El Comercio
img
ENFERMAR DE PENSAMIENTO
img
Miguel Silveira | 24-08-2008 | 16:32| 0

¿Quien ha dicho que nuestro estado mental o psicológico no influye en nuestro cuerpo? Hasta los médicos, tan remisos antaño, comienzan a admitirlo. Hay miles de evidencias y aquí va una pequeña muestra sacada del acontecer diario. Me encontré por la calle un conocido que lleva viviendo las malas consecuencias de una separación traumática de un hijo y no puede casi ver a los nietos por venganza de la nuera. Tal tormento le ha hecho envejecer, en tan sólo seis meses, varios años. Lo encontré encogido, entristecido y con muchas arrugas en su rostro, ni sombra del hombre esbelto que hasta hace poco tiempo ha sido. Estas tan serias consecuencias han sido producto de la erosión que le ha supuesto vivir y pensar bajo esa losa y de dejarse invadir y llevar de la rabia contenida. El veneno de pensar que no hay remedio, que nada puede hacer contra tal injusticia y que no ha podido evitar el triste espectáculo que tiene lugar delante de sus ojos es lo que ha acabado con su cuerpo y con su gracia.

Sólo es un ejemplo que expresa la importancia de cuidar el contenido de nuestros pensamientos, de lo que tenemos presente en la conciencia, aunque el lector conocerá otros muchos ejemplos diferentes. Se puede argumentar que resulta difícil sustraerse al impacto de algunos contratiempos, pero no es menos cierto que hay que cuidar que los pensamientos negativos, los recuerdos nefastos y las anticipaciones catastróficas ocupen el mínimo tiempo y espacio en nuestra mente. Sumar preocupación junto con el lamento, sumar rabia con pena, con ideas de venganza y con tristeza es un cóctel maldito.

De hacer algo hay que restar mas bien tiempo en que nuestro cerebro se ocupe de las miserias que a todos nos afectan. Hasta la enfermedad prende más fuerte y virulentamente a medida que nos centramos en dar vueltas a lo adverso. Hay que ser muy decidido, tener las ideas claras y actuar con determinación si no queremos asistir al lamentable espectáculo de ver cómo se desmorona nuestro cuerpo, se arruga nuestro rostro, se encoge nuestra figura, se hunden nuestros ojos y enfermamos de angustia, de tormento y de pena. Restar es la palabra, distraer nuestra mente de malos pensamientos y dedicar la mínima energía a lo que nos amarga. Esponjarse, empaparse y obsesionarse con el sentimiento de desgracia es la peor estrategia que podemos usar. También hay evidencias de que cambios positivos ante la adversidad producen algún que otro milagro. Por eso hay que reducir minutos de pensar en negativo o de tener presente el mal que nos afecta, sea el que fuere y decidir prestar atención a lo que nos empuja, nos agrada y estimula. Un estupendo reto.

Ver Post >
CASADOS Y NO HABLAN
img
Miguel Silveira | 17-08-2008 | 09:31| 0

A pesar de llevar poco tiempo casados no hablaban entre ellos como era de esperar. El se las arreglaba para estar ocupado con sus asuntos de trabajo, sus amigos, la televisión o con el futbol, con el ordenador navegando en la red. Apenas tenía tiempo para hablar de los dos o de uno de ellos, de asuntos familiares o quizás de pareja, de su estado emocional o de cómo les iban mutuamente las cosas. Ella le iba avisando de que se encontraba muy sola sin poder compartir, además de la cama, sentimientos, proyectos, agobios personales y dudas y él, temeroso quizás de afrontar los problemas cara a cara, solía dar la callada por respuesta o presentar excusas quizás por timidez o por no estar acostumbrado a eso de ventilar los sentimientos. El caso es que ella encontró en el café diario de la empresa un compañero dispuesto a escucharla y a intercambiar puntos de vista hasta que llegaron a intercambiar algo más que palabras y llegó un dia en que su mujer no le pedía ya tiempo ni opinión. El la veía como ausente y ella acabó por decirle que ya no le quería, que ya era tarde y no había remiendo ya para un roto tan grande. Parejas como esta abundan por doquier y apenas si se entiende que dos seres humanos que proclamaron a los cuatro vientos que se querían y tienen un hijo ya no sean capaces de hablar entre ellos mismos de ellos mismos, de desahogarse mutuamente, de hablar de sus proyectos y sus penas, de sus vivencias, laborales o no y de un largo etcétera. Si dos que están dispuestos a vivir toda la vida juntos no se paran a hablar ¿qué pintan juntos? El caso es que abundan las parejas que no hablan y ventilan por fuera sus cuitas y sus preocupaciones, lo que les mueve y les conmueve. No se entiende muy bien este fenómeno frecuente. Se puede entender que a uno le cueste hablar de si mismo y de sus sentimientos pero no tener tiempo para intercambiar impresiones, hablar de la familia y los problemas que a los dos les afectan, no se entiende muy bien. Y así pasa lo que pasa, que muchas parejas al cabo de algún tiempo se aburren como ostras y cada cual opta por hacer su vida. Para eso mejor haber evitado dar el cante de una sonada boda. Para eso, mejor es no casarse. O sí, dirán no obstante algunos. Hay gustos para todo pero hablar en la pareja, además de otras acciones, parece elemental, querido Watson.

