El Comercio
img
Presidente de comunidad durante varios años
img
Cuervo Alfageme Abogados | 30-03-2015 | 08:24| 0

José Ramón nos pregunta si es posible que en una comunidad siga siendo presidente la misma persona varios años estando de acuerdo los vecinos.

El cargo de presidente puede decidirse en junta de propietarios por elección o, subsidiariamente, por turno rotatorio o sorteo.

Si la decisión se toma en junta de propietarios por elección no hay inconveniente en que se elija y se nombre a la misma persona varios años sucesivamente siempre y cuando todos los propietarios interesados en ocupar el cargo puedan concurrir a la elección sin discriminación alguna.

Ver Post >
Divorcio: pequeños retrasos y cancelaciones esporádicas en las visitas con los niños.
img
Cuervo Alfageme Abogados | 30-03-2015 | 08:24| 0

Luisa está divorciada y tiene dos hijos. Los niños están con su padre fines de semana alternos y un día entre semana. Los problemas son constantes porque el padre no es puntual en la recogida y entrega de los niños y propone cambios o cancelaciones de última hora por problemas de trabajo. Luisa ha recurrido a poner denuncias en la policía que se han archivado y está valorando la posibilidad de tomar alguna medida en vía civil.

Los problemas que nos comentas, de pequeños retrasos o cancelaciones por causa justificada y previo aviso, no constituyen conductas delictivas, razón por la cual no han prosperado los procesos penales. Es difícil conseguir solucionar este tipo de comportamientos. En vía civil solo caben dos opciones: iniciar una ejecución de sentencia para que el Juzgado exija al padre el cumplimento y respeto de las medidas establecidas o solicitar una modificación de las medidas establecidas sobre la base de los continuos incumplimientos, a fin de establecer unas mas ajustadas a su viajes o problemas de trabajo.

No obstante, será necesario demostrar los incumplimientos y estos tienen que ser de suficiente entidad. Cuando hablamos de pequemos retrasos o cancelaciones esporádicas no siempre lo adecuado es acudir el juzgado, en ocasiones la situación mejora cuando se   intenta mantener cierta flexibilidad sin perder de vista que prima el interés del menor en todo caso.

Ver Post >
Ser tutor: una solución y una obligación.
img
Cuervo Alfageme Abogados | 23-03-2015 | 08:53| 0

No es el único caso para el que está prevista la tutela pero vamos a fijarnos especialmente en él porque es ahora quizás uno de los más frecuentes. Cuando uno de nuestros familiares se hace mayor y sufre algún tipo de enfermedad mental comienzan a surgir las dudas y problemas. Surgen porque hay que seguir tomando decisiones sobre cuestiones fundamentales que afectan al día a día, a la gestión de su patrimonio, a temas administrativos… ¿qué hacer si esa persona ya no es capaz de entender ni manejar su vida y su patrimonio? La respuesta está en la incapacitación y en el nombramiento de un tutor.

Por supuesto que ni la decisión ni los trámites son fáciles sobre todo desde un punto de vista emocional. La incapacitación exige la apertura de un procedimiento judicial en el que la parte demandada va a ser la persona que se pretende incapacitar. Aunque en ocasiones cuesta entenderlo, la razón es clara. El presunto incapaz tiene que tener la opción de demostrar que está en perfectas condiciones en caso de que se intente una incapacitación sin razón o por una causa distinta a la que de la protección de esa persona. En el procedimiento hay que acreditar los motivos de la incapacitación por lo que los informes médicos son la prueba esencial.

Incapacitada la persona, el siguiente paso es nombrarle un tutor. Este va a jugar un papel muy importante, de ahí que sus obligaciones son también de este nivel. Un tutor tiene, respecto a su tutelado, dos deberes esenciales: cuidar de su persona y administrar correctamente sus bienes. Y de ambas cosas debe dar informe anualmente al juzgado y al Ministerio Fiscal. Pero sus compromisos no finalizan con esta rendición de cuentas anual. Nuestro Código Civil regula todo el funcionamiento de la tutela, lo que puede y no puede hacer el tutor, aquello para lo que precisa autorización judicial…

Por todo ello, es de suma importancia cuando nos encontramos ante un caso de posible incapacitación conocer toda la situación, todos los derechos y deberes a los que nos vamos a enfrentar y dar cada paso de la manera más correcta y adecuada pensando en el interés de todos, sobre todo, en el de la persona que no cuenta ya con capacidad para regir su vida y sus bienes.

