El Comercio

img
Etiquetas de los Posts ‘

salud

PÁRATE A PENSAR
Miguel Silveira 19-02-2011 | 5:22 | 0

PÁRATE A PENSAR

Párate a pensar ….

Si la vida que llevas es la que quieres o la que otros te imponen.

Si vives a expensas de lo que los demás esperan que seas y cómo te comportes.

Si tu estilo de vida es sano o mina tu salud.

Si abusas de la resistencia de tu cuerpo y ciertamente le maltratas.

Si ejercitas tu concentración y tu memoria o dejas que se vaya perdiendo.

Si procuras irte poniendo al día o quedando obsoleto.

Si gastas más de lo que ganas o tiendes a ahorrar algo.

Si estás relacionado o huyes de las personas porque temes a la gente o te molesta.

Si cuidas de la familia, amigos y clientes o eres rudo con ellos.

Si prometes y no cumples después, poniendo mil excusas.

Si cumples bien el oficio de padre o madre o piensas que con serlo en el registro está todo resuelto.

Si pagas lo que debes, en vez de hacerte el sueco y que el otro se arregle como pueda.

Si cuidas de tu cuerpo haciendo ejercicio regular o llevas una vida sedentaria

Si tomas la medicación que te recetan, de forma regular, o se te olvida.

Si haces lo necesario para que tu autoestima esté elevada.

Si das buen ejemplo a quienes debes darlo o proyectas mala imagen.

Si dices si a todo el que te pide, demanda o exige o a veces te resistes.

Si te dejas llevar del ritmo y de las circunstancias y vas como la gente a donde va Vicente.

Para pararse a pensar solo hace falta poco tiempo y no todos los días. Sólo de vez en cuando para poder hacer los cambios necesarios y corregir el rumbo donde esté desviado. Aunque pensar se puede hacer en movimiento es más fácil cuando hacemos un alto en el camino. Pararse es apearse del ajetreo diario tan sólo unos momentos, sin dejarse engullir por el bullicio. ¿O tienes miedo de ti mismo si te paras y encuentras algo raro que no está funcionando?

Ver Post >
SATISFACCIÓN SEXUAL
Miguel Silveira 05-02-2011 | 8:38 | 1

Menos mal que con el paso de los años ha amainado la tendencia a educar a los chicos y chicas en la concepción del sexo como pecado. Menos mal, porque esa actitud ha arruinado la vida sexual y la psíquica de muchos, pues aún queda gente con pesados complejos y culpabilidades y que no puede vivir su sexualidad sanamente. Pero como aún quedan restos de cierta estrechez y ciertas reservas mentales hay que recordar abiertamente que la sexualidad y su ejercicio es un acto tan natural como el comer, respirar, defecar o digerir los alimentos.

Es una función de la naturaleza que, realizada con plena libertad y disfrute, y por supuesto con placer, contribuye abiertamente a mantener la mente sana y al ciudadano equilibrado.

Del ejercicio del sexo lo único que debería estar prohibido es la violación, el abuso y el forzar a alguien a practicarlo contra su voluntad y contraviniendo sus legítimos deseos. Por lo demás, manteniendo el debido respeto a las diferencias de gustos, el ejercicio del sexo es altamente recomendable. Reduce y evita muchas reacciones emocionales indeseables y ayuda al normal desarrollo de diversas facetas humanas, entre las cuales están unas relaciones personales normales. Reduce la tensión nerviosa, la ansiedad, levanta el ánimo, relaja muchos comportamientos que de otra manera serían algo violentos y es fuente de salud física porque un cuerpo satisfecho sexualmente está más sano. No va en absoluto contra la naturaleza su ejercicio y disfrute.

Todos son ventajas y no hay inconvenientes, salvo los referidos o los derivados de su abuso obsesivo o patológico. Hasta la autosatisfacción es conveniente, de no haber satisfacción con otros. Todo lo dicho no forma parte del libertinaje. Disfrutar del sexo, sin perjuicios de nadie y para nadie, es de lo más satisfactorio. Y aunque hemos avanzado, sin embargo aún hay mucho que avanzar debido a nuestros frenos mentales, morales o de cualquier otra índole, a una deficiente y escasa educación sexual y a la mucha ignorancia que existe y que sólo se supera informándose debidamente a través de personas expertas. ¿Pecado desear, tener orgasmos, imaginar, autosatisfacerse? ¡Venga ya! Eso lo dirá, por envidia, algún insatisfecho.