Ver Post >
LA BOLA ENTRÓ
img
Miguel Silveira | 09-08-2008 | 22:27| 0

No suele fallar. Cada vez que salta a los medios la noticia de un logro deportivo, como el de Nadal en Wimbledon, la selección española en la Eurocopa, o Alonso en la F1 surgen numerosos padres que desearían ver en sus hijos estrellas futuras del deporte. Y por eso vemos a niños sometidos a duros entrenamientos con la esperanza del éxito futuro, entendiendo por tal el triunfo noticiable y mediático. La competitividad es tal que vemos a los niños sacrificados sin pararse los padres a pensar seriamente si están haciendo bien o perjudicando a sus retoños. Estarán convencidos de que hacen bien y que cuanto antes comiencen a entrenar más probabilidades tendrán de ser importantes en la vida. Sin embargo es un error y hasta una explotación, si se me permite, hacer que un niño desde muy pequeño se pase varios años, varias horas diarias, entrenando, además de las que tiene que dedicar a ir al colegio y sus deberes. Nos quejamos de que los chinos explotan a sus niños pero ¿no es una explotación privar aquí a un niño de su tiempo de ocio necesario, lo mismo da que sea por el tenis, la gimnasia o por tocar el violín? Una cosa es que entrenen distintas habilidades físicas, musicales o de otras artes para desarrollarse y adquirir cierto nivel de disciplina y otra exprimirlos con miras al triunfo. Lo poco agrada y lo mucho enfada. Lo que de forma comedida puede ser positivo, puede convertirse en abusivo. No es bueno físicamente ni psicológicamente tan duro entrenamiento. Miedo me da si en estos Juegos Olímpicos tienen muchas medallas los españoles porque en septiembre aumentarán los padres que apunten a sus hijos a actividades deportivas con vistas al futuro, aunque no haya dinero por medio como en otros triunfos deportivos. Cuidado con hacer de los niños adultos prematuros, excesivamente responsables y auto exigentes, va contra la naturaleza. Tampoco es bueno tenerlos ocupados diariamente en actividades extraescolares excesivas que les resten descanso. Hay que dejarles que respiren en parte. Tiempo tendrán de competir duramente cuando vayan… creciendo, pero no tan pequeños. Aunque me temo que algunos no estarán muy de acuerdo con estas posiciones.

Ver Post >
NO DUERMO BIEN
img
Miguel Silveira | 03-08-2008 | 12:53| 0

NO DUERMO BIEN

Muchas son las razones para que uno no duerma las horas suficientes para estar descansado y muchos recurren a los fármacos para superar su insomnio. Ciertamente estos son muy aconsejables cuando se llevan varios dias o semanas (no digamos meses) durmiendo por debajo de las horas que sabe que necesita para poder rendir al dia siguiente pero estos no deben ser remedio habitual sin haber agotado otros recursos naturales. He aquí algunos consejos y orientaciones para mejorar lo que sin duda es la principal fuente de descanso mental y físico, como es el sueño.

