El Comercio
img
Categoría: comunicación
¿CONVERSAR? CARA A CARA

No es lo mismo comunicarse por el wasap o por e-mail que comunicarse cara a cara. La comunicación humana está sufriendo una transformación extraordinaria y posibilitando como nunca hasta ahora que al mismo tiempo sea instantánea estemos donde estemos los interlocutores. Una revolución en toda regla que estando yo en mi casa o en mi coche me pueda comunicar en tiempo real con un amigo que vive en el Caribe o en Nueva Zelanda mientras está tumbado en la playa. Nada que objetar sino admirar el progreso de la tecnología.  Pero nada puede sustituir a una conversación cara a cara mediante la cual podemos percibir en la cara del otro y en sus movimientos cual es su estado de ánimo y hacernos cargo de él asi como adaptar nuestras palabras al momento. La distancia corta cara a cara (no vale estar al lado mandándonos mensajes por el móvil) permite empatizar más fácilmente y sentirte atendido o atender y entender a la persona en si y su estado de ánimo. Esa comunicación vis a vis nos hace sentirnos más unidos y sentir el calor de la proximidad y nos hace sentirnos menos solos.

La comunicación por móvil está bien pero nos priva de esa presencialidad y de sensaciones que solo mirándonos  y escuchándonos podemos experimentar.

La comunicación telemática ha venido para quedarse pero sigue sin haber nada más satisfactorio que escuchar las palabras del otro teniéndolo presente y poder mandar y recibir flujos que solo de esta forma pueden darse. Ah, y en un momento dado permite contactar físicamente con el otro via un beso en la mejilla un apretón de manos, un toque sobre el hombro o cogerse del brazo. Por eso y para compensar la pérdida de conversaciones presenciales y del contacto que puede suponer hay que encontrar tiempo, aunque sea poco, para conversar mirándose a los ojos.

Los emoticonos transmiten sentimientos pero no pueden suplir a la visión que nos ofrece la cara física del otro.

Habría que conversar más de esta manera en la familia, en la pareja y con los compañeros y amigos para que no muera la  vieja comunicación verbal que tanto nos ayudó a sentirnos conectados, acompañados y unidos por el contacto ocular y presencial.

La comunicación digital nunca puede suplir a la analógica. Cuanto más perdamos la analógica, es decir, el contacto vis a vis sería un error del que luego lamentarnos.

De los tipos de comunicación que hay más frecuentes este sería el orden mejor en cuanto  a la calidad y eficacia: conversación cara a cara, conversación telefónica y por email o por wasap. La pena es   que la primera haya perdido tanto espacio, siendo la mejor con mucho.

Ver Post >
¡HABLA!

 

Cuando quieras que los demás conozcan tu estado emocional y lo que te preocupa, ¡Habla!

Habla, si por callar  el otro abusa de tu generosidad y complacencia. Habla  para expresar tu oposición o diferencia de criterio.

A qué esperas para defender tus derechos, violentados o a punto de serlo. Habla y no te calles.

Si aspiras a que los demás conozcan tu opinión  y tu postura en algunos asuntos, ¡habla! No te quedes callado.

Y qué decir cuando no sabes algo que te interesa. Habla en forma de interrogación o de pregunta y no te calles.

¿Por qué esperas a que otros averigüen tus intenciones, basados en supuestos no bien fundamentados? Habla y exprésalas tu mismo con calma pero con claridad muy meridiana.

Los silencios son buenos, pero cuando se pueden interpretar erróneamente en contra tuya, no te calles y Habla!

Si de demostrar tu amor a las personas se tratara o tratase, además de con hechos, usa tu boca y habla!.

Si padeces el riesgo de ser ninguneado, ignorado, preterido ¿a qué esperas para hacerte notar? No te calles y habla.

Hablar es una forma eficaz y sonora de contactar con otros, de ser escuchado y de ser considerada tu existencia. Habla!.

Habla, no por hablar, pero si no dices lo que piensas o sientes, lo que sabes o temes, lo que deseas o quieres, nadie se enterará ni serás atendido como tu te mereces. No esperes más y habla!