Ver Post >
LA FAMILIA, FUENTE DE DOLOR
Miguel Silveira 07-01-2011 | 3:49 | 0

No me malinterpreten al leer el título como si yo fuese enemigo de la institución familiar. Estoy convencido de que la familia nos aporta momentos de consuelo, nos da sentido de la pertenencia y nos ofrece apoyo, amén de otras ventajas pero la familia muchas veces es el principal origen de sufrimiento para algunos de sus miembros. Me decía un médico generalista no hace mucho que gran parte de las dolencias que la gente padece son la consecuencia, manifestación y somatización de conflictos familiares.

La familia, aunque ventajosa, es un ámbito de tensiones terribles entre sus miembros y estas tensiones se pagan caro a veces en la salud de las personas. Las tensiones proceden o bien del afán posesivo que tienen muchos padres, en especial las madres, sobre sus hijos y si estos son débiles de carácter sucumben contra su voluntad y al verse dominados, atrapados, cazados, enferman de indefensión. O bien proceden de la culpabilidad o bien del desamparo, de los celos, del egoísmo, del desamor o de la manipulación sutil o del maltrato de algunos miembros.

En la familia es donde se ejercen impunemente movimientos, posturas y tratos que, de ejercerlos con otros ciudadanos, serían perseguibles de oficio. Siendo esto así la salud viene favorecida por el cultivo de una actitud comprensiva entre los miembros. Todo lo que sea imposición a ultranza, dominio escandaloso en nombre del amor, desprecio, sumisión, esclavización, culpabilización y otras conductas son una buena forma de poner en peligro nuestra salud y nuestra estabilidad emocional.

La institución familiar debe regirse, como cualquiera otra institución por las reglas de la cortesía, la libertad, el respeto a la libertad y personalidad del otro siempre que su forma de ser no perjudique a los demás, la justicia en fin que pide dar a cada uno lo suyo, sea en bienes o en trato personal. Y esto debe aplicarse a los padres así como a los hijos y hermanos. Si alguno cree que en la familia vale todo que se preparen los más buenos, los que ceden por sistema, los que no plantan cara o no hablan claro y los que al sentirse culpables lo dan todo y reciben muy poco en recompensa.

Los que van a lo suyo y manejan a los demás no son los perdedores por desgracia. Tomen nota los más sensibles.

Ver Post >
CUIDAR NUESTRA SALUD MENTAL
Miguel Silveira 01-01-2011 | 12:53 | 0

Se sabe que los trastornos mentales tienen gran incidencia en la población y se prevé que siga creciendo en los próximos años según la OMS y según todos los estudios realizados. Cuando perdemos salud mental por la ansiedad, la depresión, las obsesiones, etc. es perfectamente comprensible que se intenten buscar remedios lo más mágicos y eficaces posibles porque el sufrimiento que llevan anejo es muy intenso y por eso la venta de ansiolíticos y antidepresivos están a la cabeza de los medicamentos más vendidos.

Es comprensible que se busquen remedios en la “magia” de los fármacos pero no hay que engañarse porque los fármacos no tienen esa virtualidad aunque sean necesarios. Puedo sugerir que se acuda al psicólogo que siempre puede servir de gran ayuda pero lo que ahora quiero resaltar es que la enfermedad mental viene determinada mayoritariamente por la forma en que nos comportamos, por el estilo de vida que llevamos. Este es el verdadero responsable y no los genes, sobre todo, según algunas hipótesis. La influencia de nuestros comportamientos no es cuestionable pues está empírica y reiteradamente contrastada.

Usted puede saber si su estilo de vida es sano o enfermizo, si le ayuda a estar sano o le crea problemas. Usted sabe si vive bajo la presión del estrés, la aceleración, la competitividad exagerada, del abarcar más de lo que puede su organismo y conoce la presión a la que está sometido. Sabe si sus hábitos de consumo son nocivos o sanos, si fuma y bebe alcohol en abundancia, si le obsesiona o domina el consumismo. Sabe bien si el tiempo que dedica al ocio y al descanso y al sueño son los adecuados así como su forma de comer, cómo come y lo que ingiere, si es muy negativo en sus percepciones de la realidad y si vive en conflicto consigo o con la gente.