Es conveniente que el lugar donde se duerme sea dedicado a dormir de forma que ese espacio se asocie con el sueño al final de la jornada. Hacer otras tareas sistemáticamente en ese lugar no sería lo apropiado, salvo los que no tienen problemas para dormir en cualquier sitio o salvo escasez de espacio para ello. Conviene que antes de ir a la cama uno no se exponga a estímulos mentales que le alteren: no seria conveniente discutir, repasar los problemas que uno tiene o cuestiones pendientes. Es también conveniente desarrollar una serie de ritos que señalan que el tiempo de descanso se aproxima, como lavar los dientes, apagar el móvil, hacer algunos ejercicios de relajación o de respiración, dejar preparadas las llaves y la cartera para el dia siguiente, etc. Procurar acostarse siempre sobre la misma hora más o menos. No obsesionarse con “tengo que dormir” para estar descansado sino dejar que el sueño llegue de forma natural. Ya en la cama es mejor quedarse quieto y relajado para que acuda el sueño. No aprovechar para repasar mentalmente los asuntos que uno sabe que le ponen nervioso o le obsesionan. Al dormir hay que desconectar y olvidarse de todo. Los asuntos habrán de resolverse en su momento, no antes de conciliar el sueño. Si se puede es bueno hacer ejercicio antes de cenar para estar más relajado y cenar no muy tarde y como un pobre, no como un rey. No es que todas estas medidas aseguren el sueño pero lo facilitan. Y procurar dormir las horas que cada cual necesite, no recortar el tiempo, porque se paga caro.

Ver Post >
NOTICIÓN
img
Miguel Silveira | 27-07-2008 | 12:05| 0

Asistimos a un descubrimiento revolucionario. Estábamos convencidos de la influencia de nuestra herencia, nuestros genes en los males que sufrimos. Vienen a consolidar esta convicción noticias como estas: “Se ha descubierto el gen de la obesidad, el del cáncer depulmón o el de la timidez”, dicen a veces los diarios. Pero los últimos hallazgos científicos nos proporcionan una noticia bamba: que siendo cierto que tenemos determinadas tendencias o predisposicición a enfermar, no es menos cierto que podemos activar o desactivar (otros le llaman encender o apagar) nuestros genes haciendo probable o inhibiendo el desarrollo de aquellos que se espera que ocurra.

Es decir, que podemos desactivar determindos genes, que no estamos faltalmente predestinados por la herencia. Pero ¿cómo apagarlos o encenderlos, activarlos o desactivarlos? No lprecisamente sometiéndonos a manipulaciones genéticas en un labortorio sino eligiendo nosotros un estilo de vida, una forma de vivir y comportarnos saludable, dentro de lo posible. No es algo sencillo, pero estaremos de acuerdo en que es una gran noticia que no estamos necesariamente forzados por la herencia.

Es complejo hablar de lo que es “forma de vivir” pero eso incluye la forma de alimentarnos, la vida que llevemos más o menos estresante y erosiva, la forma de pensar y de relacionarnos y las emociones que cultivemos.

De comer muchas grasas a comer frutas, verduras y hortalizas va a depender en gran parte nuestro destino fisiológico. De exponernos a sustancias nocivas en los alimentos y en el medio ambiente dependerá la activación de ciertos genes. De pensar negativamente sobre la vida, las relaciones, el trbajo, la salud y otras áreas a pensar más positivamente va a depender el resultado encendido o el apagado. De vivir con alto estrés o tenerlo adecuadamente controlado y lo mismo del cultivo de determinadas emociones como la ira, la tristeza, la depresión, el desencanto o el buen humor, la afabilidad, la alegría y la ilusión va a depender el éxito o el desastre de la desactivación o no. Existen ya varios libros que defienden la tesis de que podemos influir en nuestra biologìa y no estamos a expensas de los genes. Que podamos modificar nuestra herencia me parece un notición en toda regla.

Ver Post >
LOS HUEVOS, EN VARIAS CESTAS
img
Miguel Silveira | 23-07-2008 | 19:42| 0

Dice el refrán que no se deben meter todos los huevos en una sola cesta por si, al andar, das un traspiés y se te rompen todos. También dicen que es bueno, si juegas a la bolsa, no meter todo el dinero en un solo valor, sino en varios para caso de hundimiento de la bolsa. Vale también para las relaciones personales pero algunos no lo tienen en cuenta y siguen adelante hasta que surgen los problemas.

