PONER LÍMITES | PSICÓLOGO DE CABECERA - Blogs elcomercio.es

Blogs

Miguel Silveira

PSICÓLOGO DE CABECERA

PONER LÍMITES

Se va poniendo de moda hablar de los niños y los límites pero no está muy claro que los padres sepan cómo hacerlo y lo apliquen fehacientemente. Que un niño ha de tener límites no parece discutible y socialmente existe gran consenso en este aspecto. Pero para que un niño respete los límites tienen que tenerlos fijados de manera nítidamente clara.Necesita conocerlos y no se le deben cambiar según sople la brisa del estado de ánimo de los padres, lo que es tanto como decir que han de ser estables para que el niño sepa a qué atenerse y crezca orientado.

Si observamos atentamente en nuestra sociedad los límites están bien delimitados por las normas y leyes. En la circulación las señales horizontales o verticales están perfectamente definidas y todo el mundo sabe cómo se debe conducir para librarse de sanciones. La declaración de la renta acaba un dia concreto y si te pasas te penaliza Hacienda. La butaca que te dan para un concierto es una determinada y no puedes sentarte en otra si el teatro está lleno.

Los límites inundan nuestras vidas y están bien señalados pero en la educación familiar no siempre los padres les dicen a los hijos hasta donde se pueden comportarse de un modo determinado y a partir de donde no les es permitido realizar ciertos comportamientos. No siempre se les dice claramente qué es lo que está prohibido específicamente para ellos, para que lo comprendan y se atengan a ello y el niño necesita saberlo expresamente. Los límites suelen estar difusos y cuando les trazamos la raya no siempre la dejamos en el mismo lugar sino más bien, movidos de la pena o del enfado, la movemos.

A un niño hay que explicarle qué es lo que no debe hacer, cuando y donde, de tal forma que, si transgrede esas fronteras a sabiendas, se le pueda sancionar para que aprenda, pues en la sociedad, si los transgrede le penalizan. Deben tener muy claro qué no pueden hacer para aprender a respetar el territorio de los demás y evitar conflictos. Por tanto, primero señalarlos y después explicarles qué les sucederá caso de traspasarlos y, si lo hacen, sancionarlos proporcionadamente a la transgresión cometida. Sólo de esta manera el niño entenderá las consecuencias e irá madurando.

Si los padres no saben bien donde se encuentran tales límites habrán de asesorarse, pero en principio todo lo que ponga en riesgo la integridad física y mental del niño o vulnere el respeto social debe servir de guía para trazar las líneas.

Temas de psicologia cotidiana para ayudar a vivir mejor

Sobre el autor

Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com


enero 2010
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031