El Comercio
img
Categoría: relaciones interpersonales
NADAR Y GUARDAR LA ROPA

Parece una situación excepcional o no frecuente al menos la que voy a describir pero abunda mucho en estos tiempos.

Me refiero a esas personas que tienen una relación estable e incluso idílica a los ojos ajenos pero están descentradas porque han descubierto que esa relación no les satisface por distintas razones. De pronto o con el tiempo se dan cuenta de que su relación de pareja no les resulta satisfactoria, no disfrutan con ella, no le dedican tiempo y no están lo que se dice desando estar juntos y compartir lo que una pareja comparte normalmente. Desde ese momento ya están pero no están. Están oficialmente pero su mente deambula, sueña o se entretiene con otras relaciones posibles y en cuestión de poco tiempo se ven compartiendo su cuerpos, vivencias y experiencias con otra nueva, eso si, clandestinamente, pero simultanean sus actos con la pareja oficial. Tratan de nadar y guardar la ropa hasta que se descubre su entramado y se ven descubiertos.

Y hay de todo. Hay quien al ser descubierto y surgir el enfrentamiento se ve expulsado o repelido y se va pero no se siente capaz de seguir con el/la amante y queda en terreno de nadie, derrotado/a.

Hay quien se atreve a plantear el divorcio y separarse, eligiendo al extraño a la pareja.

Hay los que son capaces de renunciar a su devaneo por miedo a perder la estabilidad de la que disfrutaban pero sin ser felices después de la elección porque les pudo más el miedo a lo malo conocido…

Hay de todo, pero la peor situación la viven los que no son capaces de optar con todas las consecuencias olvidándose de una de las opciones totalmente y entregándose con ardor a la elegida. Esos que tratan de estar no estando, que se engañan a si mismos de esa forma, que tratan de simultanear, se verán abocados, condenados se puede decir, a vivir disfuncionalmente, desgarrados, desubicados, descentrados y eso pasa factura porque la soledad es quien les espera más temprano que tarde.

En consecuencia, no tienen solución y esa es verdaderamente su tragedia. Es una de las paradojas de los seres humanos.

Y aunque lo mejor que harían es o nadar o dedicarse a guardar la ropa, no lo hacen y lo pagan muy caro causándose a si mismos y a los demás enorme sufrimiento, siendo los demás su pareja oficial y otras varias personas.

Ver Post >
DESTINADOS A QUEDAR SOLOS

He  visto llorar amargamente a mucha gente al darse cuenta de que han quedado solos, después de haber desperdiciado alguna relación de pareja que se las prometía felices. Suelen ser personas egoístas, que fundamentalmente están pendientes de si mismos y solo se acuerdan de Santa Bárbara cuando truena, o con otras palabras, solo se dan cuando el otro lo pide a gritos o lo exige. Mientras tanto están a lo suyo predominantemente. No practican la capacidad de la empatía y de darse cuenta de la necesidad de apoyo, amor que el otro también tiene. Son capaces de absorber la energía que necesitan de sus seres queridos pero no dan a veces ni la hora. Mientras los seres queridos les siguen apoyando o sus parejas, no presenta problema el panorama. Este  empieza a complicarse para ellos cuando los otros, hartos de darse en vano, optan por retirarse de la escena y se olvidan y quieren deshacer  del egoísta. Es entonces cuando caen en la cuenta de su falta de cuidado, de compromiso y de respuesta justa y se vienen abajo, lamentando la ausencia producida. Suele ser tarde ya para recomponer la situación y para recomponerse porque están desentrenados en la entrega. Al egoísta no le queda más remedio, si se quiere salvar, que caer en la  cuenta de la predominancia de sus fuerzas centrípetas, cuando aún está a tiempo de dar y darse, pero  no en un arranque aislado sino con cierta asiduidad y compromiso. Es la mejor manera  de salvarse del fuego abrasador de la soledad que les espera. El único problema que existe es que son refractarios a los avisos o señales y consejos que se les suelen dar. Están tan a lo suyo que no reciben el ruido o la luz de las señales que no les interesan. Por eso les espera la soledad, aunque a ellos les parezca que siempre van a ser los protagonistas admirados de cualquier película. Es normal, la naturaleza, que es sabia y neutral al mismo tiempo, se encargará de darles el pago merecido. Y después,  a llorar y a sentir el crujido sus dientes.

