Blogs

Miguel Silveira

PSICÓLOGO DE CABECERA

¿AMAR CIEGAMENTE?

 

Cuando uno se enamora locamente dicen que el amor se vuelve ciego y debe ser verdad. Pero déjame que te diga que la ceguera no debería pasar de un tiempo breve, porque, si no se trata, te puedes encontrar con alguna sorpresa y en algunos casos algún susto del que no se recupere fácilmente. Si a la ceguera se une la ingenuidad y la confianza total en la otra persona desde un primer momento y si resulta que la otra no es limpia de mente y corazón o es una persona inestable, inmadura o impulsiva o no es bien intencionada, se te puede complicar la vida y darse de bruces contra el suelo. No te asustes, por favor. No estoy diciendo que en el amor uno deba proceder con el ser amado con suspicacia y con desconfianza, porque entonces no sería amor verdadero sino amor paranoico. Pero ¿es que no es compatible amar a una persona con prestar atención a sus comportamientos por si hubiese algo que pudiese ponerlo en riesgo en un próximo futuro? Hay muchas ocasiones en que el amor no es correspondido en justa reciprocidad, por distintas razones. Porque se mezclan otras motivaciones, porque existen impulsos que neutralizan la entrega y porque el amor es una criatura expuesta como todas a vaivenes, impactos y oscilaciones y además no dura eternamente. Los seres humanos somos lábiles, inconstantes, egoístas, cambiantes, y en calidad de tales erosionamos el amor, ya de por si erosionado con el paso del tiempo de convivencia y relación. Por tanto no existe inconveniente en amar de verdad y en entregarse, pero podría ser imprudente hacerlo impulsiva y ciegamente desde el primer momento sin observar, al mismo tiempo por el rabillo del ojo, cómo evolucionas tu mismo y la pareja y considerar o calibrar qué puntos débiles, obstáculos o pegas se pueden interponer entre los dos y estropear el idilio. Es compatible amar al otro intensamente y tener los ojos abiertos por si acaso surge alguna avería que estropee el viaje romántico. Pero si uno anda ciego o con la venda puesta pueden pasarle desapercibidos diferentes detalles que es mejor tenerlos bien en cuenta. Amar, sí, por supuesto. ¿Amar mucho? No existe inconveniente y es muy recomendable. Pero con los pies en la tierra y los ojos abieeeeeertos, por si acaso, aunque se comprende que si uno está locamente enamorado está contento con estar ciego.

Temas de psicologia cotidiana para ayudar a vivir mejor

Sobre el autor

Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com


agosto 2018
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031