El Comercio
img
¿ERES VÍCTIMA DE LA ANSIEDAD O EL ESTRÉS?
img
Miguel Silveira | 24-05-2016 | 20:08| 0

 

Me ha llevado bastante tiempo afinarlo y hacerlo aplicable con facilidad y eficacia, pero lo he conseguido. No suelo usar este espacio para promocionarme pero después de ocho años consecutivos, ayudando con mi post semanal a personas de diferentes rasgos, situación, edad, profesión y condición, creo que me merezco dedicar este espacio a dar a conocer la existencia de un programa que a buen seguro ayudará a muchas personas que sufren las consecuencias de la ansiedad y el estrés y no cuentan en su haber más que con unos fármacos que, aunque en un momento dado, pueden ayudar, no les resuelven el problema ni les ofrecen recursos para hacer frente a esta a modo de epidemia, pues ya está afectando a millones de españoles de todas las edades, en especial a partir de los veinte años.

He conseguido confeccionar un test muy completo que permite al usuario, de forma gratuita, saber, al  completarlo, cual es su nivel de ansiedad y/o estrés. En tan solo una semana más de mil doscientas personas lo han hecho.

Luego, sin tener que desplazarse ni esperar ni tener una consulta presencial, podrá o no adquirir mi programa, pero al menos necesita saber cual es su nivel y a qué se expone, si por casualidad es alto o muy alto.

Por tanto los lectores del blog tienen desde hoy la posibilidad de entrar en mi página www.estresyansiedadonline.com y de inmediato comprobarlo.

Nadie se puede sentir comprometido por el hecho de hacer el test, pero al menos puede contar con una información que le será muy útil.

Alguno se preguntará si el programa ofrecido le puede servir de gran utilidad o no a lo que honestamente le respondo afirmativamente. No me gusta vender humo. Nunca lo he hecho y ahora no iba a ser menos.

Eso sí, hay que hacer un esfuerzo soportable a corto plazo y si se quiere mantener el resultado, también a medio y largo plazo. Pero merece la pena antes que exponerse a mayores males y sustos, como quien de pronto siente los efectos indeseables de padecer ansiedad y/o estrés.

Gracias, amigos por haber tenido la paciencia de leer estas líneas. Ya sabeis, lo que no se conoce, no existe y si no existe no se puede usar. Bienvenidos al club de los que luchan contra esta lacra de la ansiedad y el estrés que está dejando tantas víctimas.

Ver Post >
LA FUERZA DE LA DETERMINACIÓN
img
Miguel Silveira | 16-05-2016 | 20:24| 0

 

Pocas veces tiene uno la ocasión y la satisfacción, como la acabo de tener,  de constatar que una persona, mayor, de 61 años en este caso, ha sido capaz de cambiar radicalmente del estilo que venía mostrando ante si y ante los demás, gracias a la firme determinación con la que decidió cambiar.

Se pasaba los dias lamentando su pasado, llorando por las muchas vicisitudes y dolores que había experimentado en su vida, por sus decepciones familiares y cantando su depresión a través de su rostro angustiado y triste. ¿Y qué se iba encontrando? Más rechazo y mayor aislamiento, más angustia y mayor retraimiento, incapaz de disfrutar de su dia a dia y de aprovechar la vida que aún le queda.

Le propuse un cambio radical, un cambio de actitud ante la vida, un abandono del continuo lamento y del repaso de su desgraciada vida, un centrarse en el presente y un cambio de varios comportamientos personales y sociales, así como un control mental y fisiológico de su estado  acompañado de  una evaluación diaria de su progreso, si es que se atrevía y decidía a dar ese gran paso, nada fácil, en general y menos a su edad.

Lo tomó muy en serio y en un tiempo record ha logrado una espectacular transformación, que no solo ha notado interiormente sino que quienes la conocen y la tratan lo han notado también y se ha reconciliado con la vida, con la sociedad y con su gente. Se lo dicen y se siente reforzada, alimentada en su autoestima.

