Blogs

Miguel Silveira

PSICÓLOGO DE CABECERA

AFRONTAR EL MIEDO

¡Cuantas oportunidades perdidas en la vida por el dichoso miedo! ¡Cuanta energía desperdiciada por dejarnos llevar de los temores infundados que nosotros mismos nos creamos! Tememos que nos juzguen negativamente y por ello abortamos intentos que, de no ser por tal temor, llevaríamos a cabo. El miedo a la impresión que causemos condiciona miles de actividades casi siempre para lograr estropearlas, por supuesto. Qué importante mecanismo se activa cada vez que tememos fracasar y cuando fracasamos a pesar de ser lo suficientemente hábiles para salir de cualquier atolladero. El miedo se interpone en nuestras relaciones para abortar algunas y deteriorar las más. Se nos cuela en las venas y penetra en las entrañas haciéndonos dudar de nuestra competencia y de nuestros talentos. El miedo, siempre el miedo, suele ser el culpable de no vivir con plenitud nuestros proyectos. Que cierto temor aparezca en algunos momentos de peligro es natural y nos preserva de errores y de daños, pero cuando el miedo es irracional e imaginario, es decir sin fundamente lógico y se apodera de nosotros, no ha de ser respetado, quno se ha de obedecer sino muy al contrario se debe reaccionar haciendo lo que uno teme so pena de quedar atrapado por el sentimiento de impotencia, mientras vemos a otros avanzar con denuedo y con determinación hacia sus objetivos. Por eso, además de dejar de preguntarse a qué se debe el temor que nos inunda y espanta uno debe informarse porque la información reduce la incertidumbre y hace más predecible el resultado. Además, uno debe hacer frente a lo temido para aumentar la confianza en uno mismo. Vale también asesorarse con quienes son expertos para salir de dudas en lugar de avanzar a tientas cuando nos adentramos en terrenos ignotos. Pero se eche mano o no de ese recurso uno debe actuar hacia adelante no hacia atrás y al cabo de no mucho tiempo serás consciente de que valió la pena no plegarse, frenarse ni encogerse. El miedo imaginario debería ser más bien un reto no sólo para salir de dudas sino para mitigar el estrés a que nos exponemos cuando se apodera de nosotros. No hace falta que otros nos metan miedo para experimentarlo. Somos nosotros mismos los mayores productores del mismo hasta el punto de que algunos lo producen no a uno si a tres turnos. Por eso hay que reducirlo a cenizas y decidir no vivir bajo su manto ni su mando. No hay elección posible, salvo vencerlo o ser vencidos por él, por el irracional quiero decir. De ti depende, pero mejor no amilanarse, compañero.

Temas

Temas de psicologia cotidiana para ayudar a vivir mejor

Sobre el autor

Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

julio 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031