El Comercio

img
Etiquetas de los Posts ‘

apoyo

¡NICE CAT!
Miguel Silveira 15-01-2013 | 10:26 | 0

 

“Precioso gato” le dijo su profesor al ver su dibujo de un gato cuando Jarret Krososcka tenía seis años  y esto le marcó para toda su vida. Eso cuenta el famoso ilustrador y autor de libros para niños. Y otro refuerzo posterior también de dos palabras “Precioso trabajo” sobre un libro suyo cuando tenía diecinueve años marcó un antes y un después en su vida como autor e ilustrador. A un niño que se había criado con sus abuelos, apoyado y querido por estos pero  sin padre (drogadicto) ni madre (encarcelada) le sirvieron de inmenso apoyo psicológico esos refuerzos para ser hoy un ilustrador y autor muy reconocido e importante. Y es que el refuerzo verba, o sea, el reconocimiento expreso por parte de los adultos significativos para uno supone un acicate extraordinario para el edificación de la autoestima y de la confianza en uno mismo. Vale que un niño o cualquier persona sea capaz y tenga talento para algo, pero si no se le  reconoce y expresa, si no se le dice con sentimiento y sinceridad, le será muy difícil tener conciencia de su capacidad o puede que le llegue a faltar. Esa conciencia viene a ser la confirmación subjetiva que tiene uno mismo de sus facultades y esa conciencia actúa desde ese mismo instante como acicate interno, como motivación y como estímulo interno, repito, para moverse en la sucesiva aplicación práctica de esas habilidades. Cerramos así el círculo compuesto por dos partes: la capacidad que ese niño tiene y la conciencia de la misma. No damos importancia a esos refuerzos cuando en realidad tienen una potencialidad extraordinaria, siendo susceptibles muchas veces del milagro de cambiar la dirección de una persona del fracaso al éxito seguro. Cuesta poco trabajo decirlo con sinceridad pero nos resistimos a ellos, creyendo que la presión para que los niños trabajen y se esfuercen es suficiente y lo mejor. Siempre es eficaz ese refuerzo, pero cuando un niño se encuentra escaso de cariño, de apoyo y pasa por momentos de desánimo, es como un ungüento, un alivio y un  soplo impulsor de su progreso y desarrollo. No escatimarlo es esencial. Y basta con decir “precioso gato” , “qué bien lo has hecho” , “te felicito” o “muy bien, hijo, me encanta este trabajo”. Sólo dos o tres palabras pueden bastar a veces para sacar a un niño o un joven o un adulto de su baja autoestima y su desgana.

Ver Post >
VIVIR DE PRESTADO
Miguel Silveira 18-12-2010 | 11:41 | 0

Me preguntan si hay personas que son lo que no quieren ser y son lo que les exigen los demás y la respuesta es sí, rotundamente. Claro que las hay y abundan más de lo que nos dice la apariencia.

Todo aquel que no es capaz de construir una personalidad propia, sólida, sostenida sobre criterios personales y sobre ideas claras sobre qué es lo que quiere, cómo quiere ser y a donde se dirige está expuesto a ser lo que los demás le exijan y cómo le exijan que se comporte y, si tiene alguna idea propia, esta es tan frágil y su dependencia de lo que lo demás esperan de él es tan considerable que no tendrá inconveniente en disponerse a ir viviendo a expensas de las demandas exteriores, de lo que los demás le solicitan, le piden o le mandan que haga.

Muchos incluso no esperan a que sean los otros quienes le pidan que se comporten de una determinada forma. Son ellos mismos quienes, suponiendo que saben o creyendo saber lo que se espera de ellos, se comportan en consonancia con esa expectativa que ellos mismos se forman. Viven así intentando no defraudar a la gente, colgados de lo que creen que la gente piensa de ellos.

Naturalmente no tienen una alta autoestima, una autovaloración satisfactoria y no se perciben como valiosos e independientes sino que su categoría depende del aprecio externo y por eso se pasan la vida mendigando la aceptación ajena, aunque el precio que paguen sea elevado. El caso es sentirse aceptados y que les hagan caso, aunque sea para prestarse a ser utilizados. Viven pues de prestado y apuntalados desde fuera de su yo. Si alguien les pide que hagan algo lo harán sin más dubitaciones. Para ellos será una fuente de angustia constatar que no se les acepta y considera como esperan. Por tanto al estar siempre a expensas de la gente les falta la auto sustentación que necesitan. Si los demás les retiran su cariño y su atención quedan desubicados, desorientados y pierden a veces los papeles.

Y no digamos ya si esas personas de las que dependen, les retiran el cariño, les abandonan o se les mueren. Quedan paralizados, desfondados y angustiados. Aunque a todos nos gusta la consideración ajena, lo mejor es confiar plenamente en uno mismo aunque no guste a todos y vivir libremente. Tener personalidad, llaman a eso y moverse por el mundo seguros de si mismos.

Ver Post >

Últimos Comentarios

Miguel 30-05-2014 | 11:47 en:
ENDURECER EL ALMA
erickcalvo74 29-05-2014 | 03:11 en:
ENDURECER EL ALMA
erickcalvo74 29-05-2014 | 03:10 en:
ENDURECER EL ALMA
Ana Eva 03-05-2014 | 08:32 en:
MADRES CASTRANTES
Guest 28-03-2014 | 01:31 en:
PENSAMIENTO CONSECUENCIAL

Otros Blogs de Autor