COMO CORREGIR EXITOSAMENTE | PSICÓLOGO DE CABECERA - Blogs elcomercio.es

Blogs

Miguel Silveira

PSICÓLOGO DE CABECERA

COMO CORREGIR EXITOSAMENTE

Todos tendemos a corregir a quienes, cercanos a nosotros, se equivocan. Lo hacemos con frecuencia, pero no surte efecto o no surte el efecto deseado y a veces el resultado es el contrario al que buscamos.
¿Por qué fallamos ya sea con los hijos, familiares restante o incluso los amigos?
Porque, al tener constancia de que sus comportamientos nos molestan, desagradan o aburren, nos sentimos alterados, cabreados y nuestra alteración emocional nos impide usar las formas apropiadas para no levantar ampollas y lograr el cambio deseado.
Elevamos el volumen, usamos un tono inapropiado y sin querer herimos y una vez que el corregido se siente herido ¿cómo va a aceptar nuestra crítica, consejo o corrección, aunque la razón objetivamente nos asista? Es imposible porque el mensaje les llega en forma de reprobación, cuando no de descalificación, humillación quizás o ridiculizamos su conducta. Nos dejamos llevar de la ira y estropeamos la reacción.
Más que nuestro interés genuino porque el otro corrija, lo que nos mueve es desahogar nuestra rabia o frustración.
Por tanto al corregir los fallos, si queremos que el otro modifique sus conductas, deberemos ante todo enfriarnos, pensar en el fin que pretendemos, usar un tono tranquilo y un volumen adecuado, sin elevarlo mucho, sin atacar violentamente a la persona ni descalificarla y referirnos a la conducta inapropiada y nunca hacerlo en presencia de otros ni compararle con nadie. Que perciba y sienta que buscamos su cambio más que nuestro descanso al atacarle. E ir directamente al grano. Por ejemplo: “No quiero que te molestes, pero no me gustó que ayer dejases tu ropa tirada por el suelo”, “Ya sé que no lo haces con intención de hacerme daño, pero no me gusta que me descalifiques delante de la gente”, “No me gusta esperar, ya lo sabes, y te pido que trates de llegar puntualmente”, “Quizás no te des cuenta, pero lo que dejas de hacer lo tengo que hacer yo y eso me molesta. Me gustaría que cambies.” “Cuando actúes, procura pensar si tus actos tienen consecuencias negativas, no te lances impetuosamente.” “Por favor, procura no interrumpirme cuando hablo. Espera a que termine”. No me gusta que cojas mis cosas personales, procura corregir esa costumbre.” Por el estilo. Pero nunca atacar a la persona. “Eres un irresponsable”, “Eres tonto/a, ya te he dicho que…” “Así no vas a llegar a ningún sitio”, “La próxima vez que me hagas tal o cual te vas a enterar, imbécil”. “Estoy harto de ti, no te soporto”.
Compara y analiza cual será la reacción del otro según las palabras que usemos. Y si puedes, suaviza, templa tu genio y sin callarte vete al grano sin agresividad. Quizás consigas que el otro reflexione…

Temas de psicologia cotidiana para ayudar a vivir mejor

Sobre el autor

Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com


junio 2020
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930