El Comercio
img
Fecha: julio, 2010
COMUNICAR BIEN
Miguel Silveira 25-07-2010 | 9:08 | 0

A la vista de cómo se explican nuestros niños y jóvenes cuando hablan con sus colegas y con los demás, cuando envían mensajes por el móvil o cuando escriben correos o en sus chats, es evidente que no se están entrenando para ser buenos comunicadores, siendo tan importante y esencial saber comunicarse en estos tiempos. Viendo cómo escriben cuando hacen sus exámenes y ejercicios, cuando quieren expresar lo que han leído o estudiado o lo que saben, está claro que no se les entrena satisfactoriamente en expresarse por escrito con precisión, estilo y elegancia (¡y sin faltas!).

Si no practican obligatoriamente esas habilidades mientras se están formando ¿qué se puede esperar? ¿Qué por arte de magia cuando ya sean mayores y tengan que acompañar una carta a su curriculum sean capaces de redactarla correctamente, con propiedad y con estilo? ¿Qué de la noche a la mañana sean capaces de elaborar un informe que tengan que hacer en el trabajo para pasarlo al jefe o a otro departamento sin haberlo ensayado? ¿Qué por el mismo milagro, cuando tengan que pasar una entrevista de trabajo se expresen verbalmente con claridad y persuasión?

La comunicación oral y escrita es un arte que se aprende a base de leer (y los nuestros ¡casi no leen!) y a base de escribir cientos de redacciones, a base de aplicarlo en sus mensajes, en sus expresiones orales y en sus conversaciones. Si cuando sean mayores en la sociedad les van a juzgar, evaluar, contratar, comprar, atender, solicitar y encargar diferentes tareas en gran parte debido a su capacidad para comunicarse con competencia ¿por qué no se trabajan hasta la saciedad estas habilidades en el sistema educativo cuando son estudiantes, que es cuando tienen tiempo suficiente para aprenderlas bien? Ese entrenamiento es una excelente forma de educación y de preparación para la vida, para obtener sus logros y objetivos, para no fracasar, dicho sea claramente o en román paladino.

No se entiende muy bien a qué se espera para firmar un pacto que dé relevancia inmediatamente a estas habilidades que afectan y sirven a absolutamente ¡todos los ciudadanos! sean pobres o sean ricos, sean del color, cultura o tendencia que fueren. Difícil de entender cuando estas aptitudes deben ser comunes a derecha e izquierda, al centro, arriba o abajo. No se entiende muy bien a qué estamos esperando siendo un tema esencial y de enorme importancia. No lo acierto a entender. O quizás sí.

Ver Post >
ENTRENAR LA ATENCIÓN
Miguel Silveira 19-07-2010 | 8:00 | 0

¿Es usted de los que al contemplar una escena cualquiera, un paisaje, una persona, o también una situación o un problema nota cómo su atención se dirige a un aspecto parcial, a una parte que parece que le imanta siendo incapaz de captar la visión de todo el conjunto y cometiendo errores por actuar su percepción de esa manera?

Si es usted de los que caen en esa tentación notará falta de objetividad en los juicios que emita porque sencillamente no tiene en cuenta la visión de conjunto o el contexto en que esa parte seleccionada debe quedar situada. Para saber si usted es de los que focalizan su atención demasiado sobre aspectos parciales le pongo algún ejemplo. Imagine que conduce por la autopista y su atención selecciona una señal o anuncio del panel prescindiendo de lo demás. En ese caso se puede equivocar al conducir por no haber sido capaz de detectar todo lo que se expone delante de sus ojos y después seleccionar la que más le interese.

Si cuando ve o trata a una persona tiende a seleccionar de forma resaltada algún aspecto de su comportamiento y con ese se queda predominantemente, haciendo caso omiso del resto de lo que está diciendo o haciendo, corre el riesgo de no ser objetivo e incluso ser injusto en el juicio que emita sobre el otro. Si cuando entra a un lugar no recorre con la vista en abanico todo el lugar para hacerse una idea de conjunto sino que selecciona una pequeña parte y como si de un imán se tratase a ella se dirige su atención, se expone a que, si le preguntan por lo que vio, se vea incapacitado de dar una visión global aunque no haya necesidad de recordarlo todo. Tendrá una percepción sesgada y unilateral.

La atención es un foco que ilumina o resalta aquello a lo que se dirige y tiende a dejar en penumbra lo demás para economizar esfuerzos pero siempre conviene, antes de que se fije en una parte, hacer un barrido para tener una percepción global y saber situarse, ser ecuánimes y tener una visión más completa de las cosas, pero también de los eventos, las situaciones y las personas. Una visión muy parcial conduce a la imprecisión, al error por confundir la parte con el todo, al empobrecimiento de nuestras actitudes, a la pérdida de memoria y, por extensión, al empobrecimiento de nuestras relaciones personales cuando no al surgimiento de conflictos. Conviene verlo todo y luego descender a los detalles para entrenar nuestra atención y captar la realidad más objetivamente.