Ver Post >
CÓMO TRATAR A UNA PERSONA ENFADADA

 

Dada la difícil situación que supone tratar adecuadamente a una persona que está enfadada con nosotros porque se le puede escapar el control de sus reacciones fácilmente, voy a exponer algunas claves útiles para utilizar en ese momento.

En primer lugar la mejor posición es hablar sentados los dos, por eso se le invita a sentarse. Es una buena forma de evitar invadir la zona de privacidad de ambos y en este caso del que está enfadado para evitar que nos invada a nosotros. De pie  es más dificil manejar la interacción.

No te olvides de llamarle por el nombre. A todos nos gusta que nos llamen por el nombre. Eso nos agrada y siempre dulcifica cualquier reacción. Amortigua la agresividad que el otro puede sentir hacia nosotros.

Trata de hablar con un volumen de voz más bien bajo y sin enfatizar demasiado algunas palabras. El volumen bajo ayuda al otro a reducir su agresividad y enfado.

En general también es conveniente reducir la velocidad del lenguaje que utilizamos. A más velocidad, más posibilidades de hacerle reaccionar más airado. A menor aceleración, mayores posibilidades  de incitar a la calma y modular un poco su reacción.

No argumentar ni discutir. Más bien limitarse a hablar,  a exponer sobre todo los hechos, procurando no meterse con su persona, sin usar adjetivos negativos contra ella.

Finalmente, aunque debe ser casi lo primero, es muy bueno escucharle atentamente y todo lo que tiene que decir,  a ser posible sin  interrumpir su exposición, aunque no estés de acuerdo. Si le escuchas le darás ocasión de desahogar su ira, su enfado y su molestia.

Evitar cualquier broma o sentido del humor porque puede ayudar a escalar su agresividad.

Usando estas técnicas es altamente probable que la conversación termine bien, bajo control y así nos habremos librado del riesgo de explosión y quizás se llegue a un entendimiento.

Mírale de frente pero no mantengas fija la mirada en sus ojos. Puede sentirse provocado

Ver Post >
SOCIALMENTE HÁBILES

Antes solían llamarse así: habilidades sociales, y me gusta mucho el nombre, pero a raíz de que el concepto de inteligencia emocional haya irrumpido en el mercado con la fuerza que lo ha hecho lo de habilidades sociales se ha sustituido por el de inteligencia emocional.

Sea lo que fuere lo cierto es que este tipo de habilidades es tan importante  para desenvolverse en los ámbitos laborales y sociales como los conocimientos técnicos y en algunos casos aún más, pues puedes saber mucho o dominar un tema, pero si no sabes relacionarte bien te quedas con tus conocimientos y no avanzas.

Si todo repercute, como diría Lao-tsé, en el mundo social todo lo que hacemos y decimos y cómo lo decimos  puede tener una repercusión extraordinaria.

Nuestro comportamiento es funcional, es decir estamos en función de aquellos con quienes tratamos y ellos en función de nosotros y por tanto hay que tener mucho tacto para evitar consecuencias a veces funestas que se vuelven contra nosotros.

Todos somos una caja de resonancia emocional y el eco que produce en nosotros o en los demás lo que se dice y hace tiene repercusiones favorables o desfavorables en función de cómo se encuentre el interlocutor, cómo nos encontremos nosotros y cómo nos expresemos.

El momento, el lugar, la situación, el contenido y las formas y tonos de voz y el método elegido deberían ajustarse al interlocutor.

Si lo que predomina es nuestro estado emocional y a partir de él actuamos sin más, podemos encontrarnos con sorpresas.

Dado que actualmente, debido al alto estrés en que vivimos, los nervios y la suspicacia están a flor de piel, la inteligencia emocional pide que cuidemos esa repercusión, si se nos antoja negativa o adversa.

