El Comercio
img
Categoría: educación
UNA IRRESPONSABILIDAD CON LOS HIJOS

 

Asombra la facilidad con la que  los padres, en general,  se inhiben en la vigilancia del manejo de Internet por parte de sus hijos. No dudan un momento en avisarles de los peligros que pueden encontrar cuando se mueven por la calle para que estén prevenidos. Avisarles del tráfico, del cruce por los pasos de cebra o por donde no los hay, de no dejarse seducir por un mayor que quiere darles un caramelo o enseñarles algo que les interese. Incluso del riesgo que corren cuando son adolescentes de beber, fumar o tomar algún porro. Hasta ahí, todo lógico. Pero cuando se trata de Internet, del uso de las redes sociales o usar su propio canal de youtube, del uso del wasap etc la cosa cambia como de la noche al dia. Como para avisarles de los peligros que entraña el uso de esas herramientas digitales supondría que los padres deben conocerlos por dentro primero ellos mismos, la mayor parte eluden esa responsabilidad y les dejan a su suerte pensando que no pueden estar a la altura del dominio de sus hijos en las tecnologías y ni les acompañan en el uso de Internet ni les advierten de cómo han de usarlo, de qué no deben hacer para no dejar huella que se vuelva contra ellos, de a quienes no deben dar amistad y un larguísimo etc.

Veriamos como absurdo que unos padres dejasen a sus hijos solos por la calle cuando son muy pequeños sin enseñarles a manejarse en sus desplazamientos, por ejemplo, y sin embargo es eso lo que hacen muchos padres dejando que sus hijos surfeen por Internet, eso si, como no salen de casa y están en su habitación se quedan tan tranquilos y luego, cuando acaso sea tarde saltan las alarmas y se llevan las manos a la cabeza.

La responsabilidad paterno-materna debería discurrir hoy dia más bien por estos derroteros. Por eso los padres deben ser los primeros implicados en el aprendizaje del manejo y sus posibles consecuencias.

Parece una quimera cuando vemos  adultos hechos y derechos que no tienen inconveniente en lucir sus intimidades comprometedoras en su Facebook, por ejemplo, en sus relaciones emocionales, personales, matrimoniales o extramatrimoniales.

En fin. No vale hacerse el desentendido. Es más cómodo, ciertamente, pero por ello más irresponsable.

 

Ver Post >
DECÁLOGO PARA EDUCAR BIEN A UN HIJO

1.- Manifestarle de palabra, con contacto y con hechos nuestro amor y aprobación de su persona y de lo bueno que tenga.

2.- Ponerle unas pocas normas esenciales para su crecimiento en disciplina y responsabilidad y hacer que las cumpla, pero a partir de los 15 ir aflojando la imposición y negociando y acordando

3.- Mantener los dos progenitores si los hay la misma posición en esas normas para darle  seguridad y coherencia

4.- Darle algunas satisfacciones y caprichos si los merece,  pero no excederse en concesiones para no hacer de él un tirano hacia los padres.

5.- Educarlo en el esfuerzo haciendo que haga el sus tareas y obligaciones y no tender a dárselas hechas o muy facilitadas.

6.- Fomentar en él la autonomía en la búsqueda de soluciones a los problemas y toma de iniciativa.

7.- Reforzar sus logros, aciertos y cualidades para que aumente su autoestima, evitando las descalificaciones personales.

8.- Acostumbrarle a que valore las consecuencias de sus actos para que proceda con lógica y prudencia.

9.- Educarle en la comprensión de los demás así como en la práctica de la educación y el respeto.

10.- Educarle en el auto cuidado en su alimentación, sueño y descanso así como

en el mantenimiento del orden personal.

Ver Post >
NECESITO DESAHOGARME

 

 

Si el título del post no hubiese sido este, seguro que muchos ni habrían continuado leyendo. De esta forma alguno picará y se meterá en el contenido hasta el final, que es lo que pretendo, siendo el contenido altamente incendiario.