Hablar de sentimientos finalmente libera de presiones y de angustias, de pesos y de ahogos. Habla, exprésate con las palabras.

Ver Post >
8 CONSEJOS PARA LOS QUE VAN A VIVIR EN PAREJA, SE CASEN O NO

Antes de decidirse a vivir en pareja sea o no casados, conviene fijar y acordar de antemano las reglas de juego, que regirán la relación, porque eso reduce, aunque no impide, muchos enfrenamientos de futuro. He aquí unas de las más importantes.

 

1.- Cómo repartir las tareas domésticas (limpieza, cocina, orden, compras, recibos, etc.) fijando quien como y donde las hará. Cuanta más concreción, mejor.

2.- Acordar cómo se repartirá el tiempo libre: qué parte la van a disfrutar juntos y de cuanto tiempo dispondrá cada uno a su antojo para hacer las actividades que desee. De esa forma no habrá intromisiones  ni mal entendidos.

3.- Fijar los términos económicos: si harán un fondo común con todos los ingresos o parte, cuanto pondrá cada uno, si habrá una cuenta común o dos, etc.  Así y todo habrá discusiones.

4.- Cómo serán las relaciones con los padres políticos y los propios padres y como le parece a cada uno que deberían ser. Esto es muy importante porque siempre surgen reticencias y suspicacias.

5.- Acordar si se proponen los dos o no intentar tener hijos y cuando, porque si es solo uno y el otro no tiene ese proyecto afectará mucho a la relación.

6.- Cómo se van a plantear la educación de los hijos, si los tienen. Así y todo habrá desacuerdo.

7.- Cómo es el estilo de comunicación de cada uno y cómo desea cada uno que sea la comunicación en la pareja, no solo respecto a los asuntos profesionales y domésticos sino respecto a los asuntos personales.

8.- Cómo harán para respetar los gustos, aficiones y hobbies de cada uno para ajustar la relación.

La mayor parte de las parejas se embarca en la vida en común sin haberse sentado a comentar y acordar estos puntos y luego…pasa lo que pasa.

Ver Post >
CUIDAR LAS FORMAS

 

 

En las relaciones personales, donde como mínimo hay dos partes, emisor y receptor, que constantemente intercambian los papeles, lo que decimos o hacemos o el contenido tiene gran influencia, pero coincidirá el lector conmigo que las formas usadas por ambos es lo que más suele determinar la reacción del interlocutor para bien o para mal.

Así que las formas, es decir, el volumen y el tono de la voz, los gestos de la cara que se acompañan, justo a los gestos, la mirada, el momento elegido y poco más son los elementos constituyentes  de las formas, es decir lo que se ve y lo que se oye.

Las relaciones se deterioran, alteran, los conflictos se crean la mayor parte de las veces dependiendo de las formas usadas.

Estas están muy condicionadas por el estado anímico del que las utiliza y por su impulsividad  y por ello, si estamos enfadados o molestos por algo, lo esperable, si no tenemos un cierto auto control, es que no usemos las formas adecuadas al fin que perseguimos.

Ese fin queda desdibujado o no se tiene muy presente al actuar y además las ideas y recuerdos que tengamos actúan como si fuesen duendes y por ello lo que y cómo lo decimos queda muy a merced del sentimiento que en ese momento nos invade.

Los sentimientos una vez más suelen ser el motor de nuestras acciones y determinan el tipo de maneras y formas que utilicemos.

Aunque llevemos razón, si las formas nos traicionan, podemos dar al traste con nuestras relaciones.

Hablar con serenidad, sin levantar la voz y cuidando el tono, más bien despacio y sin muchos aspavientos ni gestos provocadores consigue lo que pierde omitir las buenas formas o maneras.

Cuidar el continente o la fachada es tan necesario como cuidar el contenido.

Ver Post >
NO QUEDARSE CORTO

 

 

Cuando un golfista golpea la bola para meterla en el hoyo, si golpea de forma que se quede corto, que no llegue, ciertamente será imposible que la bola entre, mientras que si le da con fuerza para llegar o pasarse un poquito será más probable que entre, si seempuja en la dirección correcta. Es mejor quedarse algo largo que corto. Si uno calla, se inhibe, si no pregunta, si no se defiende en cuanto a sus derechos no puede tener la sensación de logro. Se habrá quedado corto.  Es mejor preguntar lo que no se sabe, opinar, expresar, defender nuestro punto de vista, tomar iniciativa. Si uno se queda corto tendrá la desazonadora sensación de que ni ha acertado ni ha fallado y por lo tanto de no haber conseguido el fin que perseguía.