Y todo porque tomó la decisión firme y la determinación de poner su voluntad a favor de la transformación que se le ha ofrecido. El milagro se ha dado. Sólo queda que siga alimentando esa fuerza y podrá contar estas semanas como un antes y un después en su existencia. Carmen, (es un nombre ficticio) muchas felicidades y mi admiración y reconocimiento. Lástima que no pueda mostrarte con nombre y apellidos como ejemplo y tú poder contarlo a tantos y tantos que no se ven capaces de ponerse con fuerza imparable a luchar por conseguir sus objetivos. Pero aquí queda el testimonio de esa hazaña, porque una hazaña es, si hablamos claro, hacerlo a esa edad en que parece que ya es tarde para cambiar de estilo y hábitos y después de arrastrar tan grandes sufrimientos.

Ver Post >
LA MEDITACIÓN ESTÁ DE MODA
img
Miguel Silveira | 06-05-2016 | 14:19| 0

 

Afortunadamente la meditación está entrando con fuerza en nuestra sociedad, como siempre por influencia de los norteamericanos, que la han puesto de moda en su país hace ya algunos años.

Es una buena noticia que entre con fuerza, pues buena falta nos hace para mitigar esta vida tan estresada y llena de ansiedad que llevamos.

Para quien no está familiarizado con la palabra y piense solamente en las connotaciones religiosas conviene recordar que, en lo básico, es un ejercicio mental, que se refiere a la práctica de la concentración en el estado de nuestro cuerpo y en particular en la respiración, que es la principal actividad, que hacemos ininterrumpidamente desde que nacemos hasta que morimos.

Aunque hay varias formas de meditación, la más sencilla consiste en sentarse cómodamente en una silla, con la espalda recta, apoyando los pies en el suelo y concentrarse o prestar atención en el hecho de respirar, simplemente, sin más, sin hacer juicios ni analizar qué está pasando. Centrarse en sentir la respiración, en el aire entrando y saliendo.

Para facilitar esa concentración viene bien hacer tres o cuatro respiraciones profundas y lentas, tanto al inhalar el aire como al exhalarlo y luego seguir concentrados en el ritmo que tenga cada uno.

Hacerlo al principio durante cinco minutos cada día y después de una semana unos diez minutos facilita la calma y la paz interiores si se sigue practicando con frecuencia.

Puede costar y  cuesta al principio esa concentración porque varios pensamientos o imágenes tratarán de robarnos la atención puesta en respirar. No importa, lo esencial es volver una y otra vez a concentrarse en la respiración procurando no luchar por apartar los pensamientos, sean estos de la naturaleza que sean.

En cuanto al lugar, conviene hacerlo en un sitio tranquilo y silencioso, en lo posible, sin el móvil encendido y sin que nadie entre o salga del recinto en ese tiempo. En cuanto al momento, cada cual que elija el que más le conviene, pero al levantarse o antes de ir a la cama son dos momentos apropiados.

Lo importante es hacerla para ir experimentando cierto nivel de calma con el paso del tiempo.  Y, voilà, irá surtiendo efecto.

 

Ver Post >
LO DIFÍCIL FUE ANTES QUE LO FÁCIL
img
Miguel Silveira | 24-04-2016 | 18:12| 0

 

Así  es y así tiene que ser. Cuando propongo a mis pacientes algún cambio en su estilo de vida y pensamiento, aunque no sea muy importante, prácticamente todos dicen que lo que les mando es difícil. A lo que les respondo: puede ser dificil pero ¿es imposible? No, suelen responder.

De todas formas cualquier cambio en nuestros hábitos y tendencias aprendidas supone violentar la voluntad que se inclina del lado de nuestras costumbres. Para que algo llegue a ser fácil se requiere una práctica masiva, un ejercicio repetido y repetido en cualquier área. La repetición conduce poco a poco al dominio de la habilidad que estemos practicando. Parapetarse por lo tanto en la dificultad no deja de ser una razonable excusa para no embarcarse en la incomodidad del cambio. Suena bien y parece razonable que lo que tengamos que hacer cueste un esfuerzo.