Ver Post >
ENCAJAR LAS FRUSTRACIONES
Miguel Silveira 12-07-2010 | 12:08 | 1

No me sorprende, la verdad, la escasa capacidad de encajar frustraciones que tienen hoy nuestros jóvenes ciudadanos en líneas generales. Se nota por las muchas reacciones de fastidio, de queja y de protesta airada que presentan ante pequeños contratiempos y contrariedades que de cuando en cuando les sorprenden. Acostumbrados como están a que se les despeje su camino de obstáculos y estorbos, cuando el devenir les frustra impidiéndoles conseguir lo que desean, reaccionan como si de una tragedia se tratase o poco menos y por poco pierden el control de sus nervios y acciones.

El fracaso, sin embargo, que no es sino la negación de la consecución de nuestros legítimos deseos, deambula por las calles de nuestra existencia y nos sorprende cada dos pasos y el de en medio. La frustración forma parte integrante de la vida. Unas veces procede de los fallos ajenos y otras de nuestros propios fallos pero es y sigue siendo ineludible. De ahí que quien no asuma esta realidad no puede madurar y no puede alcanzar un nivel de equilibrio y de sana mesura. No hay madurez sin sufrimiento y no hay comprensión global de la realidad sin aprender a encajar la adversidad y las limitaciones que ofrece la existencia.

La vida implica sufrimiento y lo seguirá implicando siempre, por mucho que avancemos y progrese la ciencia. Por eso conviene entrenarse poco a poco en la gestión del fallo, del fracaso y elevar el umbral de nuestra resistencia a la frustración. El éxito no es duradero siempre ni el fracaso es fatal, como dice el aforismo. Hay que aprender y entrenarse en encajar la decepción, la desilusión y el fracaso so pena de perder los papeles, el control de uno mismo y quedar a merced de la rabia, el llanto y otras emociones negativas. No debemos secuestrar a nuestros hijos ni a nosotros mismos del pequeño y mediano dolor. Si lo hacemos ¿cómo sabremos afrontar después el dolor elevado cuando llegue? Hay que aprender a esperar que las cosas no saldrán conforme a nuestros deseos y expectativas, sin perder el control y el equilibrio y sin dar la sensación de que somos frágiles criaturas propicias a rompernos en pedazos cuando la infelicidad llame a la puerta.

Hay que aprender a ver la vida en perspectiva y a no hacer de un grano una montaña ni una gran cordillera. Esto es tan actual en estos tiempos como en tiempos de Sócrates o de Alejandro Magno. La serenidad ante los fallos sigue siendo una virtud necesaria para la salud mental del ser humano.

Ver Post >
CAMBIAR DE MODO DE VIDA
Miguel Silveira 04-07-2010 | 6:18 | 0

¿Te has parado alguna vez, lector amigo, a reflexionar sobre el estilo de vida que llevas, a ver si es el que deseas o, si no te gusta o no es lo más correcto, quizás albergas el temor de quedar perturbado al enfrentarte a ese reto y por ello miras para otro lado o distraes tu conciencia con excusas simplistas? Quizás también rechazas los toques de atención que aquellos que te quieren te dan para que endereces el rumbo o mensajes que te llegan de otros. No debes tener miedo si tu estilo es insano, penoso quizás o lamentable incluso. Es mejor afrontarlo, ponerse una vez rojo, que ir tirando y viviendo insatisfecho.

Te comprendo si dices que es duro o tremendo enfrentarse a uno mismo, cuando se lleva una vida equivocada o se llevan a cabo conductas perjudiciales, pero hay que ser valiente y decidido. Al fin y al cabo siempre estamos a tiempo de corregir la dirección, cualquier entuerto y disfrutar con ello de la felicidad que da vivir en orden y concierto. Pero puede ocurrir que, aunque sepas que no es un estilo muy correcto el tuyo apenas tengas fuerza para poner tu voluntad al servicio de recorrer un camino distinto donde la disciplina y la constancia sean aliados tuyos y buenos compañeros. Quizás no confíes en ti mismo porque otras veces que lo intentaste te has fallado.

En todo caso la clave es intentarlo las veces que hagan falta sin dejarse llevar del desaliento y tampoco del miedo. Muchas satisfacciones te esperan si decides enmendarte la plana y cambiar de criterio, de rumbo, de costumbres o de modo de vida. Piensa que nunca es tarde, que puedes intentarlo y que aún estás a tiempo. Piensa que otros, más débiles quizás, han conseguido su apetecido cambio y tú puedes sumarte a ese listado. No abarques demasiado. Empieza poco a poco, con conductas facilonas que debes u omitir o apuntar en el haber de tu práctica diaria y luego ir aumentando el grado de dificultad y compromiso. Vamos, no te amilanes ni te dejes llevar de la pereza. ¿Vas a consentir que el deterioro se apodere de ti con el paso del tiempo? ¿Vas a consentir que llegue algún momento en que sea tarde ya para cambiar o a vas a esperar a llorar de puro desconsuelo?

Date alguna alegría o dásela a tus padres, hijos, amigos o pareja o compañeros. Corregir es la clave y es de sabios, sobre todo, cuando aún estamos a tiempo.

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Silveira
Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

Últimos Comentarios

Carmen Maria Otero 24-02-2016 | 19:14 en:
RECIÉN SEPARADA
leandro1995_885 27-01-2016 | 23:34 en:
ESTUDIAR EN EXCESO

Etiquetas

Otros Blogs de Autor