El Comercio
img
RECIPROCIDAD ASIMÉTRICA
img
Miguel Silveira | 26-02-2014 | 15:12

En el lado negativo el “ojo por ojo diente por diente” es la perfecta expresión de la reciprocidad simétrica. A igual mensaje igual respuesta. En lo positivo consistiría en recibir lo mismo o parecido a lo que damos en cuanto a cantidad y calidad. Esto es lo deseable, aunque no suele darse en esos mismos términos, salvo casos excepcionales. Lo normal es que quien da mucho o se da mucho no reciba en la misma proporción y a eso le llamaríamos reciprocidad asimétrica. El colmo de la asimetría consiste en que tu des y lo que recibas sean migajas o incluso el otro se aproveche de tu bonhomía, te manipule o incluso te quite y aquí no pasó nada. Esto no es infrecuente y en estos tiempos menos, por desgracia. Por eso en primer lugar hay que decir que, aquellos que se benefician del cariño y de la generosidad de sus donantes, deberían reaccionar con agradecimiento y en la misma medida, más tarde o más temprano. Eso es lo correcto. Pero a los donantes por sistema también hay que advertirlos que no siempre se deriva una respuesta acorde con su entrega. A los donantes que por su perfil se empeñan en complacer a todo el mundo demasiado, porque depende su autoestima del aprecio mostrado  o porque así fueron educados o porque actúan según sus principios, conviene recordarles que si no se sienten debidamente compensados, no se extrañen porque no todo el mundo está a su altura. Es para que no se desalienten ni se sorprendan luego. Por eso, a no ser que uno se entregue incondicionalmente por principios morales, sin esperar nada a cambio,  es conveniente recordar que hay que dosificar la entrega y permanecer atentos a ver si se detectan signos de respuesta, en cuyo caso se sigue uno entregando y si no, se corta y aquí no pasó nada. Todo menos sentarse a esperar la reacción proporcionada que, si no llega nunca, puede resultar demoledora. No estoy defendiendo que no haya que ayudar o  dar, sino que es bueno hacerlo, pero con cierto sentido de realismo, para evitar que la reciprocidad asimétrica nos deje con la cara de asombro del ingenuo. La reciprocidad suele ser asimétrica y de eso saben mucho las madres, muchos amigos y gran número  amantes. No pasa nada, simplemente es que  hay que ser un poco cautos, por si acaso. En todo caso es mejor dar que cerrar siempre el puño, el corazón y la cartera. En líneas generales suele haber compensación y a veces grande.

Sobre el autor Miguel Silveira
Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

Últimos Comentarios

Carmen Maria Otero 24-02-2016 | 19:14 en:
RECIÉN SEPARADA
leandro1995_885 27-01-2016 | 23:34 en:
ESTUDIAR EN EXCESO

Etiquetas

Otros Blogs de Autor