Pero los decididos y determinados a conseguir sus fines y objetivos no se quedan en la percepción de la dificultad, antes muy al contrario se siguen entrenando contra viento y marea hasta que lo forzado en un principio se automatiza, eso sí, después de centenares o de miles de ensayos y de intentos. Una vez automatizado lo difícil se convierte en lo fácil. Séneca dijo: “¿ Acaso se llega a lo alto de la montaña por el llano?”

En la perseverancia, que es el mejor mecanismo que podemos activar para llegar al centro de la facilidad, es donde falla el 95% de todo el personal.

Pero el camino es ese, cualquiera que sea el ámbito. Y la recompensa es la satisfacción plena, las sensación de plenitud, la felicidad de coronar la cumbre y disfrutar del descanso, tan sólo por un breve periodo.

Porque luego, lo que queda es seguir manteniendo el trabajo ya que, si abandonamos confiados en la consecución y el logro, se vuelve, de manera muy “fácil” al comienzo, de nuevo.

Ver Post >
CUIDAR LAS FORMAS
img
Miguel Silveira | 14-04-2016 | 20:08| 0

 

 

En las relaciones personales, donde como mínimo hay dos partes, emisor y receptor, que constantemente intercambian los papeles, lo que decimos o hacemos o el contenido tiene gran influencia, pero coincidirá el lector conmigo que las formas usadas por ambos es lo que más suele determinar la reacción del interlocutor para bien o para mal.

Así que las formas, es decir, el volumen y el tono de la voz, los gestos de la cara que se acompañan, justo a los gestos, la mirada, el momento elegido y poco más son los elementos constituyentes  de las formas, es decir lo que se ve y lo que se oye.

Las relaciones se deterioran, alteran, los conflictos se crean la mayor parte de las veces dependiendo de las formas usadas.

Estas están muy condicionadas por el estado anímico del que las utiliza y por su impulsividad  y por ello, si estamos enfadados o molestos por algo, lo esperable, si no tenemos un cierto auto control, es que no usemos las formas adecuadas al fin que perseguimos.

Ese fin queda desdibujado o no se tiene muy presente al actuar y además las ideas y recuerdos que tengamos actúan como si fuesen duendes y por ello lo que y cómo lo decimos queda muy a merced del sentimiento que en ese momento nos invade.

Los sentimientos una vez más suelen ser el motor de nuestras acciones y determinan el tipo de maneras y formas que utilicemos.

Aunque llevemos razón, si las formas nos traicionan, podemos dar al traste con nuestras relaciones.

Hablar con serenidad, sin levantar la voz y cuidando el tono, más bien despacio y sin muchos aspavientos ni gestos provocadores consigue lo que pierde omitir las buenas formas o maneras.

Cuidar el continente o la fachada es tan necesario como cuidar el contenido.

Ver Post >
UNA FORMA DE VER LA VIDA
img
Miguel Silveira | 05-04-2016 | 21:07| 0

 

 

Los acontecimientos que nos toca vivir en nuestra existencia cobran mejor significado a la vista de la perspectiva que tengamos de vida o de la visión de la misma. Para quien esto escribe la vida es como un préstamos que al nacer nos da la madre naturaleza (los que son religiosos lo verán de otra forma) siendo nosotros los responsables del uso que hagamos de tal préstamo temporal, que nunca sabremos cuándo terminará ni cómo.

Habrá en ese trayecto vital momentos excelentes  (escasos), momentos agradables (abundantes), momentos y etapas sin gran relieve emocional (abundantisimos), momentos insatisfactorios (abundantìsimos), momentos desagradables (numerosos) y momentos vitales perturbadores y muy adversos (escasos o muy escasos en general).

