Blogs

Miguel Silveira

PSICÓLOGO DE CABECERA

¿VA USTED A SEPARARSE?

Lejos de mi la intención dejar sin trabajo a los abogados matrimonialistas, que ya tienen bastante, pero no estaría mal poder ahorrarse unos gastos cuando una pareja trata de separarse. Litigar es muy caro. Cuesta mucho dinero y disgustos, por tozudez, no ponerse de acuerdo en decidir las condiciones de la separación y la atención a los hijos que hubiere. Hay quien se empeña en no ceder cuando al fin y a la postre no queda más remedio que hacerlo, sea a la fuerza o voluntariamente.

Hoy día, en las separaciones, afortunadamente va extendiéndose la costumbre de elegir un mediador que facilite el mutuo acuerdo, el convenio regulador para acudir después al abogado y al juez con los deberes hechos. Es mucho más barato para la cartera y para la salud de todos los implicados.

Claro, que eso supone hacer un ejercicio de enfriamiento mental de nuestras actitudes de recelo, de ira, de despecho y de venganza. Si después de unos meses no queda otro remedio que templarse, que morderse la lengua y que entrar por el aro que el juez marque ¿por qué no ver venir las cosas de antemano y llevar los papeles ya firmados con el contrato previamente acordado entre las partes?

En realidad lo mejor sería reconocer que la pareja no es viable y sentarse un momento sin presencia de nadie a firmar su convenio, pero si la pasión y el enojo impiden el diálogo, búsquense los dos un mediador y siéntense con ánimo de llegar a ese acuerdo. Haberlos haylos ya. Lo importante es decidir ser más inteligentes y más civilizados, evitar muchos gastos y un montón de problemas.

La gente puede amarse y de hecho se ama pero ese amor puede finiquitarse al cabo de algún tiempo en una de las partes o en las dos. Nadie está condenado a esclavizarse de por vida si no siente el amor. Y nadie a esclavizar al otro ni a considerarlo coto propio y cerrado ni objeto poseído para siempre. Por tanto, si ya no hay más remedio que liquidar la sociedad ¡ponga un mediador en su vida, luego coja el papel de ese contrato que acordaron, déselo al abogado, este al juez y se acaba el conflicto. Y de paso disminuirá el ingente trabajo de los juzgados. ¡Tienen acumulado tanto…!

Temas de psicologia cotidiana para ayudar a vivir mejor

Sobre el autor

Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com


enero 2019
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031