Blogs

Juan Neira

LARGO DE CAFE

HOLA Y ADIÓS

Juan Vázquez abandona el escaño sin haberlo disfrutado, como merecidamente le correspondía por los votos que había obtenido la candidatura de Ciudadanos el pasado 26 de mayo. En sus declaraciones se desmarcó del terremoto que recorrió ayer al partido naranja con la dimisión de Toni Roldán y Javier Nart por la derechización del partido y la negativa a pactar con el PSOE. El ex rector, y ahora ex diputado, aseguró que tenía decidida la dimisión

hace días. No obstante, para justificar su abandono, Juan Vázquez escogió una frase que había pronunciado horas antes Toni Roldán («no me voy porque haya cambiado, ha sido el partido el que ha cambiado») y la hizo propia: «Yo estoy donde estaba, Ciudadanos se ha movido».

Estoy seguro de que Juan Vázquez barajaba la idea de la renuncia al escaño desde la noche electoral. Lo habían captado desde Madrid con la pretensión de poner a un independiente potente al frente de la candidatura y resulta que en el recuento de votos Ciudadanos sacó mucho mejor resultado en las urnas municipales de Gijón y Oviedo que en la urna autonómica.

A partir de ahí, su posición se había debilitado. Sus intentos de formar una coalición de centroizquierda con el PSOE también se vinieron abajo la noche electoral porque a Adrián Barbón le sobran los escaños que le faltan a Ciudadanos. Surgió una oportunidad cuando el PSOE hizo un último intento por retener la Alcaldía de Oviedo ofreciendo la Presidencia de la Junta General del Principado a Juan Vázquez y uno de los dos senadores por elección de la Cámara para Ciudadanos, pero aceptar ese canje hubiera significado la ruina para el partido en la capital. Ignacio Cuesta y compañía levantaron la voz y no hubo trueque.

En definitiva, el ex rector se vio sin posibilidad de participar en la gobernabilidad de la región, sin la visibilidad que conlleva el cargo de presidente del Parlamento asturiano y con una legislatura por delante pilotando un grupo pequeño en el que sólo uno de sus integrantes – Fernández Bartolomé– tiene experiencia parlamentaria. Un panorama desolador, muy distinto del que había imaginado cuando aceptó la oferta de Madrid y se lanzó a la batalla política.

La decisión ya estaba tomada y ayer, al ver las declaraciones de Toni Roldán –el discípulo amado de Luis Garicano–, organizó el protocolo de la despedida. Deja a sus espaldas un grupo descabezado, con muy pocos mimbres para jugar un papel destacado y con la herencia de cuatro años de irrelevancia parlamentaria.

Temas

por JUAN NEIRA

Sobre el autor


junio 2019
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930