Ante ese suceder de eventos de toda esa gama lo interesante es saber administrar el préstamo o  nuestra gestión de los acontecimientos que se irán sucediendo. Decidirse a aprender a aceptarlos será un buen principio de sabiduría personal en lugar de resistirse sistemáticamente a los que son adversos. Pero la gestión va más allá de la mera aceptación. Requerirá muchas veces un disfrute, a veces una actitud de aprendizaje y de entendimiento de su ocurrencia y causalidad. Requerirá también saber compartirlos con otras gentes así como saber afrontarlos sin ayuda en otros muchos momentos. Requerirá proyectar ante el futuro y revisar y evaluar o analizar los que han pasado. Requerirá examinar la calidad del uso que vamos haciendo de los mismos y la forma adecuada o inadecuada de afrontarlos. Requerirá una actitud de intención de disfrute a pesar de etapas adversas que podamos atravesar.

Ante el mismo periodo del préstamo y de sus altibajos, aunque es imposible que coincidan dos casos iguales, la actitud y la forma de la gestión de los dos individuos determinará el aprovechamiento mejor o peor de tal periodo.

El asunto esencial estará en que al llegar al final, sea cual sea la duración que nos haya tocado,  tengamos la sensación de que ha merecido la pena y hemos aprovechado el tiempo, para marchar con buen sabor de boca al otro lado.

Si centramos la vista solamente en el acontecimiento meramente, sin ponerlo en contexto o en perspectiva, podemos perder la referencia y angustiarnos o alegrarnos sin calibrarlo bien.

La forma que escojamos de ver la vida influirá en la forma de vivir con mayor i menor calidad. Esta no es la única, pero puede servir. O no.   Dependerá de los lectores.

Ver Post >
PROTEGER, SÍ. SOBREPROTEGER, NO.
img
Miguel Silveira | 30-03-2016 | 14:14| 0

 

 

Ciertamente no hay una delgada linea roja entre proteger a un hijo y sobreprotegerlo,  pero sí existe una banda un tanto estrecha, aunque para muchos se confunde protección con sobreprotección. Viene esa banda  determinada por no hacer por los hijos lo que ellos pueden ir haciendo por si mismos.  Es un acto de justicia protegerlos para que no se sientan indefensos, pero sobreprotegerlos, privándoles del aprendizaje de ir afrontando progresivamente en función de su edad y su estado, pequeños obstáculos y dificultades, es más bien un acto de injusticia porque con ello y en nombre del amor que les tenemos, les vamos privando de una de las cosas más valiosas que tiene el ser humano, a saber, la capacidad de defenderse, valerse por si mismos, superarse, resolver sus problemas y aprender a  hacer frente a  los contratiempos para fortalecer su carácter y hacerles resilientes.

Por eso, amigos padres, si aún estáis a tiempo procurad ayudar a vuestros hijos, pero tratando de quedaros un poquito cortos para que sean ellos quienes aprendan a valerse, resolver sus pequeños problemas y despachar sus pequeños asuntos personales. Eso en cualquier área de sus vidas.

Cuando escribo este artículo he tenido que resolver como adulto una serie de gestiones personales que antes no conocía, porque era un terreno en el que no me he tenido necesidad de desenvolverme anteriormente y según lo afrontaba y aprendía esta mañana, me venía a la cabeza lo importante que es que los padres desde que comienzan la enseñanza secundaria se hagan acompañar por sus hijos para ir aprendiendo poco a poco en qué consisten gestiones como abrirse una cuenta en el banco, consultar los movimientos, aprender a mirar los recibos de la luz, del gas, del teléfono, de la contribución, aprender a hacer gestiones ante la administración, hacer la matrícula en su centro, solicitar  ayudas y un larguísimo etc. De esa forma  irán aprendiendo a entender el mundo y entrenarse en resolver asuntos que con toda seguridad van a necesitar hacerlo en su futuro. No debemos darles todo resuelto para que no sufran o para que no se compliquen la vida, cuando llegado el momento ineludible en que tengan que responder a las complicaciones que la vida les irá presentando, debe cogerlos aceptablemente entrenados.