Todas estas facetas y otras muchas constituyen nuestra forma de vida y de comportamiento y eso influye de forma taxativa en cómo nos sintamos de sanos mentalmente. Por eso, además de echar mano de los fármacos, tan sólo cuando no haya más remedio y el tiempo imprescindible, es necesario modificar nuestros hábitos inadecuados. Nuestra salud mental está en nuestras manos más de lo que parece. Sólo que requiere esfuerzo personal y disciplina.

Ver Post >
VIVIR EL PRESENTE
Miguel Silveira 10-10-2010 | 11:06 | 0

Como no lo diré tan bien como Schopenhauer permítame el lector que reproduzca el pensamiento de este sabio filósofo cuando habla del presente y sobre todo del futuro. Hablando del futuro y los males que tememos que ocurran dice que esos males suelen dividirse en dos tipos: los que son meramente posibles e incluso verosímiles pero inciertos en cuanto a su ocurrencia en el tiempo (la mayor parte de los problemas que tememos que ocurran) y los que ciertamente ocurrirán (como la muerte) pero no sabemos cuando. “Si dejamos que esos dos tipos de males nos atemoricen no disfrutaremos ya de un solo instante de sosiego” que es tanto como decir que son en gran parte responsables de la ansiedad que nos invade.

Por eso “respecto a los primeros debemos acostumbrarnos a considerarlos como si no fuesen a ocurrir nunca y respecto a los segundos como si no fueran a llegar pronto”. Es una forma recomendable, según él, de que la preocupación, la ansiedad y el desasosiego no se apoderen de nosotros. Para contrarrestar esa tendencia a preocuparnos y temer los males del futuro hace un panegírico del momento presente cuando dice: “no deberíamos olvidar nunca que sólo el presente es real y que sólo él es cierto.” “Sólo el presente es efectivo y verdadero, es tiempo pleno real y es en él exclusivamente donde reside nuestra existencia”. “Es de necios rechazar una buena hora presente o estropearla a propósito a causa de pérdidas pasadas o temores futuros”.

“Con este propósito debemos pensar siempre que el dia de hoy solo viene una vez y no regresa jamás”. “También honraríamos mucho más el presente y gozaríamos especialmente de él si, en los dias de bonanza y salud, fuésemos conscientes de cómo en aquellos otros dias de desgracia o enfermedades, esas horas libres de dolor y de cuidados nos parecen infinitamente envidiables, un paraíso perdido, un amigo olvidado. Pero vivimos nuestros dias más hermosos sin apenas advertirlo: sólo luego cuando llegan los días aciagos, nos gustaría recobrarlos.

Con rostro avinagrado dejamos transcurrir miles de horas jubilosas y agradables sin disfrutarlas y después, una vez llegados los tiempos oscuros, suspiramos en vano por ellas embriagados de nostalgia”. No se puede decir mejor.

Ver Post >

Psicólogo Clínico
Carlos Marx, 1, 6ºD Gijón
www.miguelsilveira.com
www.estresyansiedadonline.com
Lleva más de veinticinco años especializado y trabajando en "TERAPIA BREVE CENTRADA EN SOLUCIONES" de cuadros de ansiedad, estrés, depresión y en problemas de comportamiento infantil y juvenil. Encantado de ofrecer ayuda psicológica práctica a través de sus libros, los medios y de este blog de ElComercio.es

SÍGUEME EN Twitter Psicólogo de Cabecera Facebook Psicólogo de Cabecera RSS Psicólogo de Cabecera

Últimos Comentarios

Miguel 30-05-2014 | 11:47 en:
ENDURECER EL ALMA
erickcalvo74 29-05-2014 | 03:11 en:
ENDURECER EL ALMA
erickcalvo74 29-05-2014 | 03:10 en:
ENDURECER EL ALMA
Ana Eva 03-05-2014 | 08:32 en:
MADRES CASTRANTES
Guest 28-03-2014 | 01:31 en:
PENSAMIENTO CONSECUENCIAL

Otros Blogs de Autor