Piénsese que los efectos no se derivan siempre de inmediato y por ello nos pueden explotar en pleno rostro al cabo de algún tiempo, dejándonos perplejos, pues no encontramos explicación a esa reacción del otro cuando realmente la tiene, pero que fue incubada un cierto tiempo.

La habilidad social consiste en adaptarse al  momento, a la persona, a su estado y situación y así ese ajuste producirá buenos efectos. Pero se impone un cierto autocontrol. Sobre todo recordando aquello de “palabra y piedra suelta, no tienen vuelta”.

Ver Post >
MADRES MANIPULADORAS

 
Sí, decididamante estoy en contra de todos los manipuladores, pero también y en especial de las madres manipuladoras con sus hijos, porque el daño que causan es nefasto y duradero. Y abundan más de lo que parece. Suele coincidir con madres a quienes no les ha salido bien su vida de pareja o han quedado solas y lo pagan con los hijos que se dejan, trantando de ganarlos para sus intereses, de culpabilizarlos, si estos tratan de vivir su vida (lógico en los adultos) con que si no tienen en cuenta el sufrimiento que padecen. Les recuerdan constantemente lo mucho que hicieron por sus hijos y lo que se han sacrificado. En otros casos les acusan de ser malos hijos, egoistas o desconsiderados para doblegar su voluntad. Les angustian comentándoles los fallos cometidos en lo que ellas consideran sus deberes familiares. Todo esto no es ilógico si los hijos se comportan de verdad de forma irresponsable y desconsiderada pero en los que se comportan normalmente es injusto, por el daño inmerecido que produce. Por tanto lo que se debe hacer es estar prevenidos para detectar esas conductas de manipulación a partir de ese instante, impermeabilizarse y rebelarse antes de que el mal no tenga ya remedio. De no hacerlo se exponen a vivir impregnados de la culpa y verse limitados en sus vidas, amén de deteriorar y salpicar sus relaciones emocionales de pareja. O sea, que hay daños no solo personales sino también colaterales. Los hijos más sensibles, débiles y responsables son las víctimas más propicias de estos comportamientos. Cierto es que hay hijos que son expertos en librarse  de tales consecuencias. No me refiero a estos. Tampoco estoy criticando a las madres, sino a ese tipo de madres que tanto daño causan.

Ver Post >
ALGUNOS FACTORES DE RIESGO DE SEPARACIÓN.

1.- Que uno de los dos quiera tener hijos y el otro no.

2.-Que uno de los dos sea tacaño y el otro generoso.

3.- Que haya afecto pero falle el sexo o que haya sexo pero no afecto.

4.- Que uno de los dos se lleve mal con la familia del otro o no la soporte

5.- Que la familia de uno rechace al otro miembro y el hijo/a no lo combata.

6.- Que la familia de uno de ellos sea muy intervencionista en la pareja y el hijo o hija no la frene.

7.- Que uno sea muy absorbente y el otro se resista.

8.- Que uno de ellos sea muy celoso y atosigue al otro con preguntas y sospechas o con imposiciones permanentes.

9.- Que uno de los dos limite seriamente la libertad del otro.

10.- Que mantengan posturas opuestas sobre la educación de un hijo.

11.- Que uno de los dos descubra que el otro le ha engañado y lo oculte.

12.- La rutina largamente sentida y practicada.

Hay más pero estos suelen ser los que más se repiten. Conociendo los factores de riesgo no se evitan las separaciones pero uno puede saber cual es el que predomina en su caso y eventualmente hacer correcciones. Si se puede… y se ha llegado a tiempo para evitar el drama de la separación, pues siempre es más bien drama que comedia.

 

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Silveira
Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

Últimos Comentarios

Carmen Maria Otero 24-02-2016 | 19:14 en:
RECIÉN SEPARADA
leandro1995_885 27-01-2016 | 23:34 en:
ESTUDIAR EN EXCESO

Etiquetas

Otros Blogs de Autor