Todo eso deberíamos hacerlo sabiendo que con ello contribuimos a aumentar su autoestima y confianza en si mismos, clave para sobrevivir en este mundo acelerado, complicado e intenso en que vivimos.

En fin, menos sobreprotección, aunque nos duela y suficiente protección emocional. Los excesos casi siempre se pagan.

Ver Post >
NECESITO DESAHOGARME
img
Miguel Silveira | 17-03-2016 | 20:10| 0

 

 

Si el título del post no hubiese sido este, seguro que muchos ni habrían continuado leyendo. De esta forma alguno picará y se meterá en el contenido hasta el final, que es lo que pretendo, siendo el contenido altamente incendiario.

Estoy cansado de ver  alumnos, sobre todo de secundaria, que no tienen interés alguno en estudiar, que piran, que se portan mal, que no pueden parar en el asiento, que se distraen y hablan y que, en fin, perturban la marcha de las clases y no rinden para desesperación de  padres y profesores. Créanme que les entiendo y ustedes lo van a hacer casi seguro después de leer estas líneas. Cómo van a estar motivados a estudiar si estudiar es un peñazo, un coñazo, que no les resulta estimulante, por distintas razones: porque la mayor parte de los profesores no están preparados para hacer atractivo el aprendizaje, bien porque no les entrenaron o porque ellos mismos no se preocuparon de encontrar la manera de hacerlo. Muchos profesores públicos han superado una oposición al dominar varios temas, pero eso no implica que dispongan de las habilidades pedagógicas en grado suficiente para estimular a sus alumnos a aprender y más en estos tiempos, donde todo es más atractivo que estudiar y pelear con sus deberes. Y otros que no han pasado a la enseñanza por oposición tampoco, en general, les han examinado de sus capacidades pedagógicas para acceder a la enseñanza. Pueden dominar sus conocimientos pero ¡no aciertan a transmitir interés hacia ellos! La mayor parte de los profesores no saben enseñar métodos de estudio de forma que  el alumno comprenda bien y por tanto sepa expresarlos en la misma medida y sienta que progresa y rinde. No les enseñan cómo se selecciona la información más importante y cómo se debe estructurar. Y el alumno no es capaz por si mismo de hacerlo, salvo excepciones. Muchos alumnos se limitan a leer y leer, a subrayarlo casi todo y hacer esfuerzos por aprenderlo de memoria, cuando lo principal es que comprendan bien lo estudiado y lo asimilen bien para poder expresarlo exitosamente y no contestar en sus exámenes algo que no les han preguntado. Influye también que los profesores están hartos de tener que hacer unas programaciones muy completas burocráticamente en vez de cargar sus esfuerzos en lograr transmitir entusiasmo por el aprendizaje aunque sólo se alcance a dar lo esencial de la programación. Y además lo que se evalúa por la inspección no es el grado de interés que van logrando los alumnos en el aprendizaje. Porque los alumnos tienen que someterse a unos rollos insoportables, siendo unos seres pasivos que han de estar sentados durante varias horas al dia, cuando casi todos son activos e inquietos y muchos padecen déficit de atención. Porque no se les enseña (el sistema tampoco lo favorece) a buscar, investigar, bucear en los datos y sacar conclusiones, a organizar la información, a resolver problemas de manera atractiva. Porque ni los padres ni los profesores hacen por mentalizar a sus pupilos de la importancia que tiene aprender y avanzar académicamente para luego poder defenderse en la vida. Porque no se insiste diariamente en lo importante que es formarse bien para luego también aportar a la sociedad sus conocimientos y aptitudes. Porque se les abruma con deberes y deberes cuando el principal deber es el de aprender las habilidades básicas de comprensión y expresión y eso debe de hacerse en clase, donde casi nunca los alumnos son entrenados en la expresión en público de manera oral de sus conocimientos  y luego nos asustamos de que tengan miedo a hablar en público o no sepan expresarse al trabajar, al tratar con la gente, al hacer informes en la empresa, al dirigir reuniones, etc. etc.

