Blogs

Miguel Silveira

PSICÓLOGO DE CABECERA

ATAQUES DE ANSIEDAD O DE PÁNICO

¿Se pueden evitar algunos sustos en la salud de las personas? Ciertamente. ¿Se puede ver venir la evolución de un niño cuando llegue a ser joven? Ciertamente. Sabiendo cual puede ser la evolución de un niño ¿se puede hacer algo para evitar males mayores y disgustos futuros? Por supuesto.

Empecemos por determinar a qué sustos me refiero para luego dar un salto atrás de manera que los padres que tengan hijos pequeños tomen algunas decisiones y puedan hacer algo cuando aún están a tiempo.

Uno de los disgustos a los que hago alusión es a los ataques de pánico o crisis de ansiedad que en estos tiempos padecen algunos chicos jóvenes. De pronto un día en un lugar cualquiera se sienten indispuestos y les entra un sofoco, una fuerte taquicardia, una opresión torácica, una sensación de mareo o se les hormiguea el cuerpo hasta tal punto que les parece que se van a morir o a volver locos. Se sienten apresados por un ataque de ansiedad o de pánico. Para algunos estos ataques suponen un antes y un después en su vida y a partir de esa crisis ven cómo su vida cambia y un temor indescriptible se apodera de ellos, haciéndoles sentir que ya no son ellos ni su sombra.

Un denominador común a todos ellos es que cuando eran pequeños y adolescentes no eran capaces de parar quietos ni un minuto, apenas tenían concentración salvo para los dibujos animados, crecieron en un ambiente de desorden personal, con una falta de disciplina y de organización escandalosa en su trabajo sus horarios, comidas etc. Eran chicos tremendamente acelerados, que andaban como urgidos para todo, no siendo capaces de estar sentados ni una hora seguida sin tener que levantarse, siempre conectados a todos los artilugios tecnológicos, sin tiempo para leer o permanecer en silencio unos minutos, incapaces de callarse y empeñados en tenerlo todo ¡ya mismo! Y si había que esperar se ponían como locos llenos de frustración e ira y siendo capaces de amenazar con marcharse de casa o autolesionarse, si se les frustraban sus deseos y sus caprichos. Son algunos aspectos del perfil señalado.

Por tanto si su hijo pequeño es un retrato parecido a lo expuesto, póngale ya remedio, si sabe cómo hacerlo y, si no sabe, consulte a un experto que le enseñe cómo aprender a sosegarse, disciplinarse y organizarse y evitar el probable e importante sufrimiento que le espera, más temprano que tarde. Es preferible actuar cuando estamos a tiempo que correr luego el riesgo de que queden traumatizados por esas intensas vivencias que ya muchos están experimentando en estos tiempos. El tema es serio. La crisis de ansiedad o de pánico no surge de un momento para otro; venía ya incubándose silenciosamente.

Temas de psicologia cotidiana para ayudar a vivir mejor

Sobre el autor

Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com


febrero 2019
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728