Me refiero a esas personas que nada más que echan novio o novia se van centrando en su pareja y se olvidan de amigos, compañeros y demás relaciones como si los dos se bastasen y sobrasen. No ven necesidad, aunque la haya, de mantener activas sus relaciones de amistad y se reducen a estar siempre juntitos los dos. Puede ocurrir que sea uno de los dos el que imponga esa exclusividad y se las arregle para apartar al otro de la gente y aniquile sus antiguas relaciones. Sea cual sea la razón cometen un error que pagarán con creces según avance el tiempo, pues si llega a ocurrir, como a menudo ocurre, que la pareja rompe, uno o los dos quedan al borde del colapso por carencia de apoyos y por no haber diversificado sus relaciones cuando es algo tan sano y necesario. Basta con que ambos experimenten el aburrimiento mutuo para que cuando se den cuenta resulte ya muy tarde procurarse otros contactos que enriquezcan su vida y tiempo libre. Aunque las relaciones personales no son siempre satisfactorias y supongan el pago de un peaje, es necesario diversificarlas y mantenerlas vivas para evitar quedarse aislados y aturdidos. No hace falta estar siempre rodeados de gente pero tener , cuidar y alimentar las compañías es una medida inteligente, sana y reconfortante y es una garantía contra la soledad impuesta por las circunstancias, contra la tristeza y contra el posible hastío de estar codo con codo noche y dia. Se puede compatibilizar una intensa y fructífera relación de pareja con tener más amigos y contactos, con salir a cenar o a divertirse, cotillear un poco y criticar sanamente y partirse de risa si te cuentan un chiste. Y también para tener con quien salir si la pareja muere, se nos marcha o salta por los aires. Lo dicho, los huevos, no en una sola cesta.

Ver Post >
Estrés vacacional
img
Miguel Silveira | 22-07-2008 | 10:28| 0

PARECE una exageración decir que las vacaciones producen estrés. Parece como buscar tres pies al gato cuando lo que siempre nos han dicho es que el estresado laboralmente necesita unas vacaciones para descansar y encontrar la relajación que necesita.

Sin embargo a algunas personas es verdad que las vacaciones pueden estresarles y mucho. Pienso en los adictos al trabajo, en los acostumbrados a estar siempre ocupados y conectados tecnológicamente.
Todos estos pueden experimentar alto nivel de estrés si pasan del exceso de actividad a la completa inactividad, si de pronto les pones en la playa y les sometes a varias horas de tumbona o de piscina.
A estos les pasa que o se ponen enfermos, cogen un catarro o les duele todo el cuerpo y se encuentran cansados o también puede darles por ponerse irritables, enfadados por cualquier nimiedad y no aguantar a nadie. Les ha estresado el cambio brusco y no saben qué hacer para normalizarse.
Que les pregunten si no a tantas familias que tienen que sufrir su malestar. ¿O sea que es mejor que no tomen vacaciones? No exactamente.
Lo que tienen que hacer estos señores o señoras, que ya va habiendo, es programarse unas vacaciones en las que la actividad física esté bien servida, en las que tengan mucho que ver y mucho que viajar, o que estén llenas de actos mezcla de culturales, deportivos y gastronómicos, incluida la posibilidad de leer sus correos electrónicos diariamente y no dejar de leer la prensa entre otras cosas. Es decir que si hacen un cambio de actividad laboral a otra actividad aunque no sea laboral, pero actividad al fin y al cabo puede evitarse el estrés y el mal humor que este suele llevar consigo.
Pueden también ir reduciendo su actividad según pasan los dias, pero estar todo el dia sin hacer nada o teniendo que leer, si no les gusta, es asegurarse la tortura.
A todas estas gentes les viene mejor el cambio de actividad en lugar de la drástica reducción. Ah, y no coger unas vacaciones muy largas.
Cuanto más tiempo de inactividad mayor estrés y mayor desastre. Algunas madres, como les es imposible viajar con niños y quieren descansar se pueden preguntar qué hacer para no padecer el estrés de sus parejas en esos casos planteados.
Hay una solución sugerente. que su pareja, para mantener la actividad, se ocupe todo el tiempo del niño o de los niños, mientras la madre descansa y que él acuda un par de veces a bañarse y tomar el sol unos minutos.
Pero mucho me temo que esta sugerencia no va a ser bienvenida

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Silveira
Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

Últimos Comentarios

Carmen Maria Otero 24-02-2016 | 19:14 en:
RECIÉN SEPARADA
leandro1995_885 27-01-2016 | 23:34 en:
ESTUDIAR EN EXCESO

Etiquetas

Otros Blogs de Autor