Cómo van los alumnos a aplicarse una hora diaria y menos dos a   una actividad de estudio que asocian con algo aburrido, siendo que el uso de los juegos, del móvil y las redes sociales es tan entretenido! Como van a rendir en sus estudios si muchos de ellos no duermen diariamente lo suficiente para estar descansados y poder rendir. Cómo van a asociar aprendizaje y placer si muchas son las voces y riñas que escuchan  porque no se ponen o no ponen interés en sus deberes. Cómo van a rendir si tienen la experiencia de que la escuela es un rollo rutinario y repetitivo y tienen conciencia de que no les es verdaderamente útil. Como van a esforzarse si el sistema educativo en general en este país mata la creatividad y la curiosidad y está aún anclado en un contexto del  siglo pasado. Cómo van a tener gusto por aprender, si lo que predomina son clases magistrales que el profesor da sin enriquecer el tono y ellos pasivamente tienen que limitarse a escuchar!

Urge en este país una reforma educativa dirigida por pedagogos y entendidos en el arte de la motivación, del dominio de los procedimientos, de la participación de los alumnos, de cierta libertad de gestionar la docencia y el aprendizaje y no dirigida por políticos que no entienden de ese tema. Mientras no haya una disposición seria por parte de TODOS los partidos a hacer una renovación de todo el sistema de enseñanza tendremos que seguir sufriendo de todas estas lacras y deficits. Habrá alumnos que se salven y familias que a su modo lo sepan hacer bien, pero lo interesante es que sean todas las familias las que puedan disfrutar de esa renovación y no tengan que estar agobiadas echando reprimendas para que sus hijos estudien y sean personas de provecho…como decían nuestras abuelas.

Hace falta una revolución en la mentalidad para hacer esa renovación. Y si hay que copiar de otros países que funcionan bien, se copia, con permiso. Pero este sistema envejecido y demodé resulta insoportable y tiene un alto coste a todos los niveles. Quisiera terminar afirmando que no es cuestión solo de los profesores, aunque los profesores son la principal pieza del sistema y que muchos profesores saben lo que y cómo hacerlo pero tienen que serlo ¡todos! Que no es sólo cuestión de los padres que apliquen la disciplina del esfuerzo y que no sólo es cuestión de los programas. Es de varias instancias. Pero todas deberían insistir en hacer cuanto esté de su mano para conseguir una cosa: arreglárselas para que los alumnos sientan el placer, el interés y la ventaja de aprender! Con eso ya habríamos dado un paso de gigante. Ahí les dejo con mal cuerpo que es lo que yo siento y es lo que yo buscaba. Lo siento, no pude ser más breve.

Ver Post >
¡NO ERA PARA TANTO!
img
Miguel Silveira | 08-03-2016 | 12:07| 0

 