Estoy cansado de ver  alumnos, sobre todo de secundaria, que no tienen interés alguno en estudiar, que piran, que se portan mal, que no pueden parar en el asiento, que se distraen y hablan y que, en fin, perturban la marcha de las clases y no rinden para desesperación de  padres y profesores. Créanme que les entiendo y ustedes lo van a hacer casi seguro después de leer estas líneas. Cómo van a estar motivados a estudiar si estudiar es un peñazo, un coñazo, que no les resulta estimulante, por distintas razones: porque la mayor parte de los profesores no están preparados para hacer atractivo el aprendizaje, bien porque no les entrenaron o porque ellos mismos no se preocuparon de encontrar la manera de hacerlo. Muchos profesores públicos han superado una oposición al dominar varios temas, pero eso no implica que dispongan de las habilidades pedagógicas en grado suficiente para estimular a sus alumnos a aprender y más en estos tiempos, donde todo es más atractivo que estudiar y pelear con sus deberes. Y otros que no han pasado a la enseñanza por oposición tampoco, en general, les han examinado de sus capacidades pedagógicas para acceder a la enseñanza. Pueden dominar sus conocimientos pero ¡no aciertan a transmitir interés hacia ellos! La mayor parte de los profesores no saben enseñar métodos de estudio de forma que  el alumno comprenda bien y por tanto sepa expresarlos en la misma medida y sienta que progresa y rinde. No les enseñan cómo se selecciona la información más importante y cómo se debe estructurar. Y el alumno no es capaz por si mismo de hacerlo, salvo excepciones. Muchos alumnos se limitan a leer y leer, a subrayarlo casi todo y hacer esfuerzos por aprenderlo de memoria, cuando lo principal es que comprendan bien lo estudiado y lo asimilen bien para poder expresarlo exitosamente y no contestar en sus exámenes algo que no les han preguntado. Influye también que los profesores están hartos de tener que hacer unas programaciones muy completas burocráticamente en vez de cargar sus esfuerzos en lograr transmitir entusiasmo por el aprendizaje aunque sólo se alcance a dar lo esencial de la programación. Y además lo que se evalúa por la inspección no es el grado de interés que van logrando los alumnos en el aprendizaje. Porque los alumnos tienen que someterse a unos rollos insoportables, siendo unos seres pasivos que han de estar sentados durante varias horas al dia, cuando casi todos son activos e inquietos y muchos padecen déficit de atención. Porque no se les enseña (el sistema tampoco lo favorece) a buscar, investigar, bucear en los datos y sacar conclusiones, a organizar la información, a resolver problemas de manera atractiva. Porque ni los padres ni los profesores hacen por mentalizar a sus pupilos de la importancia que tiene aprender y avanzar académicamente para luego poder defenderse en la vida. Porque no se insiste diariamente en lo importante que es formarse bien para luego también aportar a la sociedad sus conocimientos y aptitudes. Porque se les abruma con deberes y deberes cuando el principal deber es el de aprender las habilidades básicas de comprensión y expresión y eso debe de hacerse en clase, donde casi nunca los alumnos son entrenados en la expresión en público de manera oral de sus conocimientos  y luego nos asustamos de que tengan miedo a hablar en público o no sepan expresarse al trabajar, al tratar con la gente, al hacer informes en la empresa, al dirigir reuniones, etc. etc.

Cómo van los alumnos a aplicarse una hora diaria y menos dos a   una actividad de estudio que asocian con algo aburrido, siendo que el uso de los juegos, del móvil y las redes sociales es tan entretenido! Como van a rendir en sus estudios si muchos de ellos no duermen diariamente lo suficiente para estar descansados y poder rendir. Cómo van a asociar aprendizaje y placer si muchas son las voces y riñas que escuchan  porque no se ponen o no ponen interés en sus deberes. Cómo van a rendir si tienen la experiencia de que la escuela es un rollo rutinario y repetitivo y tienen conciencia de que no les es verdaderamente útil. Como van a esforzarse si el sistema educativo en general en este país mata la creatividad y la curiosidad y está aún anclado en un contexto del  siglo pasado. Cómo van a tener gusto por aprender, si lo que predomina son clases magistrales que el profesor da sin enriquecer el tono y ellos pasivamente tienen que limitarse a escuchar!

Urge en este país una reforma educativa dirigida por pedagogos y entendidos en el arte de la motivación, del dominio de los procedimientos, de la participación de los alumnos, de cierta libertad de gestionar la docencia y el aprendizaje y no dirigida por políticos que no entienden de ese tema. Mientras no haya una disposición seria por parte de TODOS los partidos a hacer una renovación de todo el sistema de enseñanza tendremos que seguir sufriendo de todas estas lacras y deficits. Habrá alumnos que se salven y familias que a su modo lo sepan hacer bien, pero lo interesante es que sean todas las familias las que puedan disfrutar de esa renovación y no tengan que estar agobiadas echando reprimendas para que sus hijos estudien y sean personas de provecho…como decían nuestras abuelas.

