Blogs

Miguel Silveira

PSICÓLOGO DE CABECERA

LA ANSIEDAD ES EL PROBLEMA

La ansiedad y el estrés que vienen a ser la misma cosa, aunque no lo parezca, están de moda desgraciadamente. Una muestra de ello es que los ansiolíticos son los fármacos más vendidos junto a los antidepresivos, seguidos en segundo lugar por los analgésicos. Otra muestra es que raro es el ciudadano que no padece ese trastorno o no conoce a alguien cercano o lejano que lo sufre o ha sufrido.
Como está tan de moda y como es tan importante conocer ese fenómeno hay que decir que es un trastorno común a todos, absolutamente a todos, los trastornos psicológicos, como el T.O.C o trastorno obsesivo compulsivo, la depresión, las obsesiones, la anorexia y bulimia, la adicciones y un larguísimo etcétera. Pero es que también es común a casi todas las enfermedades físicas y es natural, pues quién no sufre ansiedad si padece un tumor, un Khron, una colitis ulcerosa, un infarto, un Parkinson, una hipertensión arterial, etc. Padecer una enfermedad angustia a cualquiera y eso es la ansiedad.
Por eso para tratar cualquier trastorno del tipo que sea hay que tener en cuenta el grado de ansiedad que está detrás porque merece el paciente una ayuda. Si es un trastorno psicológico para que se le ayude y si es una enfermedad para que la lleve o la soporte de la forma mejor posible, porque corre el peligro de hacerse un aprensivo o hipocondríaco persiguiéndole siempre el temor a encontrarse enfermo o muy enfermo aunque ya no lo esté.
La ansiedad deja siempre una huella a su paso y el paciente necesita que le enseñen a controlar su tensión emocional, a estar en cierta calma y serenidad a pesar de su sufrimiento.
La ansiedad es un estado perjudicial que opera silenciosamente y con el tiempo puede aparecer un ataque de ansiedad o de pánico que el paciente no sabe a qué se debe, cuando lo que ocurre en ese caso es que ha llegado a un punto crítico, se ha colmado el vaso y rebosa. Esa reacción no es sino la expresión final de algo que ya venía incubándose silenciosamente poco a poco.
Ayuda a mantener la ansiedad un tanto controlada desacelerar el ritmo de vida, parar de vez en cuando y no hacer nada, relajarse o relajar el cuerpo con cualquier técnica, hacer algo de ejercicio, hacer respiraciones lentas con frecuencia, desconectar del exceso de trabajo y practicar la espera o la paciencia. Hay muchas más herramientas, pero no es cuestión de saturar al lector y posible paciente con una relación demasiado extensa.
Habría que entrenar a los posibles pacientes en el reconocimiento de las señales de que la ansiedad ha entrado en su organismo, pero eso lo dejo para otro momento para no alargarme.
De todas formas lo mejor es hacer al paciente un traje a su medida.

Temas de psicologia cotidiana para ayudar a vivir mejor

Sobre el autor

Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com


enero 2019
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031