DISCREPANCIA O RUPTURA | LARGO DE CAFE - Blogs elcomercio.es

Blogs

Juan Neira

LARGO DE CAFE

DISCREPANCIA O RUPTURA

La investidura de Zapatero como presidente del Gobierno quedó aplazada hasta la segunda votación, en la que será suficiente la mayoría simple de la Cámara. Mejor pasar por el trámite de dos votaciones, que salir investido a la primera con sufragios procedentes de las minorías nacionalistas que cobran en contrapartidas económicas y políticas cinco veces más de lo que entregan en forma de escaños. En el Parlamento, se ha instaurado, como por ensalmo, un nuevo clima entre las fuerzas políticas, proclive a pactos y acuerdos, lejos del enfrentamiento del anterior mandato. ¿Episodio primaveral o cambio duradero?

La actitud de los gobiernos está muy condicionada por los apoyos parlamentarios que reciben o necesitan. En el anterior mandato, la buena disposición inicial de IU y ERC llevó a Zapatero a imitar el modelo de alianza que tenía Maragall en la Generalitat. Como la izquierda nacionalista catalana había firmado el Pacto de Tinell (exclusión del PP de todo tipo de acuerdos), el Gobierno central se sintió tentado a prescindir del PP, aunque el presidente Zapatero mantuvo siempre un canal de diálogo con Rajoy. La tensión entre el Gobierno y la oposición se fraguó en ese principio de legislatura, porque la campaña electoral del año 2004 no había sido nada tensa.

En el principio de este mandato hay dos hechos contrapuestos que no se pueden ignorar si se quiere hacer un cálculo para toda la legislatura. La inercia del PSOE y del PP, de Zapatero y Rajoy, es de enfrentamiento y tienen fuerzas suficientes para llevarlo a cabo: 169 diputados contra 154. La otra realidad viene dada por la digestión realizada por Rajoy de los resultados del 9 de marzo, al afirmar ante la Junta Directiva Nacional del PP que en algunas comunidades autónomas el socialismo se beneficiaba electoralmente del rechazo que provoca el PP. La inercia lleva al enfrentamiento, pero la inteligencia de la derecha pide modular el discurso opositor. ¿Quién pesará más? La respuesta estará muy condicionada por lo que ocurra dentro de la propia derecha, donde no todo el mundo piensa y siente igual, y de lo que haga Zapatero, que tiene elementos en su mano para ayudar al PP a mantenerse en una línea de discrepancia sin llegar a la ruptura con el Gobierno.

Temas

por JUAN NEIRA

Sobre el autor