LAS VIRTUDES DEL RIVAL | LARGO DE CAFE - Blogs elcomercio.es

Blogs

Juan Neira

LARGO DE CAFE

LAS VIRTUDES DEL RIVAL

La expectación creada en torno a la respuesta de Aguirre a Rajoy era máxima, y la presidenta de Madrid ha decidido rebajar la tensión de la escena con declaraciones medidas: ni se plantea marcharse del PP ni se va a presentar como candidata para presidir el partido. Aguirre no dio crédito a la invitación de Rajoy para que abandonara el PP, y como toda la prensa fue unánime al interpretar en ese sentido las palabras de Rajoy, le pidió al presidente de su partido que aclarara los malos entendidos.

En unos pocos días, el enfrentamiento en el PP dio paso a la antesala de una crisis. Si Aguirre le devolvía las críticas a Rajoy, la convivencia en el partido se haría muy difícil. Un paso más en la escalada del enfrentamiento y la organización entraría en una dinámica irreversible de deterioro interno. El problema no está en que Aguirre compita con Rajoy por la presidencia del PP, sino en las descalificaciones mutuas y en el tipo de divergencias que afloraron. Las declaraciones de Aguirre no zanjan las especulaciones sobre sus ambiciones políticas, pero abren un impasse y colocan la pelota en el tejado de Rajoy, que tendrá que optar entre crear una mayoría clara en el partido enfrentada a la organización madrileña y posibles aliados, o hacer una síntesis de todas las organizaciones territoriales.

Hace ocho años, en el XXXV Congreso del PSOE, compitieron por la Secretaría General, José Luis Rodríguez Zapatero, José Bono, Rosa Díez y Matilde Fernández. La victoria fue para Zapatero, un dirigente que tenía mucho más de promesa que de valor consolidado. El PSOE estaba en la oposición y cuatro meses antes había ganado el PP las elecciones generales por mayoría absoluta, sacando 183 diputados. Zapatero optó por el relevo generacional y sólo mantuvo a Rubalcaba, de la vieja guardia, en la dirección del partido. El proceso electoral interno y el rodaje del nuevo equipo se realizó sin que afloraran tensiones. El PSOE es el rival del PP, así que es lógico que no sea el modelo a imitar por Rajoy, Aguirre y compañía. Ahora bien, esa regla debería contemplar una notable excepción: la dinámica interna de la organización. En ese punto le llevan los socialistas una enorme ventaja al PP. Pocos sitios como Asturias para constatarlo.

Temas

por JUAN NEIRA

Sobre el autor