Bien es verdad que callar es de prudentes y a veces la ocasión así nos lo aconseja, pero en general uno quedará más bien satisfecho y con buena sensación si lo intenta, si se atreve, si da pasos, si trata de resolver. La inacción, el freno, la autolimitación conduce a la desazonadora sensación de la inhabilidad, de la incapacidad, de la baja autoestima.

En casos en los que hay que demostrar que somos asertivos (una cualidad equidistante entre ser tímido y agresivo) quedarse corto, comerse las palabras, no expresar los deseos, la curiosidad o las dudas se vuelve en contra nuestra y nos deja frustrados porque sencillamente no conseguimos lo que nos gustaría tener, obtener, saber, conocer, lograr, superar y un largo etcétera.

No conviene preocuparse por si molestamos, si lo hacemos con cortesía y educación. Hay que lanzarse. Hay que empujar la bola. Si no llega al hoyo no entrará, ténganlo por seguro. Eso es verdad no solo en el golf sino en la vida misma, compañeros.

 

Ver Post >
SI DICES SIEMPRE “SI”…

 

Qué ocurre si dices casi siempre sí cuando quisieras decir No? Muy sencillo. Que si les has acostumbrado a ceder siempre, a agradarles, complacerles o servirles y facilitar sus movimientos cuando te opongas, digas que no, pongas pegas o te quieras zafar de sus peticiones, demandas o exigencias, se enfadarán contigo, te acusarán, levantarán la voz, cirticarán, te culpabilizarán o te pondrán morros. Y quizás no lo entiendas, porque crees que los demás tienen que entender o comprender tu estado o tus necesidades como les entiendes tu. Y no te darás cuenta de que no todo el mundo está por la labor de servir como les sirves tú. Por eso lo mejor es dosificar los servicios, las ayudas, la entrega en función de la respuesta de los otros, a no ser que seas madre o padre en cuyo caso cederás más allá del nivel razonable, porque con los hijos tendemos a hacer eso, aunque no siempre se debiera. Eso en cuanto a lo que te viene demandado de los otros. Pero hay más que hacer que es verdaderamente sano. A saber, que seas tú quien necesite pedir favores,  demandar ayuda,  presionar,  mandar o exigir, si la ocasión lo pide. Que seas tú quien no quede meramente a la espera de que los demás entiendan tu necesidad y se pongan en tu piel. Debes pasar a la acción para dar a entender que también necesitas que te ayuden y sirvan, no solo servir tú. Si das y das y cedes por sistema, si dices siempre “Sí” porque negarte es para tí un calvario o si no pides, te espera erosionar tu salud, desperdiciar el tiempo que debías dedicar a tus afanes, menesteres, hobbies o lo que simple y sencillamente te apetezca. Si no hablas, pides, reclamas o exiges, si no te posicionas y te callas, te cocerás por dentro en tu propio jugo y quemarás tu sangre, lo que viene a redundar en perder la salud, las ganas y la ocasión de disfrutar de muchas cosas. Por tanto hay que dejar muy claro que tú tienes un límite que debes señalar y  no han de traspasar quienes contigo traten. Ah, es verdad que algo hay que ceder algunas veces, porque el guión lo pide. Pero eso estratégico, coyuntural o conveniente en un momento dado para ti. Pero ceder y aguantar por sistema conduce al desasosiego, la rabia y a veces la amargura. Eso sí, hay que tener excusas preparadas siempre, excusas que sean creíbles para librarte a veces de la quema…

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Silveira
Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

Últimos Comentarios

Carmen Maria Otero 24-02-2016 | 19:14 en:
RECIÉN SEPARADA
leandro1995_885 27-01-2016 | 23:34 en:
ESTUDIAR EN EXCESO

Etiquetas

Otros Blogs de Autor