Ver Post >
Pago de gastos comunitarios por el propietario de un bajo.
img
Cuervo Alfageme Abogados | 23-03-2015 | 08:50| 0

Roberto S. es el presidente de una comunidad de un edificio que se encuentra en Gijón. El propietario del garaje que se encuentra en uno de los bajos de dicho edificio se niega a pagar la cuota que le corresponde del seguro comunitario alegando que no tiene que abonar ninguna cuota comunitaria. Roberto nos pregunta si eso es cierto.

En principio, todos los propietarios están obligados por ley al pago de los gastos de la comunidad en base a sus cuotas de participación. No obstante, esta regla general tiene algunas excepciones que vienen contenidas en el título constitutivo y estatutos de la comunidad. En lo que se refiere a los bajos comerciales y garajes suele ser habitual que se encuentren excluidos de determinados gastos como los de portal, escalera, ascensor… pero no de todos. En el caso del seguro de la comunidad si contempla a todo el edificio, los bajos y garajes deberán contribuir a su pago. Lo mismo ocurre, por ejemplo, con los gastos de administración de la comunidad.

Ver Post >
Actualización de renta en un arrendamiento de vivienda.
img
Cuervo Alfageme Abogados | 23-03-2015 | 08:49| 0

El próximo mes hará un año que Alejandra alquiló un piso para independizarse de su familia. El propietario le ha notificado que, como el IPC aplicable es negativo, ha pensado subirle un 3% la renta ya que la ley permite utilizar otros criterios para subir la renta además del IPC. Alejandra quiere saber si puede oponerse de algún modo a esta subida.

Lo que dice la ley de arrendamientos urbanos, tras su última actualización, aplicable a tu contrato pues este ya ha nacido con estos cambios en vigor, es que las partes pueden pactar en el contrato, de forma expresa, la forma en que desean que se actualice la renta. Es decir, arrendador y arrendatario pueden establecer en el contrato que la renta se actualice conforme al IPC o aplicando otra fórmula o porcentaje. Si no se establece otra cosa se aplica el IPC. Eso sí, la actualización se realiza anualmente.

Comprueba lo que establece tu contrato al respecto y, si no se ha pactado nada diferente, el propietario tiene que aplicar el IPC para la actualización. Ten en cuenta además que los últimos IPC publicados son negativos lo que puede implicar que la actualización conlleve una reducción y no una subida de la renta.

Ver Post >
A vueltas con las pensiones de alimentos
img
Cuervo Alfageme Abogados | 09-03-2015 | 11:47| 0

En estos últimos días se ha comentado una sentencia de nuestra Audiencia Provincial que confirmaba la supresión de una pensión de alimentos que abonaba un padre a un chico que ya se encontraba trabajando aunque como becario y sin apenas alcanzar la cuantía mensual que percibe el Salario Mínimo Interprofesional. Ante estos fallos judiciales reaparecen siempre las mismas dudas: ¿hasta cuándo hay que abonar la pensión de alimentos a un hijo? ¿termina con la mayoría de edad? ¿y si el hijo estudia mal o extiende sus estudios hasta el infinito? ¿y si es uno de esos que ahora llamamos ni-ni, que ni estudia ni trabaja ni lo intenta?

La solución ni es fácil ni general. Hay que atender al caso concreto. No obstante, sí se pueden tener en cuenta unas pautas generales. Por un lado, la pensión no termina con la mayoría de edad, se mantiene mientras el hijo convive en el domicilio familiar y no cuenta con ingresos propios. Por tanto, sí que finaliza si el hijo decide irse a vivir, por ejemplo, con una pareja o se casa o comienza a trabajar. No obstante, esto último también plantea problemas atendiendo a la situación de crisis actual donde la precariedad de los trabajos es la tónica general. ¿Cualquier trabajo que consiga el hijo es suficiente para entender que debe ponerse fin a la pensión de alimentos? Cualquiera no. Pero tampoco hay que esperar que sea un trabajo indefinido con un sueldo estupendo. Basta con que se trate de un trabajo, aunque sea temporal, y que el salario ronde aproximadamente el Salario Mínimo Interprofesional. Esto indica que el hijo ya tiene acceso al mundo laboral y, por tanto, posibilidades de vida económica independiente.