Hace falta una revolución en la mentalidad para hacer esa renovación. Y si hay que copiar de otros países que funcionan bien, se copia, con permiso. Pero este sistema envejecido y demodé resulta insoportable y tiene un alto coste a todos los niveles. Quisiera terminar afirmando que no es cuestión solo de los profesores, aunque los profesores son la principal pieza del sistema y que muchos profesores saben lo que y cómo hacerlo pero tienen que serlo ¡todos! Que no es sólo cuestión de los padres que apliquen la disciplina del esfuerzo y que no sólo es cuestión de los programas. Es de varias instancias. Pero todas deberían insistir en hacer cuanto esté de su mano para conseguir una cosa: arreglárselas para que los alumnos sientan el placer, el interés y la ventaja de aprender! Con eso ya habríamos dado un paso de gigante. Ahí les dejo con mal cuerpo que es lo que yo siento y es lo que yo buscaba. Lo siento, no pude ser más breve.

Ver Post >
LOS CHICOS Y LOS MÓVILES: GRAN PROBLEMA

Aunque ya es una realidad conviene prepararse para manejar bien las relaciones entre padres e hijos cuando del uso de las nuevas tecnologías se trata, y en concreto del móvil, con internet incorporado.

El móvil inteligente ya se ha convertido en el juguete preferido y más ampliamente aceptado y usado por los chicos a partir de los doce o trece años. Es un juguete maravilloso en si mismo porque no solo les permite llamar o que les llamen, sino sobre todo, porque pueden comunicarse instantáneamente a través del “wasap”, correo o de las redes sociales. Es tan entretenido que choca frontalmente con tener que dedicar su tiempo a algo tan aburrido y monótono como sus deberes y estudios. Por tanto enseñarles a conjugar el tiempo que deben dedicar a una y otra actividad es una tarea que se antoja difícil y en algunos casos imposible. Están colgados de su móvil e imaginar no poder disponer de él les parece una injusticia y un sinsentido. Estamos por lo tanto en un grave conflicto cuando el chico o la chica no van bien en los estudios y los padres optan por restringirles su uso diariamente o quitarlo de su alcance. Y digo grave a juzgar por las reacciones violentas que muchos chicos tienen cuando sus progenitores optan por retirarles el móvil, mientras no den señales de aplicación a sus deberes académicos. Si el progenitor es una madre separada o soltera, lo tendrá aún mucho  más difícil. ¿Qué hacer en esos casos? ¿Quitarles el móvil de repente y no volverlo a dar mientras no se enderecen? En casos de chicos más o menos dúctiles y sumisos quizás tengan éxito los padres. En caso de que aquellos sean algo o bastante rebeldes el conflicto puede llegar a niveles de violencia verbal y física inclusive. El tema es complicado y muy difícil de resolver pero habrá que intentarlo. Lo mejor es dejar claro ante los hijos, en cuanto se les da el móvil inteligente o con internet, que durante el estudio y los deberes el móvil no debe usarse para no interferir el aprendizaje, igual que no se les permite o no debiera usarlo durante el periodo de clase. La razón es la misma. Si aceptan, no hay problema. Si no, se les debe retirar en ese tiempo y devolverlo cuando haya terminado el tiempo de deberes y estudio. Esto mismo se aplica si  su uso les impide dormir lo necesario. Deberían entregarlo cuando van a la cama. Si no les resta sueño, no hay problema para que lo tengan en su poder. Lo peor es cuando el chico lleva tiempo dominado por el móvil en detrimento de sus obligaciones, sueño, etc.. En esos casos, la guerra está asegurada y quizás haga falta intermediación externa.

Ver Post >
ACOSO ESCOLAR ¿DÓNDE ESTÁ EL PROBLEMA?