En cuanto nos enfrentamos a un problema tendemos a pensar lo duro que nos resultará resolverlo. Tendemos a magnificar su importancia hasta el punto de que, en algunos casos, la preocupación se apodera de nosotros, sobre todo en temas de salud, del porvenir de nuestros hijos o del nuestro propio. En determinadas circunstancias tendemos a pensar no solo que nos será difícil superarlo sino imposible. La imposibilidad y la dificultad se magnifican pudiendo frenarnos por completo, bloquearnos y dejarnos con el alma encogida. Sucede también cuando nos enfrentamos a experiencias que no hayamos tenido y cuya vivencia se nos antoja insuperable o casi. Anticipamos los resultados negativos y no nos vemos capaces de afrontarlos. De esa forma la ansiedad o la angustia dominan nuestra acción empujándonos a evitarlo en lo posible. Que se lo pregunten sobre todo a los hipocondríacos, tendentes a imaginarse ante cualquier dolor que el peor mal les acecha. Pero no sólo en temas de salud. La negatividad tiende a apoderarse de los débiles, inseguros y poco confiados en si mismos y en sus capacidades. El miedo, en fin, hace acto de presencia y tienden o tendemos a cruzar los puentes antes de que lleguemos a ellos. Seneca, nuestro sabio español, lo tiene claro y voy a citarle porque sus palabras describen mejor que yo podría hacerlo el mecanismo psicológico que se activa en cuanto nos enfrentamos a lo desconocido o dificultoso. “El camino no es tan abrupto como algunos se imaginan. Solo la primera parte tiene rocas y peñascos y aspecto de ser  impracticable, tal como mucho parajes, vistos de lejos, suelen parecer abruptos y macizos, puesto que la lejanía engaña a la vista. Luego, a  medida que se van acercando, aquellos mismos lugares que la confusión visual había amontonado,  poco a poco se separan. Entonces, lo que por la lejanía les parecía un despeñadero, se torna ligera pendiente.”  Maravillosa descripción y símil.

 

Ver Post >
“ME HABEIS JODIDO LA VIDA!”
img
Miguel Silveira | 27-02-2016 | 19:34| 0

 

 

 

 

A los casi treinta años después de haber estudiado la carrera que le gustaba y donde le gustaba, pero haber fracasado en realizar su proyecto final, después de varios intentos quedó por completo  frustrado y le dio por encerrarse en casa soltando por la boca un solo comentario: “Me habeis jodido la vida, en reproche a sus padres. Ellos que no tení­an precisamente exceso de dinero y habí­an hecho un esfuerzo sobrehumano con tal de satisfacer a su hijo en sus expectativas, se encontraron de pronto con ese comentario y la ansiedad les inundó su mente, su cuerpo y su hogar desde esa fecha No entendieron el contenido de aquella dura expresión, fruto de la frustración de su retoño y les pareció injusto. No es nada nuevo. Suele ocurrir con gran frecuencia que hijos que se sienten frustrados al no conseguir sus objetivos y si les salen mal las cosas, reaccionan reprochando a sus padres su fracaso personal sin pararse a pensar bien si lo que dicen es justo o es injusto. El caso es tirar balones fuera, echar la responsabilidad sobre quien se ha comportado con buena intención y mejor voluntad y quedarse tan panchos. No es solo en el ámbito familiar donde se da este tipo de reacciones. Es extensible a otros escenarios. El caso es echar la culpa a los de fuera como si los demás fuesen los únicos responsables de que las cosas vayan mal. En el caso de esos padres es fácil dejarse angustiar por la culpa, aunque hayan procedido con la mejor intención, como mejor pudieron y entendieron. Dos cosas se me ocurren ante casos así: que los padres suelen actuar como mejor saben o creen que deben actuar y por tanto no deberín permitir que la culpa les invada, aunque nadie les pueda quitar parte del sufrimiento. Y respecto a los hijos o a los culpabilizadores sería bueno reprimir ese impulso y no descargar injustamente las frustaciones contra quien no tiene culpa, porque no procedió con ánimo de causar dañoalguno. Sería deseable controlar los impulsos que atacan sin piedad a los demás, medir nuestras palabras en vez de vomitarlas y no pensar que la culpa es siempre ajena, como si el  mundo estuviese ocupado por gentes que hacen daño sin pararse a pensar las consecuencias. Un poco de comprensión no viene mal antes de soltar palabras que, como una piedra suelta, no pueden tener vuelta.

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Silveira
Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

Últimos Comentarios

Carmen Maria Otero 24-02-2016 | 19:14 en:
RECIÉN SEPARADA
leandro1995_885 27-01-2016 | 23:34 en:
ESTUDIAR EN EXCESO

Etiquetas

Otros Blogs de Autor