Caso distinto es el de aquellos que eternamente están estudiando porque no se aplican en modo alguno en sus estudios. En estos casos, el progenitor que paga la pensión también puede pedir una revisión de la misma del mismo modo que sucede con aquellos que ni estudian ni trabajan ni lo intentan. No se incluye en esta conclusión aquellos hijos que han terminado sus estudios, se encuentran buscando activamente trabajo y, dada la situación actual, les cuesta encontrarlo. Para aquellos que encadenan estudios o cursos o másters y extienden indefinidamente sus estudios hay sentencias que dan otras soluciones como, por ejemplo, plantear un plazo para el término de la pensión

Por último, no hay que olvidar que la modificación puede consistir en la supresión de la pensión o en su reducción en función de los casos y que el hijo mayor de edad al que se le haya quitado la pensión puede volver a solicitar alimentos a sus padres si se dan la situación al margen ya del procedimiento de divorcio.

Ver Post >
Tasas judiciales
img
Cuervo Alfageme Abogados | 09-03-2015 | 11:43| 0

Fermín, como presidente de una comunidad, nos pregunta si la supresión de las tasas judiciales para las personas físicas es aplicable a la reclamación de deudas por una comunidad de propietarios.

Desde el pasado 3 de marzo de 2015 las personas físicas ya no pagan tasas judiciales, que se mantienen sin embargo para las personas jurídicas con algunas excepciones. Puesto que las comunidades de propietarios carecen de personalidad jurídica, siendo el Presidente el que ejercita la acción en su nombre,  se equiparan, a estos efectos, a las personas físicas y ya no deben abonar tasas.

Ver Post >
Calefacción central
img
Cuervo Alfageme Abogados | 09-03-2015 | 11:42| 0

Rocío vive en una comunidad con calefacción central. Están al tanto de que antes de que finalice el año 2016 habrá que instalar un sistema que mida el consumo de cada vivienda. Nos pregunta qué pasos tiene que dar la comunidad para poder cumplir este requisito legal.

En primer lugar hay que informarse desde un punto de vista técnico. No todos los sistemas de calefacción central son iguales y hay que valorar qué mecanismos requiere la adaptación en su comunidad en la caldera central y en los radiadores de cada vivienda. Una posibilidad es ponerse en contacto con varias empresas especializadas y solicitar presupuesto valorando además la posibilidad de adquirir o de alquilar los equipos necesarios. Una vez se conocen opciones y coste es el momento de convocar una junta de propietarios para tratar el tema y tomar el acuerdo pertinente. Ahora bien, no hay que precipitarse, aun hay tiempo suficiente. Además hay que tomar la decisión valorando la existencia de ayudas para llevar a cabo las reformas y si para realizarlas hay que vaciar o no los radiadores pues es posible que en algunos casos haya que esperar al verano para hacerlo. Por ello ahora es el momento de informarse y considerar bien las opciones.

Ver Post >
Cincuenta sombras jurídicas
img
Cuervo Alfageme Abogados | 06-03-2015 | 13:21| 0