El acoso escolar, después de tantos casos desgraciados, parece que se ha puesto en la diana de las autoridades educativas y de la sociedad española. A ver si es verdad, aunque mucho me temo que todo este revuelo se pase en cuanto la actualidad lo vuelva a enterrar por una temporada. El tema es complicado de atacar porque nace no ya de la idea repentina de los acosadores por su interés por hacer daño, aunque muchas veces no sean plenamente conscientes de ello, sino de un caldo de cultivo social y educativo que está detrás de ello. A medida que la autoridad ha ido perdiendo fuerza, que el miedo a ella ha disminuido, que la sensación de inmunidad ha ido creciendo a la par en los acosadores y que el clima de falta de respeto a las diferencias individuales y al otro en general, el acoso ha ido en aumento. A medida que las relaciones interpersonales por ello se van deshumanizando y parece que uno puede descargar sus impulsos violentos contra los que nos caen mal o a los que envidiamos. A medida que las familias se van desestructurando y muchos padres se inhiben de la orientación, instrucción y educación de sus hijos en valores morales. A medida que ocurre todo esto no es de extrañar que surjan cada vez más casos en los que los pequeños y los adolescentes la tomen con los más débiles, tímidos, educados o incluso con los más estudiosos ya sea por envidia, por divertirse a costa  del sufrimiento ajeno, por compensar su fracaso escolar, sus frustraciones y un largo etcétera. Si la educación emocional , la compasión, la empatía, la solidaridad, la colaboración, la caridad, el respeto a las diferencias ajenas no se cultivan predominantemente ni en las familias ni en los colegios, ni en la política ni el los medios, no deberíamos extrañarnos de que haya cada vez más casos de acoso escolar. Si añadimos la facilidad  que las redes sociales e internet ofrecen a los acosadores tendremos un plato combinado con todos los ingredientes. Por ello hacen falta muchas intervenciones en la comunidad educativa y programas como el programa KIVA finlandés o el TEI español, un teléfono al que llamar para pedir auxilio, para disminuir esta tendencia creciente en los colegios. Ah, y no se nos olvide que en los adultos también existe el acoso. Por eso si la educación emocional se empieza a aplicar desde abajo afectará para bien para que entre los adultos también vaya disminuyendo el acoso personal y laboral. Cuantas más dosis de respeto, buenas formas, lealtad, solidaridad, comprensión y empatía sembremos, menos se desarrollará esta abominable práctica.
.

Ver Post >
TIEMPO DE NOTAS

 

Estamos en vísperas de que los chicos recojan sus calificaciones de la primera evaluación y los padres asistirán expectantes ante los resultados. Dada la importancia que en esta sociedad se dan a las calificaciones académicas como si fuese lo más importante de la vida de nuestros hijos, si las notas no obedecen a las expectativas positivas en cuanto al resultado se puede caer muy fácilmente en la tentación de hacer poco menos que una tragedia si el resultado son varios suspensos. En el momento en que se piensa en términos de gravedad surge la reacción violenta verbalmente señalando nuestra insatisfacción y nuestra decepción, seguida de inmediato de voces, acusaciones oyéndose los términos de “vago”, “irresponsable”, y comentarios culpabilizantes que a buen seguro crearán dos posibles reacciones en el hijo: rabia interna no expresada por el trato quizás desproporcionado o quizás rebeldía lo que complicaría aún mas la relación entres padres e hijos. No estoy diciendo que no se de importancia al aprendizaje y sus resultados sino que hay que cuidar no caer en la desproporción porque siempre conduce a malos resultados, que a su vez de rebote crearían gran disgusto a los padres, con lo que el bucle del disgusto se consolida y se acentúa. Se debe aprovechar para exponerles por qué las malas calificaciones nos han disgustado y cómo hay que evitar que en el trimestre que viene se vuelva a las andadas. Se les pueden reducir los beneficios si todo ha sido fruto del descuido y la vagancia pero habría que evitar la explosión airada de la decepción porque los daños colaterales serán más que evidentes. Vale más dejar pasar las horas y luego hablar tranquilamente del problema y cómo resolverlo en adelante que dejarnos llevar del disgusto y perder el control emocional de nuestras palabras y acciones. No es el primer caso en que un adolescente se escapa de su casa o se encierra en su cuarto o amenaza con herirse a si mismo. Hay que tener un poco de paciencia y no humillar, herir, machacar verbalmente al hijo como si hubiese cometido una falta imperdonable. Las malas calificaciones no deberían ser el principal motivo para destrozar la convivencia y la paz familiar, sobre todo estas fiestas.

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Silveira
Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

Últimos Comentarios

Carmen Maria Otero 24-02-2016 | 19:14 en:
RECIÉN SEPARADA
leandro1995_885 27-01-2016 | 23:34 en:
ESTUDIAR EN EXCESO

Etiquetas

Otros Blogs de Autor