dolor neuropático en las úlceras de extremidades inferiores, síndrome de dolor regional complejo tipo I y tipo II y dolor central (dolor post accidente cerebrovascular y dolor en enfermedad de Parkinson).

En cada una de estas enfermedades se recoge un resumen de la clínica, el diagnóstico y el tratamiento, a la vez que se propone una serie de criterios específicos y generales para la derivación del paciente a las unidades del dolor.

“Es un documento hecho por médicos de Atención Primaria y especialistas del dolor para informar sobre cómo se debe derivar a estos pacientes y, en el caso en el que no sea necesario, cómo hay que tratarlos”, concluye Ibor. El protocolo va a ser difundido en todos los ambulatorios de España.

Ver Post >
La incidencia del cáncer hepático ha crecido un 75% en 25 años
img
Dámaso Escribano | 15-10-2017 | 11:43| 0

Un estudio liderado por la Universidad de Washington en Seattle (Estados Unidos) ha constatado cómo el cáncer de hígado ha incrementado su incidencia global un 75% en los últimos 25 años. Sin embargo, los autores concluyen que la mayoría de casos podría prevenirse puesto que gran parte está provocado por losl virus de las hepatitis B y C o por el consumo de alcohol.

Así se desprende de las conclusiones de un análisis publicado en la revista JAMA Oncology sobre la evolución de este tumor entre 1990 y 2015, año en el que se registraron un total de 854.000 nuevos casos y 810.000 muertes en todo el mundo.

 cancer-hepatico

Los autores atribuyen este incremento de casos principalmente al crecimiento de la población y al hecho de que cada vez ésta sea más envejecida. No obstante, señalan los autores, “pese a que sigue siendo una importante carga de salud pública, las principales causas son altamente prevenibles o tratables”.

De hecho, en 2015 el virus de la hepatitis B fue el principal responsable de las muertes por estos tumores, con 265.000 fallecimientos, una de cada tres (33%), seguido del consumo de alcohol, con 245.000 muertes (30%) y la hepatitis C, con 167.000 (21%).

Además, el análisis temporal muestra cómo entre 1990 y 2015 los casos provocados por la hepatitis B habrían caído un 35% en ese periodo si se hubiera mantenido la misma población, cuando en realidad han crecido un 42%.

Por lo que respecta a los causados por hepatitis C o consumo de alcohol, los cambios demográficos han logrado que la incidencia en estos casos crezca un 114 y 109% respectivamente.

“La mayoría de los casos de cáncer de hígado se pueden prevenir a través de la vacunación, el tratamiento antiviral, las transfusiones de sangre e inyecciones seguras, e intervenciones para reducir el consumo excesivo de alcohol”, señalan los autores.

Ver Post >
Hipertensión arterial y demencia en mujeres
img
Dámaso Escribano | 15-10-2017 | 11:34| 0

La asociación entre la hipertensión a los 50 años  y el riesgo de demencia está bien establecida, pero ahora los hallazgos de un nuevo estudio destacan un mayor riesgo de demencia entre las mujeres con hipertensión a los40 años, e incluso, aunque en menor medida, a los30 años.
hta
Para el estudio, los científicos examinaron los datos de 5.646 miembros de un sistema diverso de prestación de servicios de salud integrada, para quienes los datos del examen clínico y la encuesta de salud estuvieron disponibles entre 1964 y 1973 (edad media 32.7 años, edad adulta temprana) y 1978-1985 (edad media 44.3 años ; mediados de la adultez).

Los investigadores encontraron que la hipertensión en la mitad de la edad adulta se asoció con un aumento del 65 por ciento del riesgo de demencia entre las mujeres. Las mujeres hipertensas a los 30 años tenían un riesgo mayor de 31% de demencia, aunque no significativamente más altas que sus controles con la presión arterial normal. No hubo pruebas de que la hipertensión o los cambios en la hipertensión aumentasen el riesgo de demencia en los hombres. Los resultados fueron los mismos cuando los resultados se ajustaron por otros factores que podrían influir en el riesgo de demencia, como el tabaquismo, la diabetes y el índice de masa corporal.

Al escribir en Neurology, los autores dijeron que se necesitan más investigaciones para “desentrañar posibles vías sexuales específicas a través de las cuales la presión arterial elevada durante el curso de la vida acelera el envejecimiento cerebral”.

Ver Post >
Cáncer de mama: la tasa de linfoedema a los 10 años supera el 40 %
img
Dámaso Escribano | 15-10-2017 | 11:04| 0

  • La incidencia acumulada de linfoedema después de la linfadenectomía axilar (LA) se eleva del 13,5 % a los 2 años hasta el 41,1 % 10 años después de la intervención.

Por qué es importante

  • Dada lmamografiasa elevada incidencia de linfoedema y su aumento en el tiempo, debería realizarse una vigilancia diligente de todas las mujeres que se someten a LA, y deben realizarse las acciones necesarias para evitar su inicio.

Diseño del estudio

  • Se trataba de un estudio prospectivo de cohortes de 964 mujeres brasileñas que se sometieron a LA como tratamiento quirúrgico del cáncer de mama.
  • El linfoedema se analizó mediante volumetría indirecta, calculada a partir de las medidas perimetrales, y se diagnosticó si se hallaba una diferencia de 200 ml entre los brazos.
  • Financiación: Fundación Oswaldo Cruz.
 Resultados clave
  • La incidencia acumulada del linfoedema fue del 13,5 % en el seguimiento a los 2 años, del 30,2 % a los 5 años y del 41,1 % a los 10 años.
  • Los factores de riesgo de linfoedema fueron: haberse sometido a radioterapia (HR: 2,19; IC del 95 %: 1,63-2,94), la obesidad (HR: 1,52; IC del 95 %: 1,20-1,92), presentar formación de seroma después de la cirugía (HR: 1,46; IC del 95 % 1,14-1,87), someterse a infusión de quimioterapia en la extremidad afectada (HR: 1,45; IC del 95 %: 1,12-1,87) o la estadificación avanzada de la enfermedad (HR: 1,41; IC del 95 %: 1,11-1,80).