Lo crean o no existe preocupación o, cuando menos, cierta curiosidad legal a la par que morbosa por el contrato entre amo y sumisa que se ha puesto de moda gracias a la novela Cincuenta Sombras de Grey  y su reciente adaptación cinematográfica. Para el que no lo sepa, el protagonista pone encima de la mesa un contrato en el cual dos personas consienten llevar a cabo prácticas sado-masoquistas definiendo qué cosas admiten o rechazan en su relación y estableciendo palabras de seguridad que supongan la interrupción inmediata de cualquier actividad sexual que se esté llevando a cabo. El clausulado no tiene desperdicio. Se da la circunstancia de que este tipo de “contratos” si bien no son habituales en la práctica de un despacho de abogados, o al menos no lo son en el nuestro, sí existen y se manejan en determinados ámbitos en los que se realizan prácticas que podríamos llamar sado-masoquistas, a veces incluyendo entre las partes a un tercero que puede ser un club o empresa que facilita un local o incluso personal especializado. Obviamente, y desde un punto de vista legal, no es un contrato que pueda ser exigido a la parte contraria si cambia de opinión. Estamos hablando de actos personalísimos que rozan la esfera más íntima de una persona y que pueden afectar a la dignidad y libertad sexual así como a la integridad física. Material altamente sensible que no debería ser objeto de contrato o mercadeo alguno. ¿Cuál es entonces la función práctica de estos contratos? Pues a título meramente informativo definir preferencias sexuales, establecer límites consensuados que faciliten la relación y, especialmente, cubrir las espaldas del amo de cara a una hipotética y más o menos previsible lesión voluntaria o imprudente en el curso de este tipo de prácticas sexuales. De producirse lesiones ¿tiene algún valor el consentimiento previo del sumiso? Lo cierto es que analizando la redacción actual de nuestro código penal, de producirse lesiones en este tipo de prácticas expresamente consentidas,  el aspirante a Grey tendría que responder ante un Juzgado y tan solo podría beneficiarse de la rebaja en uno o dos grados en la pena que pudiera corresponderle por las lesiones causadas. Es decir, no se libra de responsabilidad penal, pero se reduce la pena. Algo es algo. Obviamente, esto será así siempre y cuando el consentimiento haya sido emitido de forma libre y consciente por una persona mayor de edad y plenamente capaz. No nos parece extensible a situaciones en que una persona se vea forzada a llevar a cabo este tipo de prácticas a cambio de una contraprestación por una situación de necesidad económica, ni si se ha firmado con una copa de más en un momento de frenesí, por poner un ejemplo. Incluso estaría por ver si un estado de enamoramiento puede ser valorado como trastorno mental transitorio que incapacite a la persona a dar su consentimiento con capacidad mental suficiente…lástima que no haya jurisprudencia sobre este particular. Obviamente, tampoco se beneficiarían de la rebaja de la pena aquellos casos en los que las lesiones se producen con prácticas a las que no alcance el consentimiento o si se continúa la relación una vez pronunciada la palabra de seguridad que debería dar lugar a la interrupción inmediata de toda actividad. En definitiva, de poco valen este tipo de contratos. Una cosa es jugar y otra lesionar, al menos en nuestro país. ¿Será diferente la conclusión en Estados Unidos? Lo desconocemos. Por otra parte es lógico imaginar que este tipo de contratos vayan acompañados de un acuerdo de confidencialidad a fin de que ninguna de las partes pueda difundir posteriormente lo sucedido en el curso de la relación amo-sumisa. ¿Queda cubierto todo comportamiento por una cláusula de confidencialidad? Tampoco, pues obviamente si se produce una lesión puede perfectamente denunciarse haya o no acuerdo de silencio. En conclusión, la próxima vez que en una sobremesa salga el tema de Cincuenta Sombras, esperamos que alguien pueda decir sin miedo a equivocarse que si Grey fuera español se le iba a caer el pelo como a Anastasia se le cayera la venda de los ojos.

Ver Post >
Mitos sobre la custodia compartida
img
Cuervo Alfageme Abogados | 02-03-2015 | 10:00| 0

La reforma sobre la custodia compartida sigue su curso y es previsible que pueda aprobarse próximamente. No obstante, la prensa ha hecho que los progenitores se generen falsas expectativas ya sea con idea de reclamar una inmediata custodia compartida ya sea por miedo a perder una custodia ya establecida. Hemos recibido varias consultas sobre este tema por lo que consideramos interesante aclarar algunas cuestiones.

La primera tiene que ver con la idea de que, tras la aprobación de la reforma, la custodia compartida será una opción automática o preferente que implicará un reparto del tiempo por igual entre los progenitores. Sin embargo, no es esto lo que regula el proyecto en tramitación. La custodia compartida será una opción y, se concederá o no, dependiendo de las circunstancias de cada caso, sin que signifique que el tiempo tenga que repartirse necesariamente por mitad. Es perfectamente posible y seguramente será lo mas habitual en la práctica, que el tiempo que los hijos pasen en compañía de uno u otro progenitor vaya a ser distinto y dependerá de varias circunstancias: horario laboral y disponibilidad de cada progenitor, comunicación fluida entre ellos, proximidad de los domicilios de los progenitores y del centro escolar, modelo de custodia que se venía ejerciendo con anterioridad, etcétera.

La segunda cuestión que da lugar a error es pensar que de establecerse una custodia compartida desaparecería la  obligación de pago de una pensión alimenticia. Obviamente  puede suceder en casos en que padre y madre tengan ingresos similares y compartan al cincuenta por ciento el cuidado de sus hijos, pero este será un caso poco frecuente. En la mayor parte de los casos, será necesario establecer una pensión alimenticia, que percibirá aquel de los progenitores que tenga menos ingresos o pase mayor tiempo con los hijos. Por último, y para aquellas familias que ya cuentan con una sentencia que establece un sistema de custodia, cualquier modificación no será automática. Es necesario un procedimiento judicial de modificación de medidas donde se valorará cada caso concreto.

Ver Post >

Etiquetas