Limitación

  • Falta de información acerca de la raza y las comorbilidades.

Ver Post >
Las tasas de mortalidad por enfermedades respiratorias se han disparado
img
Dámaso Escribano | 09-10-2017 | 12:36| 0

La cantidad de estadounidenses que fallecieron de enfermedades respiratorias crónicas se ha disparado a lo largo de los últimos 35 años, motivado en parte por las muertes por EPOC, según un informe reciente.

Desde 1980 hasta 2014, más de 4.6 millones de estadounidenses fallecieron por una variedad de enfermedades respiratorias crónicas, reportaron los investigadores. Aunque el riesgo estaba en 41 muertes por cada 100,000 personas en 1980, aumentó a 53 por cada 100,000 en 2014, lo que representa un aumento del 31 por ciento en 35 años.

Y en el nuevo informe había más noticias deprimentes.

El 85 por ciento de las muertes (3.9 millones de personas) fueron a causa de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que aumentó en ese periodo y se convirtió en la tercera causa principal de muerte, por delante de los accenfermedades-respiratoriasidentes cerebrovasculares, en Estados Unidos.

Otras enfermedades respiratorias crónicas que experimentaron aumentos dramáticos fueron: las enfermedades por inhalación de partículas, como la neumoconiosis y la enfermedad pulmonar intersticial; el asma; y la sarcoidosis pulmonar (una enfermedad de inflamación y de un crecimiento anómalo de masas).

La investigadora principal, Laura Dwyer-Lindgren, no pudo explicar las razones de este aumento dramático, pero indicó que “tanto las tasas de mortalidad como los cambios en las tasas de mortalidad a lo largo del tiempo, difirieron considerablemente entre los condados para todos los tipos distintos de enfermedades respiratorias crónicas”.

Dwyer-Lindgren es investigadora en el Instituto de Medidas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington.

El equipo de estudio indicó que, hasta 2015, casi un 7 por ciento de todas las muertes en Estados Unidos se deben a una enfermedad respiratoria crónica.

Para rastrear las tendencias en los condados, los investigadores analizaron los registros de defunción y las cifras poblacionales que habían sido recogidas por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de EE. UU., la Oficina de Censos de EE. UU., y la Base de Datos de la Mortalidad Humana.

Descubrieron que los residentes en la zona central de los Apalaches eran los que tenían el riesgo más alto de EPOC y neumoconiosis. El riesgo de mortalidad por la enfermedad pulmonar intersticial fue más alto en el suroeste, el norte de las Grandes Llanuras, Nueva Inglaterra y el sur del Atlántico. El asma supone el mayor riesgo en Georgia, Carolina del Sur y en la mitad sur del río Mississippi. Y el riesgo de mortalidad por todas las demás enfermedades respiratorias fue más alto en el sur, en estados desde Mississippi hasta Carolina del Sur.

Pero no todo fueron malas noticias:

La tasa de mortalidad de las enfermedades respiratorias en realidad alcanzó un máximo de más de 55 de cada 100,000 en 2002, y luego se redujeron a casi 53 en 2014. Dwyer-Lindgren afirmó que eso pudo deberse a una caída relativamente reciente (y que continúa) de las tasas de tabaquismo.

“Fumar tabaco es un contribuyente importante de mortalidad por enfermedad respiratoria crónica”, dijo. “Pero con frecuencia hay un retraso sustancial entre el momento en que se empieza a fumar y los resultados negativos para la salud, de modo que el aumento y el pico de la prevalencia del tabaquismo que se produjo hace décadas se reflejaron en el aumento y el pico en la mortalidad por enfermedades respiratorias crónicas más recientemente”, explicó Dwyer-Lindgren.

“Los esfuerzos continuados para reducir el tabaquismo al prevenir que se empiece a fumar y al fomentar que se deje de hacerlo son importantes para seguir con esta tendencia”, añadió. “Esto es particularmente cierto en regiones en las que la prevalencia del tabaquismo sigue siendo alta”.

Dwyer-Lindgren y sus colaboradores reportaron sus hallazgos el 26 de septiembre en la revista Journal of the American Medical Association.

El Dr. David Mannino, coautor de un editorial publicado junto al informe en la revista, sugirió que la tendencia del riesgo actual “refleja una variedad de factores, incluyendo los patrones históricos y actuales de tabaquismo, la pobreza, los factores dietéticos, las exposiciones ocupacionales y otros posibles factores”.

Pero, añadió, “creo que la buena noticia es que, a lo largo de los últimos 30 años o algo así, hemos hecho grandes avances en la comprensión, la prevención y el tratamiento de las enfermedades respiratorias crónicas. Hemos conseguido algunos grandes éxitos. Pero todavía seguimos teniendo desafíos, y se tendrán que abordar a partir de ahora”.

Mannino es director del laboratorio de investigación de epidemiología pulmonar en el departamento de medicina preventiva y salud ambiental en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Kentucky.

Si precisas consultar problemas de salud relacionados con la Medicina Interna o el Aparato Respiratorio solicita Consulta Dr. D. Escribano en Gijón Tfos 985130506 y 610996887

Ver Post >